Jueves 22 de Diciembre de 2016    Actualizado 3:16 pm.

Cultural

Tourists: to be and to seem
Turistas responsables: ser y parecer
28 de Diciembre de 2012


El turismo responsable es un compromiso ético del visitante, prestadores del servicio y de los actores del sitio receptor, que no solo está orientado a un relacionamiento sostenible con el medio ambiente sino en decir no a la explotación sexual

Foto: Cortesía 

Contaminación marina en el acuario de Isla Palma, en el Parque Natural Corales del Rosario y San Bernardo, en el Golfo de Morrosquillo.

Colegio Mayor de Antioquia Programa de Turismo Wilmar Mauricio Sepúlveda, Docente


En esta época de vacaciones en que las familias se preparan para viajar y se encuentran organizando todos los detalles para que salga bien, abundan las recomendaciones para que todo en nuestros hogares quede seguro. Pocos nos recomiendan acerca del comportamiento en los destinos que visitamos.


La masificación de los viajes se generó hace sesenta años, pero apenas hoy se plantea el turismo responsable como una nueva forma de hacer turismo, una nueva actitud en los destinos que se visitan, lo que implica seguir normas para cooperar con el desarrollo de las comunidades, respetar su entorno natural y su legado cultural.


Muchas veces no nos damos cuenta que las actividades que escogemos y que se nos ofrecen como divertidas, emocionantes o, en ocasiones como educativas, pueden perjudicar esos espacios que tanto disfrutamos.


Ahora, ¿qué hay que hacer para ser un turista responsable? Así como el turismo es un gran jalonador de la economía, es igualmente depredador de los espacios naturales (ríos, playas, parques naturales), causa caos en la movilidad de los pueblos y genera toneladas de basura en los destinos, por mencionar algunos efectos.


Estamos acostumbrados a llevar lo que vamos a consumir: mercado, licor, mecato y más objetos. Evidentemente regresamos vacíos. Un aporte al destino es comprar en el lugar visitado, no es solo comprar “souvenirs”, es confiar en los comerciantes que nos pueden proveer productos para todas nuestras necesidades.


Los recuerdos naturales quedarán en las fotografías y relatos de viajes, la fauna y la flora se quedan en el destino. Si deseamos mascotas, preferir las tradicionales y no domesticar las exóticas.


Un turista responsable racionaliza el consumo de agua y energía. No por estar en climas cálidos o desérticos nos tendremos que bañar dos y tres veces al día o abusar del aire acondicionado. La sostenibilidad energética es otro compromiso del turismo en el mundo.


Por último, pero no menos importante, es vital el contacto con la comunidad, a menos que estemos en destinos alejados de la civilización. No nos enclaustremos en los resort; nada mejor que aprender de las vivencias locales, ser parte de su cotidianidad y sobre todo generarles beneficios económicos.


El turismo responsable nos sumerge en lo sostenible que, en última instancia, no es otra cosa que ofrecer a nuestros hijos un mundo mejor, de manera que no esperemos decirles: “todo tiempo pasado fue mejor”. Los destinos que ofrecen descanso, diversión o experiencias inolvidables deben permanecer intactos. Las generaciones futuras agradecerán la posibilidad de disfrutar de la belleza natural y cultural de los destinos colombianos.


Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800