Seguridad

Another rapper is murdered in Medellín
Otro rapero es asesinado en Medellín
Autor: Andres Fernando García Hernández
26 de Abril de 2012


La meta de “Alejo muletaz” era ser reconocido por su música y por su trabajo en las comunas de Medellín. Muchas de sus composiciones estaban dedicadas al DIM.

Foto: Cortesía 

Alejandro Serna Correa, "Alejo muletaz", llegó a Medellín procedente de Barranquilla hace veinte años.

Alejandro Serna Correa llegó a Medellín en 1992. Fue víctima de la enfermedad conocida como poliomielitis, lo que lo obligó a usar muletas durante toda su vida. Por esta razón era conocido como “Alejo muletaz”.


Desde que tenía 13 años estuvo inmerso en el mundo del Hip-Hop. Fue el pionero de este género musical en las comunas 12 y 13, participó en eventos de convivencia organizados en la ciudad y en 2008, cuando el rapero 50 Cent se presentó en Medellín, fue su telonero.


Era hincha del Deportivo Independiente Medellín y pertenecía a la barra “Rexixtencia Norte”.


Javier Cifuentes, uno de sus amigos, nunca olvidará la energía positiva que irradiaba a pesar de su problema físico, condición que no le impedía jugar fútbol con sus amigos. 


Pero esa energía fue cortada el pasado martes a las 9:30 de la noche, cuando fue víctima de un ataque armado junto a dos amigos en circunstancias que son materia de investigación y que tuvieron como escenario el parque ubicado en la calle 47AA con la carrera 89A, del barrio Santa Lucía, al occidente de Medellín.


Según algunos testimonios, las personas que dispararon llegaron hasta el lugar en un taxi. Versiones oficiales aseguran que “Alejo muletaz” fue impactado con arma de fuego en seis ocasiones. Las dos personas que lo acompañaban resultaron heridas, uno en la pierna derecha y el otro en la misma extremidad y en el abdomen.


Para la Policía, el ataque iba dirigido contra Serna Correa, pero está descartada la posibilidad de que el mismo esté relacionado con su actividad artística o por pertenecer a un grupo cultural de la ciudad.


Las autoridades


Según el comandante de la Policía Metropolitana, general Yesid Vásquez, “Alejo muletaz” había tenido problemas en el barrio, pues al parecer un sector de la comunidad estaba disgustada porque utilizaba constantemente el parque en el que murió para consumir estupefacientes.


La Policía está a la espera de que la familia y la sociedad colaboren en la aclaración del homicidio, pues manifiestan que cuentan con la capacidad y los recursos para lograrlo.


Hasta el momento se conocen algunos datos que son importantes para la investigación que se está adelantando en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, pero lo que se necesita es información puntual.



Desde la Alcaldía


El secretario de Gobierno, Mauricio Facio Lince, dijo que desde la Alcaldía de Medellín se apoyará la investigación contra el homicidio de Alejandro Serna Correa. Lamentó esta y cualquier otra muerte que se registre en la ciudad, sobre todo cuando las víctimas son personas vinculadas con procesos culturales, y se declaró a la expectativa sobre los hechos para aportar desde la Administración Municipal lo que sea necesario para la investigación.


Por su parte, Eduardo Rojas, secretario de Seguridad, lamentó el hecho y coincidió con la versión de que el asesinato no tiene relación con la actividad cultural que desempeñaba Serna Correa.





Impunidad


El caso de "Alejo muletaz" se suma a los homicidios de David Fernando Romero Galindo, conocido como "el gordo"; de Daniel Alejandro Sierra, conocido como "yhiel", integrante del grupo Ruta Difusa; y de Luis Albeiro Pacheco, conocido como "rasta" y quien fue el fundador del colectivo Hip Hop de Medellín Clika Undergroud, todos ocurridos entre el 13 de marzo y el 1 de mayo de 2011.


Desde el 2009, siete integrantes de grupos musicales de las comunas de la ciudad han sido asesinados.


Según Carlos Arcila, vocero de la Mesa Metropolitana de Derechos Humanos, el 98% de los homicidios de los cantantes de Rap y líderes comunitarios se encuentran en la impunidad y los procesos avanzan muy lentamente.