Poblacin

110 families received colorful roofs
110 familias recibieron techos de colores
Autor: Redacción EL MUNDO
11 de Abril de 2015


En un acto que se realizó ayer en la cancha La Divisa, en San Javier, familias beneficiarias del proyecto Techo una historia recibieron tejados -pintados por artistas locales- para sus viviendas.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

“Anoche -antenoche- dormimos tranquilos” comentó ayer Eliana Ospina, una beneficiaria del proyecto Techo una historia.

Lás de un centenar de familias vulnerables de los barrios Juan XXIII, La Quiebra y La Divisa, de la Comuna 13-San Javier, tienen desde ayer techos nuevos para sus viviendas, gracias a una alianza entre la Alcaldía de Medellín y Pilsen, que donó recursos de sus ganancias para las construcciones.


Esas obras, que tuvieron un costo de $450 millones, hacen parte del proyecto Techo una historia, iniciativa liderada por el Despacho de la Primera Dama de Medellín, Claudia Márquez Cadavid, con el objetivo de construir techos para las familias incluidas en el programa Medellín solidaria.


Las intervenciones constaron del cambio de las tejas de zinc, lata, cartón o plástico por tejas onduladas de fibrocemento libres de asbesto, para mejorar los techos de las viviendas y la cotidianidad de las familias que ahora no tendrán que preocuparse por los embates del clima.


Uno cree que un techo no es importante, comentó Márquez Cadavid, pero es trascendental y representa “una gran transformación” para una familia que “sabe que se pueden acostar a dormir la noche completa sin estar pendientes de que si llueve se tienen que levantar a poner ollas para aparar las goteras”.


Techos con identidad 


Aníbal Gaviria Correa, alcalde de Medellín, aseguró que las 110 familias ahora tienen viviendas más dignas gracias a un programa con “gran identidad cultural, porque no es sólo el techo sino que aquel viene con pintura, con el arte de los grupos de grafiti de la misma Comuna 13”.


En efecto, los techos entregados también fueron intervenidos artísticamente por diez jóvenes integrantes del colectivo Casa Kolacho, quienes transformaron las láminas en una galería de arte urbano con el apoyo de la Fundación Orbis, que aportó aerosoles y galones de pinturas.


Fachadas con color


Además de dignos y funcionales, los techos se pintan para que sean cada vez más bellos y se conviertan en fachadas coloridas vistas desde arriba, tanto por los habitantes de la ciudad como por los visitantes nacionales y extranjeros, expresó Gaviria Correa.


Ese es, según añadió, uno de los aspectos que se explotan a través del programa, porque Medellín es una ciudad que se diferencia de otras por tener unos terrenos más altos que otros, lo cual permite que algunos techos puedan verse desde el metrocable y los balcones de otras casas.



Aliados estratégicos

Claudia Márquez Cadavid, primera dama de Medellín, aseguró que además de los más de 160 techos que se han entregado hasta ahora, próximamente se intervendrán 25 más con el apoyo del Grupo Video Base, que está cumpliendo igual número de años.


En este momento, agregó, “tenemos más o menos unas diez empresas vinculadas, ayudándonos con todas las partes: los techos, la instalación, la pintura y el acondicionamiento de todo lo de las familias. Esto es maravilloso porque hay una articulación y definitivamente la gente sí cree y confía en la solidaridad”.


Ello sin contar los colectivos de artistas que se han unido para hacer de los techos galerías de arte urbano expuestas al aire libre.