Jueves 22 de Diciembre de 2016    Actualizado 3:16 pm.

La reconvención del Procurador
30 de Octubre de 2009


Compartimos en lo fundamental el llamado de atención del señor Procurador, lo consideramos pertinente y oportuno.

No demoró mucho el procurador Alejandro Ordóñez Maldonado para poner en práctica lo que prometió recién elegido para el cargo, en el sentido de que “el paradigma en mi modelo de Procuraduría es Mario Aramburo; quiero emular sus esfuerzos”, en alusión al único procurador en la historia de Colombia que hasta ahora se había atrevido a amonestar a un Presidente de la República por la falta disciplinaria conocida como “participación abierta en política partidista”.

El jurista de Andes, Antioquia, Mario Aramburo Restrepo, fue muy reconocido por su meritoria carrera política en las toldas del Partido Conservador y sus valiosos servicios al país en cargos como el de gobernador de Antioquia, entre 1963 y 1965, en cuya administración, recordamos, se fundaron el Instituto para el Desarrollo de Antioquia, Idea y el Politécnico ‘Jaime Isaza Cadavid’, y por haber sido embajador en Alemania en el gobierno de Guillermo León Valencia. Pero, más que por eso, su celebridad se debe a una actuación inédita como Procurador General de la Nación, cargo que ejerció entre 1967 y 1970, durante el gobierno de Carlos Lleras Restrepo.

Precisamente, el 30 de marzo de 1970, el procurador Aramburo le envió una carta al presidente Lleras en la que le informa que recibió una queja ciudadana sobre la violación por parte suya de la norma de imparcialidad oficial y de una indebida intromisión en los asuntos partidistas, al intervenir en un acto público en el barrio Kennedy, al sur de Bogotá. El procurador decía en su carta: “No puedo desconocer el derecho que tiene el Gobierno de explicar y defender las medidas y los criterios que informen su política gubernamental, porque la ley expresamente lo autoriza, pero creo que es mi deber decir que el señor Presidente al buscar ese fin lo excedió”.

Digno émulo de su modelo, con fecha del 29 de octubre de 2009, el procurador Ordóñez le envió una carta al presidente Álvaro Uribe, en la que comienza advirtiendo sobre el ambiente de agitación política por las próximas elecciones y por la expectativa en torno a la ley de referendo, “que de superar el examen de la Corte Constitucional y el voto afirmativo del pueblo colombiano, en las condiciones de la Carta Política, permitirá la reelección presidencial (le faltó decir: “… por segunda vez consecutiva”), lo cual demanda de los agentes del Estado prudencia y ponderación en el contexto del debate electoral que se acerca”. Luego entra en la materia específica de su llamado de atención: “La presencia del candidato (más precisamente, ‘precandidato’) Andrés Felipe Arias en el pasado consejo comunal anticorrupción, permitiendo que éste tratara un tema materia de la actual contienda electoral, no resultó afortunada. Por lo anterior, de conformidad con la misión constitucional asignada a la Procuraduría General de la Nación, en mi calidad de Jefe Supremo del Ministerio Público y en defensa de los intereses de la sociedad, le exhorto para que se adopten las medidas que conduzcan a la efectividad de la igualdad electoral entre los candidatos a la Presidencia de la República, tal como lo exige la carta fundamental, y para que no se repitan episodios como el referenciado, pues su reiteración polarizaría aún más la opinión nacional”.

Concluye diciendo el Procurador que su exhortación busca que el proceso electoral se dé con total transparencia y citando a la Corte Constitucional en su Sentencia C – 1153 de 2005, en la que insta al Gobierno a “promover el equilibrio entre los candidatos, velar porque el ejercicio de la actividad política no opaque el desarrollo de las funciones públicas al servicio del interés general y evitar abusos en cabeza de quienes ostentan cargos públicos”.

Compartimos en lo fundamental el llamado de atención del señor Procurador, lo consideramos pertinente y oportuno. Y con respecto al motivo del mismo, es decir, la intervención del mencionado precandidato conservador en el consejo comunal del 17 de octubre pasado, en Bogotá, en defensa de su gestión en el Ministerio de Agricultura y específicamente en respuesta a los cuestionamientos al programa Agro Ingreso Seguro, se nos despiertan – a partir de la carta del doctor Ordóñez – varias inquietudes relacionadas con las garantías a los precandidatos presidenciales y, particularmente, sobre el derecho de réplica que asiste, no sólo a quienes aspiran por los partidos de oposición sino a todos los que están en la lisa por la Presidencia, a la hora en que quieran controvertir a los precandidatos afines al Gobierno y, ya en la última instancia de la campaña, al propio Presidente-candidato, si es que sus amigos consiguen coronar una empresa que – por los caminos institucionales – hemos considerado aquí poco menos que imposible. Volveremos mañana sobre el tema de las garantías y el derecho de réplica.


Prohibida su reproducción total o parcial. La traducción a cualquier idioma está permitida estrictamente para usos pedagógicos y debe citarse la fuente. Reproduction in whole or in part is forbidden. Translation in any language is permitted strictly for pedagogic uses without permission written, and sources must be mention.
Webmaster: webmaster@elmundo.com - Contáctenos en la Calle 53 #74-50 Barrio Los Colores en Medellín - Colombia - Teléfono (574) 2642800