Jueves 22 de Diciembre de 2016    Actualizado 3:16 pm.

Varios alcaldes del área metropolitana dieron sus reportes sobre recursos invertidos en atención y prevención de riesgos por la temporada invernal.
Río Grande 2 recibe tratamiento
Autor: María Fernanda Osorio Acosta
7 de Octubre de 2010


Factores como el uso inadecuado del suelo, la deforestación, el sobrepastoreo, la utilización de pesticidas y fertilizantes, la inadecuada disposición de los residuos sólidos, las aguas residuales domésticas e industriales, y la alteración del régimen hídrico por el desvío de los cauces, han evidenciado un deterioro progresivo en la cuenca del Río Grande, causado directa e indirectamente por la intervención del hombre, afectando al embalse Río Grande 2.

Foto: Cortesía 

El embalse Río Grande 2 funciona como una planta de tratamiento que recoge todas las aguas residuales de la parte alta de la cuenca del Río Grande.

Esta problemática que se viene presentando, puede generar a mediano plazo contaminación del agua y pérdida del volumen útil del embalse, a causa de la sedimentación por el arrastre del suelo y la tierra proveniente de la cuenca, afectando al 45% del Valle de Aburrá que se abastece de agua potable gracias a esta fuente hídrica.

Con la prolongación del convenio firmado por EPM y Corantioquia se podrá mantener en la prevención para conservar la cuenca de Río Grande.

Vital

El embalse, que entró en operación en 1991, genera energía y abastece de agua potable a gran parte del Valle de Aburrá a través de la planta Manantiales. Esta es alimentada por la cuenca Río Grande, importante porque tiene ecosistemas estratégicos como el páramo de Belmira y el sistema de humedales, además posee micro cuencas que son abastecedoras de agua para las poblaciones ubicadas en el altiplano norte, entre ellas San Pedro de los Milagros, Entrerríos, Don Matías y Santa Rosa de Osos, municipios importantes para el departamento por la producción de leche, los cultivos de papa, tomate y aguacate y su acelerado desarrollo agroindustrial.

La problemática que viene siendo estudiada por EPM desde los años 90, ha generado la contaminación química, microbiológica y de materia orgánica del embalse; así como la disminución de la oferta hídrica en cuanto a la calidad y la cantidad del agua. Igualmente la torrencialidad por el aumento de los caudales y la erosión por las lluvias, han debilitado las orillas de los ríos provocando deslizamientos y obstrucción de las vías.

Intervenir a tiempo

Con el trabajo conjunto de EPM y Corantioquia se han venido trabajando estrategias para evitar que se genere una insostenibilidad en la zona desde varios aspectos, en el social por el tema de salud pública en cuanto a potabilización del agua, en lo económico por el ecoturismo, y en lo ambiental por la pérdida de bienes y servicios que ofrece la cuenca en agua, energía y el desarrollo agroindustrial.

Para Wiston Cuellar, profesional ambiental de EPM y quien participa en la ejecución de este convenio, las dos estrategias en que más se han enfocado son el tema de educación ambiental con los Praes, que son proyectos desde las aulas de los colegios de la región; y los Procedas, que son proyectos con la población adulta en el tema de producción más limpia, los pesticidas, los residuos sólidos y orgánicos. Y en la intervención física en el control de la erosión, en los puntos de la cuenca más afectados, para mejorar la potabilidad del agua.


Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800