Jueves 22 de Diciembre de 2016    Actualizado 3:16 pm.

Hidroituango y la hostilidad contra EPM
Autor: Jorge Mejía Martinez
7 de Abril de 2010


La animadversión de la gobernación de Antioquia contra la Alcaldía de Medellín no la pueden seguir pagando las Empresas Públicas de Medellín. El distanciamiento es evidente. El justificado jolgorio colectivo por el éxito deportivo y administrativo de los Juegos Suramericanos no ha logrado ocultar el sinsabor del uso y el abuso, culminada la competencia deportiva, alimentado con intensidad horaria desde Telemedellín y Teleantioquia, puestas al servicio de otra competencia: entre el Alcalde y el Gobernador por hacerse a las flores del evento. ¿Qué sentido tiene que en los Juegos Suramericanos se hayan entonado dos himnos distintos: uno desde la sede central de Medellín acolitado por la Alcaldía y otro desde las subsedes municipales estimulado desde la gobernación de Antioquia?

Los platos rotos van a terminar regados en el edificio inteligente de EPM. Sin hígados. La toma hostil de la mayoría accionaria del proyecto Pescadero ituango –hoy Hidroituango- por parte de la gobernación de Antioquia a través del IDEA, en detrimento de la participación de EPM, no fue un hecho aislado o carente de cálculo mercantil; tampoco un gesto para enaltecer la antioqueñidad como pretendió hacerlo aparecer el gobierno departamental en costosos mensajes publicitarios. Se le alborotó al Gerente del IDEA el espíritu de negociante; no importa si es a costa de lo público.

Tampoco importó echar por la borda las buenas relaciones tejidas en las administraciones de Aníbal Gaviria y Sergio Fajardo, que se tradujeron no solo en la participación equitativa como accionistas del proyecto hidroeléctrico más importante para el futuro del país, sino también en decisiones trascendentales para Antioquia, largamente añoradas por los pobladores de los municipios del departamento, como la equidad tarifaria eléctrica. Los habitantes de las localidades no entendían porqué tenían que sufragar tarifas más costosas que los habitantes del Valle de Aburrá, si eran dueños de las aguas y los predios de las centrales hidroeléctricas. Esa armonía y voluntad política para actuar en función de todo el territorio hoy es una anécdota del pasado.

Los puentes se rompieron; por la falta de grandeza, perdimos todos.

Cuando la gobernación decidió acorralar a EPM con la compra hostil e intempestiva de las acciones minoritarias, muchos nos preguntamos: ¿A dónde irá a caer ese globo, en cuánto tiempo, a favor de quién? No hubo que esperar mucho. A pesar de que el Gerente del proyecto Luis Guillermo Gómez consideraba que cualquier subasta para entregar al mejor postor el llamado sueño de los antioqueños, debía esperar por lo menos hasta finales del presente año, desde el IDEA se impuso la decisión de que a más tardar en julio debía realizarse la feriada del patrimonio público. El Gerente debiera renunciar. Lo contrario, es acolitar el afán de la gobernación de Antioquia de disfrazar, con la figura de encontrar un supuesto aliado estratégico, la venta a los coreanos, chinos o brasileños, del proyecto que durante décadas acariciaron los antioqueños, recibido pulpito por la actual administración departamental, de manos de Gaviria y Fajardo.

El propósito, no ya tan escondido, es que EPM se margine de la financiación, construcción, operación y mantenimiento del macroproyecto. E incluso, desde el IDEA se le llegó a proponer a EPM la compra de su participación accionaria en Hidroituango en un típico acto de quien caña jugando cartas. Mientras en todas partes, del interior y del exterior del país, se reconocen las bondades de EPM para poner en marcha y potenciar todo tipo de proyectos hidroeléctricos con márgenes de rentabilidad pública no equiparables, desde la gobernación de Antioquia se hace de la hostilidad una tónica contra el mayor símbolo de la pujanza pública de los antioqueños, incluidos los medellinenses.

El desespero del IDEA por resolver sus dificultades financieras, consecuencia de aventuras contraproducentes como la toma hostil de Hidroituango, no puede terminar feriando al mejor postor el principal sueño de Antioquia.

Nadie más indicado que EPM para financiar, construir, operar y mantener este proyecto. Por ello no entendemos que EPM, siendo gran accionista de Hidroituango y con una vasta experiencia acumulada en este campo, tenga que competir en supuestas condiciones de igualdad, con otros seis ofertantes –negociantes- del exterior. ¡Mucho ojo!


Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800