Columnistas

Para hablar y escribir mejor
Autor: Lucila Gonzalez de Chavez
11 de Agosto de 2016


1. Discordancia: ocurre cuando no se produce una concordancia de manera esperada y gramatical, sino que obedece a otras razones, generalmente psicológicas.

1. Discordancia: ocurre cuando no se produce una concordancia de manera esperada y gramatical, sino que obedece a otras razones, generalmente psicológicas. La discordancia no es un hecho gramatical sino estilístico. Ejemplo: ¿Cómo estamos? (para saludar), en lugar de: ¿cómo está usted?, ¿cómo estás?


2. Doble acentuación: Nuestro idioma la permite en algunas palabras, como: Afrodisiaco- afrodisíaco; amoniaco- amoníaco; austriaco- austríaco; cardiaco-cardíaco; conclave- cónclave; dinamo- dínamo; hipocondriaco- hipocondríaco; medula- médula; olimpiada- olimpíada; periodo- período; policiaco- policíaco, y otras más.


3. Dobletes filológicos: Entre los factores históricos del crecimiento del idioma están los llamados ‘dobletes’, que designan la forma duplicada de una palabra, la que ha tomado distinto sentido en el hablar del pueblo.


La gente ilustrada se atenía a la lengua escrita (cultismos); el pueblo seguía hablando según sus leyes fonéticas (vulgarismos).


Se les conoce con el nombre de palabras isónimas (de ‘iso’, igual y ‘ónimo’, nombre) porque tienen una raíz común pero sus estructuras han variado.


Algunas palabras isónimas son: rápido-raudo; áncora-ancla; aurícula-oreja; laico-lego; ánima-alma; clave-llave, etc. (el primer vocablo es el “cultismo”, el segundo es el “vulgarismo”).


4. Frases hechas: La metáfora se desgasta con el uso y deja de ser elegancia del lenguaje; no se necesita; se convierte en ‘lugar común’, en ‘frase hecha’.


Hace años, fueron brillantes estas expresiones: talle de palmera; dientes de perla; la nave del Estado; arrancó aplausos; reina la calma; cólera implacable; se recibió en el seno de la Academia; sumido en un mar de confusiones; magistral exposición; sumido en las tinieblas de la ignorancia, y muchísimas más. Hoy han perdido su valor y su elegancia, y se han convertido en FRASES HECHAS; FRASES TRILLADAS, o “lugares comunes” (y hasta en expresiones CURSIS).


5. Un titular de prensa: “Cursos de la U. de A. en 45 municipios”.


U. de A.: Ya no es correcta esta forma. Las últimas normas ortográficas de la RAE, en la parte dedicada a las mayúsculas (Cap. IV), hablan de las formas modernas, mezclando, en siglas y acrónimos, las mayúsculas con las minúsculas. De acuerdo con este nuevo concepto, escribamos UdeA (cuatro letras juntas, sin puntos y sin espacios); UdelT (Universidad del Tolima). UdelA (Universidad del Atlántico). UdelaG (Universidad de la Guajira). UdeM (Universidad de Medellín).


6. Un verbo: El correcto es VERTER, aunque algunos despistados digan que es: “vertir”. Este vocablo no existe.


Verter es un verbo irregular. Se conjuga como defender (defiendo -vierto; defiendes - viertes). Sus formas conjugadas con presencia de la letra “i”, confunden a muchas personas y piensan que el infinitivo debe llevar “i”.


Acepciones de VERTER: “Derramar líquidos. Esparcir. Inclinar una vasija para vaciarla. Tener personal visión de los hechos. Traducir: verter un texto a otro idioma. (¿Te gusta la versión al francés de la obra de García Márquez? ¿Cuál es tu versión del crimen?


En pasados aconteceres: Moda, Flores, Desfiles, los medios hablados y escritos repitieron errónea e incansablemente el vocablo VERSIÓN. 


No sigamos diciendo y escribiendo: la versión XX del Festival Petronio Álvarez se realizará del 8 al 15…. La quinta versión del libro. La XXI versión de las fiestas del maíz. Trigésima versión del Premio Internacional de…. Se realizará la tercera versión del concurso Relato Breve… Lo correcto es decir y escribir: EDICIÓN.


7. ¡Honor al mérito!


Felicitaciones a los periodistas de los diferentes medios, que fueron seleccionados por el CIPA para premiarlos en la noche del jueves 4 de agosto por su profesionalismo. En especial, felicito y abrazo con respeto y reconocimiento a los profesionales de las letras: doctor ALBERTO VELÁSQUEZ, un pensador de nuestro tiempo, fiel a sus ideas, a don Quijote y al medio periodístico en donde se desempeña. A IVÁN GUZMÁN, cuyos análisis y relatos ha expuesto con veracidad y respeto en columnas periodísticas y en revistas y libros. A DANIEL GRAJALES, el joven periodista que ya es modelo de seriedad, equilibrio y pulcritud en el desempeño de su labor desde los textos culturales y, especialmente, en su elaborado, llamativo e interesante suplemento cultural.