Población

Bullying victimizers end up being victims
Victimarios en el matoneo terminan siendo víctimas
Autor: Wendy Margarita Restrepo Guzmán
11 de Febrero de 2014


Según Friends United Foundation, tres de cada cinco niños que son víctimas de Bullying piensan en el suicidio y uno de cada tres lo intenta.


Foto: Cortesía 

Las consecuencias de ser víctima del matoneo pueden afectar a las personas hasta cuando son adultas.

La persona que utiliza la humillación, ridiculización, difamación, exclusión, amenaza o incitación a la violencia de cualquier forma sería el victimario del bulliyng, pero también es una víctima. “El joven que hace bullying tiene un desorden a nivel personal porque ve  la violencia en su casa. La mayoría de gente cree que eso proviene de las amistades, pero no, es el entorno en el que vive y el ejemplo de sus padres”, argumentó Édgar Moreno, asesor de familias y director de la Fundación El Arte de Vivir la Vida.


El matoneo o también conocido como bullying es una técnica de intimidación, una conducta agresiva bien sea de forma verbal o física que ha tomado mayor relevancia en los últimos años. Se da la mayor parte de veces en las instituciones educativas. 


Sin embargo, ha tomado fuerza en las redes sociales y actualmente, según lo reveló un estudio de Friends United Foundation, se está utilizando para presionar a los jóvenes a que incurran en actos delincuenciales.


Por su parte, Alejandro Ruiz, asesor Nacional de Programas de Aldeas S.O.S. sostuvo que el victimario se hace víctima, debido a que la mayoría de casos son por parte de niños y jóvenes, seres que están en construcción de su personalidad y que son una copia de los adultos que están a su alrededor. 


Solución al bullying 


Carolina Piñeros, directora Ejecutiva de Red Papaz, manifestó que se debe analizar muy bien qué está pasando con el victimario, porque como es posible que venga de un entorno violento o también puede pasar que sus padres no estén al tanto de lo que hace.


El abuso cada vez es mayor y va dejando secuelas más graves. El asesor Nacional de Programas de Aldeas S.O.S. puso como ejemplo el caso de una adolescente en Canadá que terminó suicidándose a causa del bullying.


Moreno afirmó que acabar con el bullying es muy difícil porque ya está enraizado, y propone que la solución sea “trabajar con los padres más que con los muchachos, a los jóvenes se les puede dar información, está bien; pero más que trabajar a la víctima y al victimario hay que trabajar la causa”.


Asimismo, Ruiz indicó que el problema del bullying se basa en un desenfoque de los derechos. “El niño que hace bullying piensa que sus derechos valen más que los de los demás, sin saber que la libertad llega hasta donde empieza la del otro. Ellos crecen viendo cómo el papá se mete en una fila, va en su carro y no deja pasar a nadie y ese tipo de cosas y es ahí en donde se construye un victimario”.


Cifras revelan un panorama preocupante


5.500 niños y adolescentes entre los 12 y 18 años participaron en un estudio que hizo Friends United Foundation en diferentes colegios de todo el país, en el cual se evidenció que en un 35 % reciben maltratos físicos y en 65 % maltratos sicológicos. Esta investigación también mostró que en los colegios de estratos altos se recurre más al hostigamiento y calumnia por redes sociales, estando en primer lugar Facebook, seguido de Twitter, Youtube y Whatsapp.


Además, los resultados de la Prueba Saber Pro, en Colombia, revelaron que casi la mitad de los niños dice tener compañeros que discriminan. El 35 % de ellos dijo haber sido víctima y el 22 % manifestó haber intimidado a alguien, lo que evidencia que más del 50 % se ve involucrado.


Reparación del bullying


Estas son algunas de las acciones que según la Agencia Pandi, se pueden emprender por la persona que hizo bullying para reparar el daño que se causó:


“*En casa, los padres deben hacer reflexionar a su hijo/a acerca del daño que pudo hacer. Esto, simplemente, colocándole “en los zapatos” del otro.


*Una vez hecho este análisis, reflexionar sobre cómo debe sentirse la víctima.


*Luego preguntarle qué cosas buenas tiene la persona que salió lesionada con su comportamiento.


*Si el bullying ocurrió en el espacio escolar, los padres y el niño o niña, deben coordinar con la institución educativa una acción reparatoria. Quien realizó la conducta inadecuada, debe pedir excusas a quien salió afectado, en el mismo contexto en que ocurrió la agresión, resaltando las cualidades buenas de la persona que pudo haber salido lesionada.


*Igual acción se puede realizar si la agresión fue en el vecindario del niño o niña, convocando a quienes presenciaron la agresión.


*Si el bullying ocurrió por medio de las redes sociales, una vez adelantado el proceso reflexivo, en la misma red social en que se desplegó la conducta, se escribirá el desagravio resaltando las cualidades de quien salió afectado y una reflexión acerca de lo que no se debe hacer para no poner a las personas tristes”. 



Perfil del intimidador

• Le gusta hacer bromas pesadas, poner apodos o humillar a otras personas.


• Si es hombre, es posible que sea más fuerte y grande que el resto de sus compañeros.


•Trata mal a otros y no se siente mal después. 


• Es dominante, impulsivo y no acata normas.


• Tiene una baja tolerancia a la frustración.


• Es conflictivo.


• Carece de empatía.


• Hace parte de una familia disfuncional.


• Tiene padres violentos.


• Le gusta ser popular y llamar la atención.




Señales de una víctima de matoneo si…

• Llega frecuentemente a la casa con morados, cortadas u otros signos de agresión.


• Llega con ropa, libros u otras pertenencias dañadas o rotas.


• No pasa tiempo con sus compañeros de clase fuera del colegio.


• No tiene amigos o tiene un solo amigo.


• No quiere hacer fiestas o celebraciones por temor a que nadie asista.


• No lo invitan a fiestas, reuniones, paseos, etc.


• Manifiesta temor, ansiedad o falta de motivación para ir al colegio.


• Ha disminuido su rendimiento académico y su interés por las tareas del colegio.


• Se ve triste, retraído o deprimido todo el tiempo.


• Presenta síntomas de ansiedad como hiperactividad y exceso de sudoración antes de irse al colegio. Insomnio, dificultad para comunicarse


• Tiene pesadillas o insomnio.


• Se muestra hipersensible o irritable cuando se tocan ciertos temas de sus compañeros o del colegio.