Jueves 22 de Diciembre de 2016    Actualizado 3:16 pm.

Cultural

Jesús Abad, from pain to hope
Jesús Abad, del dolor a la esperanza
Autor: Daniel Grajales
27 de Febrero de 2015


El periodista antioqueño Jesús Abad Colorado habló del libro que presentará hoy en Arcomadrid 2015.



Jesús Abad Colorado  relató que “la fotografía de la portada es la sábana de una cama, vamos por el río Atrato, con el cuerpo de una mujer custodiado por las religiosas de la Madre Laura”.

Daniel Grajales

En medio de un río, un hombre da la espalda a lo que quiere dejar atrás, quizás por tristeza. 


Su embarcación, de la cual se desconoce la marca o los materiales con los que fue construida, parece llevar en la vela, que es básicamente una sábana blanca, el símbolo de la paz que busca su país hace varias décadas. 


Así podría describirse la imagen que el periodista Jesús Abad Colorado, conocido por retratar las distintas caras que padecen el conflicto colombiano, eligió para portada de su libro Mirar de la vida profunda, cuya primera aparición en público tiene lugar en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo Arcomadrid 2015.


“Es muy difícil encontrar un periodista que esté en la mitad de los hechos, que conozca tanto el país, que sepa tanto de las maldades del Ejército, como las de los narcos, y esté al lado de todos que es la gente. Y es él, el que busca desde la mitad, tiene un profundo amor, además de un olfato prodigioso, fue el primero que llegó a Bojayá. Nunca es la imagen de cómo quedó el muerto, es mejor la de las mujeres negras tomadas de las manos en medio del abandono”, aseguró Alberto Sierra, director de la Galería de La Oficina, conocedor de la obra de Colorado.


El periodista compartió detalles de su publicación con EL MUNDO.


-¿Cuándo decidió que era hora de que el país conociera cómo es Mirar de la vida profunda?


Este proyecto lo paré muchas veces desde el año 2002, hasta que me encontré con María Victoria Mahecha y Gloria Samper, con quienes emprendimos este proyecto en este importante momento, no por el proceso de paz, este libro inició con mi trabajo en Basta ya, con el tema de memoria histórica. 


Lo que quiero es sensibilizar un poco a la gente, decirle todo lo que hemos perdido en esta guerra colombiana, a través del espejo roto al que no quisimos mirar.


Son seis capítulos, en los que están temas como los actores armados, el dolor, la educación y el asesinato a maestros, la naturaleza, el desplazamiento forzado y la resistencia. 


-¿Por qué al inicio del libro están las fotos de sus abuelos?


Al inicio están las fotos de mis abuelos para entender que mi trabajo fotográfico no arranca con mi mirada, sino que uno es la sumatoria de muchas memorias.


Yo vengo con la memoria de la violencia de mediados del siglo pasado, ya que en los años 60, en San Carlos, Antioquia, hoy Premio Nacional de Paz, perdí a mis abuelos y a un tío, porque eran liberales en un pueblo conservador. Entonces, mis padres se desplazaron a Medellín.


Estoy contando que el desplazamiento en Colombia se ha dado durante muchas décadas.


Fue en el ejercicio del periodismo, cuando me di cuenta de que yo tenía que contar la historia de mi país con imágenes. 


-¿Quiénes fueron esos columnistas de opinión que usted admira, quienes influyeron en su decisión de contar el país desde el conflicto?


Admiraba las columnas de Alberto Aguirre y del maestro Héctor Abad Gómez. Me llamaba la atención que eran humanistas y tenían una gran capacidad de crítica, eran columnistas de opinión pero les cabía el lado humano. 


-Esta obra tiene imágenes del dolor y de la esperanza del país, ¿cómo ha cambiado esa visión del conflicto en Colombia?


Uno a veces puede estar en una situación sin importar quién ocasione el hecho que son muy duras, pero siempre ve la esperanza, la resistencia, la sonrisa de los niños, la gente volviendo a crear, después de un acto de barbarie.


No se puede tener sólo un ojo para el dolor sino uno también para la esperanza, una visión de vida, que ha sido mi apuesta siempre.


Héctor Abad Gómez decía en su Manual de tolerancia que “perder la esperanza es habitar un infierno”. Puede que muchas veces uno haya habitado ese infierno, lo haya retratado, pero la gente también la ha podido ver en sus pequeños paraísos, cuando vuelven a sembrar, cuando vuelven a creer, cuando recogen sus cosechas, cuando retornan. 


Uno no tiene un ojo para ver el dolor que causa un sector, uno tiene, como periodista, la claridad de que la misión nuestra es trabajar por la vida y por la gente. 


-Usted no ha tenido reparo en buscar la estética de la precariedad, los colores de la cultura popular del país, ¿por qué no le interesó lo sangriento y escandaloso?


Siempre es muy importante poder unir la estética, la ética, el amor que se puede sentir por el país, uno no es un mercader con el dolor de los otros, hay que acercarse con respeto, las propias situaciones nos hablan del dolor, pero también de la alegría. Soy feliz haciendo imágenes que me hablan de la alegría, de la esperanza, del teatro callejero, de uno de danza, pero ojalá fueran sólo esas las imágenes que siempre nos acompañaran a nosotros. 


La No violencia

Jesús Abad Colorado dedicó un capítulo de su libro Mirar de la vida profunda a las víctimas e incluyó la No violencia, como una de sus principales reflexiones. Esto fue lo que le contó a EL MUNDO sobre su apuesta.


“No están todos los que he documentado sino una selección, pero por cada hecho que está publicado en el libro, yo incluí los nombres de las víctimas, cada uno. Lo hice porque nombrar al otro, darle rostro y nombre a quienes han sufrido es muy importante”. 


Respecto a la No violencia, Colorado dijo: “Es algo que deberíamos de entender hombres y mujeres de Colombia como filosofía. Guillermo Gaviria Correa, cuando lo acompañé en el movimiento de la No violencia, en cada espacio que recorrió, me enseñó que le estaba diciendo al mundo que debía dejar de odiarse, de señalar si se era de derecha o izquierda, en un país en el que somos a veces mezquinos. 


“La No violencia es vivir en un país posible para hombres y mujeres, donde nos respetemos, que nos miremos en un espejo pluriétnico y multicultural. Deberíamos comenzar a recorrer la No violencia cuando estamos en un proceso de paz, que a veces queremos vencer con la violencia, con la palabra, que a veces hiere y mata”, concluyó. 




Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800