Editorial

¡Firmeza contra el terrorismo!
16 de Mayo de 2012


Si hay coherencia, el Congreso y el Gobierno deberían suspender los debates del “Marco para la Paz”, y aun retirar esa iniciativa, pues los hechos están demostrando que no hay lugar para el apaciguamiento.

2

El atentado contra el exministro Fernando Londoño Hoyos, al que sobrevivió milagrosamente aunque con graves heridas, y en el cual perecieron su conductor y uno de sus escoltas y resultaron heridos 42 circunstantes, es un acto cobarde de terrorismo cuya autoría no se han atribuido las Farc pero hacia esa organización apuntan todas las hipótesis e indicios de los organismos de investigación del Estado. El hecho no puede dejar de relacionarse con el hallazgo, tres horas antes, de un carro-bomba listo para explotar al frente de la Estación de la Policía Metropolitana, en el barrio Eduardo Santos de la capital. De esa fallida intentona no tienen duda las autoridades, con el presidente Santos a la cabeza, de que fue planeada y preparada por terroristas de las Farc.


En EL MUNDO queremos expresar nuestra solidaridad con el doctor Londoño Hoyos, su familia y allegados, congratularnos de que pudiera sobrevivir a lo que, a todas luces, fue un intento macabro de silenciarlo, y al mismo tiempo manifestar nuestras condolencias a las familias de las personas que perdieron la vida en cumplimiento de su deber. Más que pensar en recompensas -ya el Gobierno corrió a ofrecer $500 millones a quien aporte información que permita la captura de los responsables del atentado- los ciudadanos de bien debemos convertirnos en vigías permanentes para denunciar cualquier movimiento sospechoso, que fue lo que responsablemente -y sin esperar gabelas- hicieron las personas que, según la Policía, alertaron sobre la presencia del carro-bomba y con eso evitaron quién sabe cuántas muertes, heridos y daños en bienes privados y públicos.


El atentado contra el exministro Londoño y el intento de volar la sede policial del sur de Bogotá, parecen hacer parte de un plan de las Farc para mostrar una fuerza militar que no tienen, pues es muy fácil atacar a mansalva y sobre-seguro una estación, o disparar por la espalda a un policía, o activar a distancia un explosivo contra un personaje de la vida nacional, que dar batalla al Ejército en la espesura de la selva. Pero, además, no deja de haber cierta coincidencia con el hecho de que ayer se inauguraba el TLC con los Estados Unidos, contra el cual no fueron pocos los discursos de los camaradas del secretariado, y también ayer se daba un debate crucial en la Plenaria de la Cámara de Representantes al cuestionado “Marco legal para la Paz”, del cual el doctor Fernando Londoño ha sido -junto al expresidente Uribe- uno de los más aguerridos y vehementes contradictores.


El lunes había hecho una larga entrevista, en su programa La Hora de la Verdad, en Radio Super, al representante a la Cámara, Miguel Gómez Martínez, quien pese a ser del Partido de la U y de la coalición de gobierno, coincide con el exministro en que ese proyecto de acto legislativo implica impunidad total para los crímenes cometidos por jefes y miembros de las Farc y el Eln. Sus razones tendrá Gómez Martínez, luego de estudiar concienzudamente la iniciativa, para afirmar que, de aprobarse, los jefes y miembros de las guerrillas, después de décadas de intimidar, extorsionar, secuestrar y asesinar colombianos, podrán ser candidatos y hacer política en todas partes. También comparte el parlamentario la crítica de HRW en el sentido de que no habrá acción judicial contra los autores de crímenes, pues el Estado renuncia, en ese “marco”, a perseguirlos penalmente.


Aquí hemos tenido más diferencias que acuerdos con el doctor Fernando Londoño, a lo largo de su destacada trayectoria política y de servidor público, y ahora, como periodista de opinión, admiramos su valentía para plantear sus tesis y aunque no siempre las compartamos, reivindicamos su derecho, como el de todos los colombianos, a manifestar sus ideas sin coacciones ni amenazas de los terroristas. Y nos parece que, si hay coherencia, el Congreso y el Gobierno deberían suspender los debates del “Marco para la Paz”, y aun retirar esa iniciativa, pues los hechos están demostrando que no hay lugar para el apaciguamiento y que lo pertinente y sabio es consolidar el triunfo del Estado sobre una guerrilla derrotada hace rato política y militarmente.




Comentarios
2
LEON
2012/05/16 08:34:41 am
Y POR QUE NO PENSAR QUE ESTA ATENTADO VINO DE LA EXTEMA DERECHA, QUIEN YA LO HIZO UNA VEZ, Y QUE NO LE IMPORTO SACRIFICAR AL DOCTOR ALVARO GOMEZ ; ESTO ATENTADO PUDO SER HECHO CON EL FIN DE BOICOTER EL ESTUDIO DE "LA LEY MARCO PARA LA PAZ", ENTONCES LA COHERENCIA SEGIR CON SU ESTUDIO Y APROBACION
rodrigo
2012/05/16 05:21:36 am
excelente y acertado editorial. no mas concesiones a una molicie de terroristas.