Territorio

Public and private support, a necessity in Urabá
Apoyos públicos y privados, una necesidad de Urabá
Autor: Daniel Grajales
30 de Junio de 2016


El sector público y el sector privado tienen vital importancia en el futuro de Urabá, en pro de la realización temprana de sus proyectos.



Giovanni Montoya Restrepo

Que la mano de obra en Urabá sea calificada es uno de los retos de la empresa privada, según precisaron expertos.

Empresarios, funcionarios públicos y expertos hablaron de cuál debe ser el papel de la empresa privada en el desarrollo del Urabá antioqueño, coincidiendo en que es necesario que el sector público y el privado unan esfuerzos, teniendo como enfoque común que la región explote sus potencialidades, para lograr que tanto obras de infraestructura, como una transformación social y cultural sean posibles. 


Mauricio Tobón Franco, gerente del Instituto para el Desarrollo de Antioquia, Idea, “hay un tema fundamental y es que, como se están dando las cosas en Antioquia, es muy importante para el Gobierno Departamental  lograr el desarrollo de la región, con temas como el puerto, el distrito de riego, las vías 4G, la ciudad industrial, lo cual sólo será posible en un trabajo mancomunado entre el sector oficial y el privado”.


Según él, a esto debe sumársele una apuesta por la cualificación de aspectos como el mercado laboral: “Urabá se tiene que capacitar, va a pasar de ser la tierra de la agricultura sin tecnificación y la mano de obra no calificada a demandar, como nunca antes, mano de obra calificada. Será el momento en el que llegarán las universidades, en que habrá nuevas visitas. Entonces, el recurso humano deberá atender los nuevos desarrollos que allí se darán pensando en los desarrollos de su región”. 


Juan Camilo Restrepo Gómez, presidente ejecutivo de la Asociación de Bananeros de Colombia, Augura, aseguró que es fundamental que cuando Urabá “pasa de la violencia, de la estigmatización a ser un espacio donde hay progreso y esperanza, luego de que en los últimos cincuenta años el gran común denominador es la ausencia de Estado en la región,  y una institucionalidad que ha estado muy estigmatizada; lo que debemos hacer es ir abriendo una nueva etapa de la región de Urabá, en lo que, desde Augura ya estamos trabajando como el gran articulador, el que debe de convocar a otra fuerzas, a otros procesos institucionales que están y que llegarán a la zona para buscar propósitos comunes”.


En esa búsqueda de propósitos comunes, Restrepo Gómez precisó que  “debemos mirar más allá del banano, nosotros pensamos que Urabá es mucho más que la suma y resta de nuestra fruta tropical, por lo que hemos invitado a las cajas de compensación, a las instituciones de educación superior, hemos invitado a las ligas deportivas, hemos invitado al sector bancario, al sector industrial, al sector salud”. 


Desde la Gerencia de Proyectos de Puerto Antioquia, uno de los puertos que espera Urabá, Andrés Bustos coincidió en que debe existir una “articulación, porque es coyuntural que se estén dando las dos cosas al mismo tiempo y esto va a significar un beneficio mucho mayor que si alguno de los sectores estuviera haciéndolo solo, cualquiera de las dos cosas que se hagan solas no van a ser tan importantes como articularlas”.


Como conclusión,  en palabras de José Vicente Cadavid Herrera, magíster en Economía Aplicada y docente de la Escuela de Economía de la Universidad Eafit, “la inversión pública, en cuanto el desarrollo de la infraestructura vial y del puerto,  tiene gran relevancia, pero ahí tiene que estar la empresa privada, debe haber alianza público- privada. La región es privilegiada por su ubicación geográfica, entonces va a facilitar el transporte por cercanía y en eso, por ejemplo, el Túnel del Toyo Guillermo Gaviria Echeverri va a favorecer a la región, pero también a las exportaciones, como pasará con otros proyectos”.