Columnistas

EPM, 縮ervicio, crecimiento o lucro?
Autor: Luis Fernando M鷑era L髉ez
24 de Junio de 2013


Siento la obligaci髇 de expresar mi profunda preocupaci髇 sobre EPM porque la siento desenfocada.

Siento la obligación de expresar mi profunda preocupación sobre EPM porque la siento desenfocada. Creo que se está desviando de su objeto social, el servicio, hacia la ruta de la expansión y el lucro.


Escribo este artículo con sentimientos encontrados. Conozco íntimamente la empresa desde hace treinta y cinco años y reconozco su calidad, la cual se materializa en sus ejecutorias, todas gracias a su gente, buena en su mayoría. Pero hoy la siento inmersa en una dura carrera en el mercado, poniendo el crecimiento y las utilidades por encima de su razón de ser. 


El gerente general, Juan Esteban Calle Restrepo, anunció: “En 2022 el Grupo EPM espera posicionarse como uno de los 50 grupos empresariales más importantes en América Latina. Para ese año deberá alcanzar, con criterios de competitividad responsable, ingresos de USD 16.000 millones y Ebitda de USD 5.500 millones”. 


A pesar de que el anuncio es impactante, no es claro que ese crecimiento sea favorable para la comunidad de Medellín.


En 2012 el Grupo EPM produjo pérdidas netas y su flujo de caja operativo (EBITDA) fue muy inferior al de EPM, su casa matriz, a pesar de que los ingresos de aquél fueron superiores a los de ésta en un 30 %. La razón principal es que los costos de prestación de los servicios en el grupo fueron más del doble que en la casa principal.


A lo anterior se suma que el patrimonio del Grupo EPM hoy es negativo.


Según la información disponible, el Grupo EPM ha producido pérdidas casi todos los años desde 2005. La EBITDA ha venido subiendo, pero aún está lejísimos de la de EPM.


No puede argumentarse que ello se debe al tiempo de retorno de las inversiones, ya que prácticamente todas ellas corresponden a compras de empresas en marcha, donde los beneficios por mejoras administrativas deberían verse muy rápido.


Esto es preocupante por las razones siguientes.


El Grupo EPM tiene un crecimiento acelerado que implica grandes inversiones, las cuales vienen generando costos altos y pérdidas netas. El dinero que EPM invierte en otros departamentos y en otros países se está esfumando. ¡A través del Grupo EPM, Medellín y Antioquia subsidian a Colombia y a Centro América!


Miremos ahora EPM. Las utilidades de EPM matriz son escandalosas: en 2012 totalizaron 1,7 billones de pesos, que representaron el 32 % de sus ingresos. Y han crecido fuertemente, pues en 2005 eran el 26 %. ¡Pocas inversiones aún del sector privado tienen este margen de rentabilidad! 


La razón de esas utilidades tan grandes no es el control de los gastos, que por el contrario han crecido en el período, sino que sus tarifas son excesiva e innecesariamente altas en Medellín y Antioquia, sobre todo las de electricidad.


No es justificación que este año EPM transferirá al Municipio de Medellín casi un billón de pesos para inversión social, pues es dinero que viene fundamentalmente de la misma comunidad. O sea que las tarifas de los servicios se han convertido en un impuesto disfrazado.


Así las cosas, es claro que EPM pertenece a la comunidad de Medellín pero beneficia a otras regiones, a otros países y a la administración municipal de turno, mientras su dueña padece tarifas excesivas. ¿Perdió EPM su rumbo, obsesionada por la expansión descontrolada? 


Todo esto exige correctivos eficaces y rápidos. El 2022 está lejano y la meta de EBITDA propuesta para ese año no garantiza mejorar esta situación sustancialmente. Actualmente EPM está haciendo un análisis estratégico del Grupo EPM, que deberá servir para racionalizar su desempeño y crecimiento. ¡Ojalá!


Sin perder su objeto social, EPM puede y debe convertirse en el verdadero motor de desarrollo y bienestar de la ciudad, que trascienda los breves lapsos de las administraciones municipales de turno y mire más allá del simple crecimiento económico de su grupo empresarial. En otro artículo volveré sobre este punto.