Población

End of the strike; agreement reached with “community mothers”
Fin del paro, hubo acuerdo con madres comunitarias
Autor: Juan Jose Valencia García
10 de Mayo de 2012


El Icbf anunció que no se tomará ninguna represalia contra las madres comunitarias que participaron en las jornadas de protesta.

Foto: Andrés Ángel Gómez 

El paro, que había iniciado el pasado lunes, se desarrolló en Medellín con un plantón en las instalaciones de la Regional Antioquia del Icbf. Cientos de madres comunitarias arengaron en la sede ubicada en el barrio La América para cumplir con una jornada que tuvo eco en las principales ciudades del país.

Desde hoy se debe normalizar la atención en los hogares comunitarios y hogares infantiles que habían suspendido actividades con la primera infancia tras un paro impuesto por representantes de las cerca de 80.000 madres comunitarias que hay en el país.


En una mesa de trabajo integrada por representantes de las madres comunitarias; Germán Quiroga, subdirector de Primera Infancia del Icbf; Mauricio Olivero, viceministro de Trabajo; y Andrés Restrepo, director de Pensiones del Ministerio de Hacienda, se acordó levantar el paro después de que se aclararan dudas acerca de la estrategia “De Cero a Siempre”.


Esta mesa nacional será permanente y el próximo 8 de junio se reunirá nuevamente para buscar más acuerdos. 


Según Jairo López Cortés, director encargado de la Regional Antioquia del Icbf, de momento se garantiza que todas las madres comunitarias podrán pasar a la estrategia “De Cero a Siempre”, es decir hacer parte de los nuevos centros de desarrollo infantil, sin importar la edad de la mujer.


“Ellas han trabajado durante 20 o 25 años y son una garantía para esta estrategia. Hay que aclarar que el cambio es voluntario, las que no quieran podrán seguir en sus hogares comunitarios”, afirma López.


Sin embargo, Marleny Ramírez, secretaria de Sintracihobi, el sindicato de las madres comunitarias, asegura que la estrategia es desigual, pues los centros de desarrollo infantil tendrán el triple de los presupuestos de los hogares comunitarios, lo que terminará por acabarlos.


“Yo a esto no le veo pies ni cabeza, el Artículo 136 del Plan Nacional de Desarrollo sostiene que ‘De Cero a Siempre’ es para la primera infancia que no tiene ninguna atención, pero los niños de los hogares comunitarios ya la tienen. No entiendo por qué nos los quieren quitar”, dice resignada con el levantamiento del paro la mujer que lleva 26 años como madre comunitaria.


Luz Elena Betancur, asesora de la dirección nacional del Instituto, revela que las mujeres que entran a la nueva estrategia tendrían una relación diferente con el Icbf: “Ellas ganarían un salario mínimo, pero si han hecho una técnica o son profesionales se les incrementaría el salario”.


De Cero a Siempre tendrá límites


Jairo López Cortés aclara que la estrategia tiene unas metas específicas, por las que no todas las madres comunitarias podrán hacer parte de ella: “hay algunos casos especiales, como el de una madre comunitaria que está en una vereda. Como ese hogar permanecería, pues no entraría contemplado en la estrategia”, dice el director regional y reconoce que tampoco habrá un incentivo adicional para las que queden por fuera.


En Medellín hay 2.342 hogares comunitarios que atienden a 30.446 niños. También hay 109 Centros de Desarrollo Infantil operando ya, lo que según Luz Elena Betancur garantiza una cobertura de más del 95 por ciento.


Lo que quiere el Icbf es mejorar la calidad de vida de la primera infancia, que se lograría, en parte, incluyendo en la estrategia “De Cero a Siempre” precisamente a ese porcentaje desatendido, que es lo que quieren también las madres, pero sin que se acaben los hogares comunitarios.



Pensión de madres comunitarias


Junto a la privatización de la atención a la primera infancia y no tener un salario digno, pues el suyo apenas es el 70 por ciento del mínimo legal vigente, las madres comunitarias reclaman el derecho a una pensión.


Marleny Ramírez, secretaria de Sintracihobi, asegura que hasta ahora el Gobierno solo ha hablado de un "ingreso digno para la vejez", pero no de una pensión como tal. Jairo López Cortés, director encargado de la Regional Antioquia del Icbf, reconoce esa necesidad.


"Cuando las madres llegan a los 60 años o más, ellas mismas empiezan a decir que están cansadas y que quieren hacerse a un lado para que lleguen otras madres con más energía. Pero reclaman al tiempo que se les reconozca el derecho a una pensión", explica el funcionario.


Luz Elena Betancur, ahora asesora, recuerda que las madres comunitarias no tienen una relación laboral con el Instituto, pues desde el principio ellas accedieron a cuidar a unos niños de la comunidad de forma voluntaria, no con un contrato. "Lo que cotizan a la pensión es voluntario, entonces algunas llegan a edades muy avanzadas sin el bono pensional. Lo que tratamos de hacer es vincularlas al fondo de solidaridad pensional, esperamos que el Ministerio de Trabajo nos ayude para darle vía libre a esas pensiones porque en el Plan Nacional de Desarrollo hay artículos que pretenden solucionar la pensión de estas madres, el problema es que no se les ha dado desarrollo".





Reestructuración del Icbf


Jairo López Cortés, director encargado de la Regional Antioquia del Icbf, y hasta hace unos días asesor de la dirección general del Instituto, explica que la entidad inicia una nueva etapa tras la posesión de Diego Molano como director nacional y después de la creación del sector de la Inclusión Social y de la Reconciliación del Gobierno Nacional.


"El Icbf pasa de pertenecer a lo que se conocía como Ministerio de Protección Social, para hacer parte de las entidades que agrupa el sector de la Inclusión Social y la Reconciliación, cuya cabeza es el Departamento Administrativo de la Prosperidad", señala el funcionario y asegura que a ese redireccionamiento se debe el nombramiento de Luz Elena Betancur, hasta el martes pasado directora regional del Instituto, como nueva asesora de la Dirección Nacional.


La próxima semana, a su regreso de China, el presidente Juan Manuel Santos firmaría el decreto de reestructuración del Icbf.