Columnistas


Una tertulia
Autor: Lucila Gonzalez de Chavez
16 de Noviembre de 2015


Hace meses estuve, como invitada, en una tertulia cultural sobre “El arte de las palabras”. Ya el título mismo señala el compromiso y la importancia.
El coordinador tuvo la gentileza de presentarme como “estudiosa de la gramática y de la ortografía”.


lugore55@gmail.com


Hace meses estuve, como invitada, en una tertulia cultural sobre “El arte de las palabras”. Ya el título mismo señala el compromiso y la importancia.


El coordinador tuvo la gentileza de presentarme como “estudiosa de la gramática y de la ortografía”. A alguno de los integrantes de la tertulia, se le ocurrió recordar que hace muchísimos años la Alcaldía, al condecorarme con la Medalla Porfirio Barba Jacob, categoría oro, me llamó “Maestra del Idioma”.


Agradecí sinceramente cuanto dijeron, pero cuando me pidieron que hablara de mi vida, dije:


Sí. Es verdad cuanto han dicho, pero sé un poquito  más allá de la gramática y de la ortografía, aspectos muy importantes y necesarios en el manejo del idioma; pero, no representan todo lo que es el idioma, ni tampoco los luminosos encantos idiomáticos que realizan las palabras.


Me gusta estudiar otros campos en el manejo del idioma, por ejemplo: su origen, su historia, su desarrollo, su presencia en otros países, la estilística, los maestros de la palabra creadores de belleza o sembradores de profundas ideas; la gran influencia en nuestra vida y en la comunicación con los otros, que tienen las palabras precisas, dignas, sonoras...


Llena mi vida el estudio del idioma como vehículo de expresión de la belleza, tanto en prosa como en poesía, y me apasionan su sonoridad, su armonía; además de las formas connotativas  con las cuales se pueden expresar tantos sentimientos ocultos; dolorosos, unos; vivificantes, los más.


En el idioma, teniendo solo en cuenta la gramática y la ortografía, no podría lograrse tanto esplendor literario como lo han tenido los grandes escritores en prosa y en verso.


Por ejemplo: a la luz de la gramática, la expresión “soy un esqueleto vivo”, del escritor Pedro Calderón de la Barca en su incomparable obra La vida es sueño, sería un grave error contra la lógica del idioma en el campo de la contradicción; pero, en la genial concepción de la belleza en poesía, dicha expresión es una muy bien lograda paradoja. Además de la connotación filosófica que conlleva.


Tampoco podría decirse “noche oscura del alma” porque sería un error gramatical: un mal manejo de los epítetos; un pleonasmo, una inútil expresión, en lo que toca con la lógica del idioma: hacer muy evidente lo ya evidente (redundancias, tautologías). Además, la gramática dice que los epítetos (adjetivos que no explican nada, no agregan nada al concepto), cuando se usen –en muy contadas ocasiones - deben estar delante del sustantivo. Y es, además, una severa advertencia de la estilística.  


Sin embargo, ese adjetivo que no agrega ninguna idea, ese epíteto, es un bellísimo ponderativo en la poesía del místico San Juan de la Cruz cuando habla de: “La noche oscura del alma”. 


¡Hermosa forma del lenguaje connotativo!


Por la misma razón, sería gramaticalmente inaceptable decir que una espina es aguda (redundancia, bobería). Sin embargo, el poeta Machado escribe con toda belleza:


 “Aguda espina dorada,


 ¡quién te pudiera sentir


 en el corazón clavada!”


Y en ortografía, la diéresis es un signo muy respetable e imprescindible: se coloca sobre la U en las combinaciones GUE, GUI para que ella tenga sonido: vergüenza, argüir (dar argumentos), agüita. 


A pesar de los puristas; en literatura, la diéresis es algo más, es una licencia poética que permite al escritor convertir una palabra de dos sílabas (una de ellas con diptongo) en un vocablo de tres sílabas, al destruir mediante la diéresis, el diptongo. Así, el inmenso poeta Fray Luis de León dice:


 “¡Qué descansada vida


 la del que huye del mundanal rüido”!


 (Se lee: rü – i- do; no: rui-do).


 Y Rubén Darío escribe:


 “Era un aire süave


 de pausados ritmos”.


 (Se lee: sü – a – ve; tres sílabas, en vez de dos: sua – ve).


En gramática no puede juntarse un sustantivo abstracto con un sustantivo concreto, para formar una sola unidad lingüística con contenido lógico. 


Sin embargo, el insigne poeta Rubén Darío junta el sustantivo abstracto ‘melancolía’  con el sustantivo concreto   ‘gotas’;  y crea una figura o imagen literaria que es la personificación: la melancolía goteando. 


Así termina genial su soneto Melancolía:


Y en este titubeo de aliento y de agonía,


cargo lleno de penas lo que apenas soporto.


¿No oyes caer las gotas de mi melancolía?