Internacional

Turkish army cornered Erdogan
Ejército turco acorraló a Erdogan
16 de Julio de 2016


Pese a que el primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, descartó en primer momento que el levantamiento militar pudiera tener éxito, horas más tarde el Ejército confirmó el golpe de Estado y declaró la ley marcial.


Foto: EFE 

Binali Yildirim, jefe del Gobierno, afrontó la situación ante las vacaciones de Erdogan.

Redacción EL MUNDO - EFE


Un tiroteo en el cuartel central del Estado Mayor del Ejército turco, en Ankara, alertó a los habitantes de esa capital y marcó el inicio del golpe de Estado que actualmente se desarrolla en el país euroasiático. El Ejército afirmó en un comunicado de prensa, que se ha hecho con el poder en todo el país y ha declarado la ley marcial.


“El Ejército se hizo cargo totalmente para restaurar la democracia... Todos los acuerdos internacionales estarán vigentes. Esperamos mantener nuestras buenas relaciones con todos los países”, señaló la nota del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas.


Por otro lado, la agencia de noticias Anadolu afirmó que el jefe del Estado Mayor, general Hulusi Akar, ha sido tomado como rehén por un grupo de soldados.


La situación es tensa. Militares han tomado los aeropuertos internacionales de Ankara y Estambul, que han cerrado y se han cancelado todos los vuelos.


A las 10:45 p.m., hora local, se produjo un intercambio de fuego entre helicópteros que sobrevolaban el cuartel del Estado Mayor en Ankara y agentes de la policía sobre el terreno.


Al cierre de esta edición, los medios turcos habían anunciado que el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, quien se encuentra de vacaciones fuera de la capital del país, daría un discurso a la nación, sin embargo, el único pronunciamiento lo hizo vía telefónica a CNN Turquía: “Insto a nuestra gente, a todo el mundo, a que llene las plazas del país para darle (al Ejército) la respuesta necesaria. Este golpe de Estado nunca tendrá éxito. Tarde o temprano será eliminado. Voy a volver a Ankara”.


El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, confirmó ayer en declaraciones a la cadena NTV que hay un aparente golpe militar en la capital, Ankara.


“Se trata de un grupo dentro del Ejército que se ha alzado”, dijo el jefe de Gobierno, quien admitió que esos militares habían “rodeado algunos edificios importantes”.


“Quienes lo han hecho pagarán un alto precio. No haremos concesiones en la democracia”, prometió Yildirim.


Pese a que en un primer momento, el jefe de Gobierno descartó que el levantamiento de los militares pudiera tener éxito, unidades de la Gendarmería cerraron los dos puentes sobre el Bósforo en Estambul, impidiendo todo tráfico de la parte asiática a la europea de la ciudad, informó la cadena NTV.


Según el diario digital T24, el edificio donde se halla el centro de los servicios secretos turcos había sido tiroteado desde un helicóptero.


Un gran contingente de Policía se ha desplegado en Ankara y ha cerrado los accesos a la céntrica plaza de Kizilay.


También se han desplegado tanques cerca del aeropuerto de Atatürk en Estambul, agregó la misma emisora.



Polémico gobierno

Medios de comunicación internacionales han registrado las controversiales políticas de gobierno implementadas por Recep Tayyip Erdogan, que han polarizado Turquía. Hace un mes, en medio de la presentación de una propuesta de reforma a la Constitución, Erdogan afirmó que “las mujeres que no son madres, están incompletas. Rechazar la maternidad es rechazar la humanidad”. El presidente turco también fue criticado a principios de junio, por la promulgación de una ley que enmudecía a cualquier posible oposición a su partido neo-islámico, el AKP.