Política

Electronic vote: “in diapers” (still in its infancy)
Voto electrónico: en pañales
19 de Octubre de 2012


En el horizonte no se vislumbra un pronto ingreso de Colombia a la tecnología digital electoral.

1
Foto: Cortesía 

Con esta ya son once las sesiones de la comisión asesora del voto electrónico.


El paradigma que recientemente ofreció Venezuela al combinar el voto electrónico con el voto manual, para tener una clara certeza de los resultados electorales, lamentablemente está muy lejos en Colombia.


Y lo está porque, además, la nueva propuesta de Código Electoral está diseñada para mantener el sistema de papel con todos sus líos, como lo han comentado y lamentado el político y profesor Ramón Elejalde y el experto en estos asuntos Guillermo Mejía.


Es decir, en el panorama político colombiano no se otea en un futuro cercano la tecnología digital electoral, que por el contrario se ve muy lejos o mejor está en pañales.


Lo más concreto hoy en materia de voto electrónico en Colombia son las reuniones que ha sostenido la comisión asesora que se creó por orden constitucional para que analice la posibilidad de implementar ese sistema en la arquitectura electoral de este país.


Pues esta comisión asesora para el voto electrónico recientemente acaba de sostener su décima primera sesión de evaluación del tema y la gran conclusión que arrojó su deliberación es que “para llegar a la implementación del voto electrónico en Colombia es necesaria la automatización de todas las etapas del proceso electoral”.


Y lo peor de todo es que la sistematización de todo el proceso electoral se inicia con la inscripción de los ciudadanos, pero con el tenaz problema que al día de hoy esa fase no cuenta con presupuesto para su realización ni de manera manual y menos electrónica.


Entonces, de no contar con los recursos muy seguramente la implementación del sistema de voto electrónico en Colombia se tendrá que aplazar y para las elecciones de 2014 no se contará con esta herramienta, que requiere de unas etapas iniciales automatizadas. 


“Para adelantar el proceso de inscripción de cédulas, que se iniciará el 9 de marzo de 2013 y que se extenderá durante diez meses es necesario contar con $16.000 millones de pesos mensuales, de lo contrario este será un proceso fallido”, alertó el registrador nacional del Estado Civil, Carlos Ariel Sánchez Torres, miembro de la comisión asesora.


Para la inscripción se pretende que se pueda llevar a cabo un registro electoral de carácter permanente y que todas las registradurías del país puedan contar con lectores de huella que permitan hacer una verificación biométrica de la identidad del ciudadano que acude a registrarse y quien se inscriba sea quien dice ser.


“De nada sirve tener un voto electrónico si los procesos anteriores son manuales y susceptibles de ser manipulados. Se debe tener una sola lí­nea para garantizar la sistematización del voto en Colombia”, indicó el registrador.




A lo pre-electoral


La Comisión Asesora para la implementación del voto electrónico se enfocará en adelante en el análisis de la etapa pre-electoral, para avanzar en la automatización de los procesos y que permita que en 2014 se cuente con este sistema en Colombia.


Se definió avanzar en la redacción del documento que será entregado al Gobierno Nacional, pero teniendo en cuenta la necesidad de tener todo un proceso automatizado para llegar finalmente a la implementación del voto electrónico.


La comisión hará un seguimiento al proceso de reforma al Código Electoral que cursa en el Congreso de la República, para que las normas que allí se aprueben estén acordes a la implementación del voto electrónico.


Así mismo, se incluirá un documento que entregará el Instituto Nacional para Ciegos, Inci, para tener en cuenta sus necesidades a la hora de implementar el uso de la tecnología en las votaciones.






Comentarios
1
Gunnar
2012/10/22 11:24:18 am
El que Colombia esté analizando correctamente, con pies de plomo como dirían, todo lo que implica adoptar el voto electrónico a mí me llena de esperanza. Quienes estudiamos el tema, particularmente desde el ángulo de la seguridad informática, mayormente coincidimos en que la supuesta seguridad que este esquema brinda es un mero espejismo, y los riesgos son mucho mayores que las ganancias que puede ofrecer. Espero que las comisiones encargadas de este análisis, como ya lo han hecho en Holanda, Alemania, Irlanda y buena parte de los Estados Unidos, analicen el problema a fondo y dictaminen que no puede adoptarse el voto electrónico si importa preservar tanto el secreto como la integridad del voto ciudadano.