Internacional

U.S. Army awaits order to intervene in Syria
Ejército de EE.UU. espera orden para intervenir en Siria
26 de Agosto de 2013


Legisladores estadounidenses indicaron que su Gobierno tiene pocas dudas de que el régimen sirio haya usado armas químicas y urgieron a Obama para que lleve a cabo una intervención militar en ese país.


Foto: EFE 

El secretario de Defensa, Chuck Hagel, participó en la reunión que Obama sostuvo con sus principales asesores militares y de seguridad nacional para discutir las opciones sobre el conflicto sirio.

Resumen EFE


El secretario de Defensa norteamericano, Chuck Hagel, declaró  durante su visita a Malasia que el Pentágono “está preparado” por si el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, opta por una intervención militar en Siria.


“El presidente Obama pidió al Departamento de Defensa preparar opciones para todas las contingencias. Lo hemos hecho y estamos preparados para ejecutar cualquier opción, si él decide emplear una de ellas”, declaró Hagel en la rueda de prensa posterior a la reunión con su homólogo malasio.


El secretario de Defensa estadounidense hizo eco de la advertencia de la Casa Blanca de ordenar recoger pruebas sobre la supuesta utilización por parte del Gobierno sirio de armas químicas contra la población civil.


“Cuando tengamos más información, la respuesta será clara”, apuntó Hagel, tras conocerse que varios buques de la Marina de Estados Unidos tomaron posiciones en el Mediterráneo, cerca de las costas de Israel, con rango de tiro en posiciones controladas por las tropas leales al presidente sirio Bachar al Asad.


Hagel consideró que las decisiones en respuesta al posible ataque con armas químicas deben hacerse con rapidez para evitar que se repita otro incidente.


Amenazas y consecuencias


Mientras tanto, el general Masud Jazayeri, miembro del Estado Mayor del Ejército de Irán, nación con la que Siria mantiene una alianza estratégica desde la década de 1980, advirtió a la Casa Blanca sobre las “graves consecuencias” a las que deberá hacer frente si decide intervenir militarmente en territorio sirio.


“Si Estados Unidos osa traspasar la línea roja tendrá que asumir las consecuencias. Nosotros sabemos que lo que está pasando en Siria no es más que una conspiración terrorista alentada por el Gobierno estadounidense de la que el régimen de Bachar al Asad saldrá victorioso”, dijo Jazayeri.


De igual manera, el Gobierno sirio, a través de su ministro de Información, Omran al Zubi, advirtió a la nación de Obama que atacar su país tendría graves repercusiones y sería una “bola de fuego que haría arder todo Oriente Medio”.


“Las presiones de Estados Unidos son una pérdida de tiempo. Nuestro Gobierno continuará su combate contra el terrorismo hasta el final”, aseveró Omran.


De igual forma, el ministro reiteró que las tropas leales al presidente Bachar al Asad no han usado ni usarán armamento químico, como los acusa la oposición y los rebeldes, e insistió en que por el contrario, fueron los rebeldes quienes usaron este tipo de armamento en contra del Ejército.


Por ahora, resta esperar los resultados del informe que entregue la misión de la ONU, que fue autorizada ayer por el régimen sirio para visitar la zona del supuesto ataque químico, visita que se llevará a cabo hoy mismo encabezada por el sueco Ake Sellstrom.



A hacer memoria

Ante la creciente tensión bélica generada por los anuncios de una posible intervención militar estadounidense en Siria, Rusia instó a no repetir en ese país los errores del pasado y recordó que hace diez años Estados Unidos utilizó una información falsa acerca de que Irak tenía armas de destrucción masiva para lanzar una intervención militar en ese país árabe sin la autorización de la ONU.


El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Alexandr Lukashevich, declaró que Moscú escucha con preocupación las demandas que parten de París, Londres y otras capitales de “una reacción decidida” contra el supuesto empleo de armas químicas por parte de las Fuerzas Armadas sirias.


Lukashevich subrayó que “toda acción de fuerza unilateral, al margen de la ONU, dinamitaría los esfuerzos de la comunidad internacional por lograr una solución negociada al conflicto en ese país”.