Infraestructura

In López de Mesa life is tranquil
En López de Mesa se vive tranquilo
Autor: Sergio Alexander Zuluaga Díaz
28 de Septiembre de 2011


Ubicado en la Comuna 7, el barrio, etapa 2, es ejemplo de unión entre vecinos. Ellos se declaran felices por la tranquilidad con la que conviven.

Foto: Alexander Augusto Hoyos 

El barrio comprende seis cuadras que van desde la carrera 71ª hasta la 72c. Según datos de la JAC, en López de Mesa hay cerca de 1.000 habitantes.

Pocos saben dónde queda y cómo llegar. Al menos esa parece ser la impresión de los residentes, que no cuentan con rutas de transporte público ni con una sede propia para la Junta de Acción Comunal, JAC.Aún así ellos se declaran felices.


La historia del barrio López de Mesa se puede contar a partir de dos fechas. La primera fue en 1970 con la llegada de los primeros habitantes a grandes extensiones de mangas y lomas despobladas. Allí se fueron levantando, como arbustos, casas y más casas.


La mayoría  eran profesores de la Universidad de Antioquia  y de la Universidad Nacional, seducidos por la cercanía del nuevo barrio con esos centros académicos.


La segunda fecha que cuenta la historia del barrio es la de 1973, cuando el Instituto de Crédito Territorial vendió las casas que construyó en los predios a los empleados de Everfit. 


Joaquín Antonio Tamayo llegó al barrio López de Mesa, etapa 2, en agosto de ese año, y recuerda que las vías estaban pavimentadas, pero que le tocó utilizar velas y carbón porque los cables de energía estaban redistribuidos pero desconectados.


“Pasamos una semana a oscuras antes de que EPM nos habilitara el servicio. Desde eso hemos tenido una cobertura de los servicios públicos muy buena”, dice Tamayo.


Para esa fecha, el barrio que comprende seis cuadras y que limita con Alfonso López, López de Mesa etapa 1, Córdoba y Ciudad Central, ya contaba con más de 100 casas.


El crecimiento de la Comuna 7 se vio marcado por la construcción del Hospital Pablo Tobón Uribe en 1970, por la llegada de grandes conjuntos residenciales y de instituciones educativas a la zona. La calidad de vida aumentó a tal punto que otros profesores y empleados de grandes fábricas se fueron a vivir a esa Comuna.


La gestión ha sido clave


Luis Carlos Vélez Taborda, integrante de la JAC, conformada en el 2005, asegura que la ubicación estratégica del barrio, con varios centros educativos, hospitales de primera categoría, y la Terminal de Transporte del Norte, ha sido el motor de su crecimiento y progreso.


“Esa ha sido una de las ventajas de este barrio, pero la que mayor beneficio nos ha traído es la unión y la convivencia de los habitantes”, afirma Vélez.


A este compromiso por sacar el barrio adelante se suma la tranquilidad de López de Mesa, que aunque esté rodeado por los barrios de la Comuna 6, que aporta altos índices de homicidios, sigue apostando por la convivencia pacífica.



Necesidades


Aunque los habitantes del barrio dicen vivir felices y no tener necesidades urgentes, como en otros barrios de la ciudad, exigen a la Alcaldía de Medellín gestionar recursos para construir una sede propia de la JAC, realizar un monitoreo permanente de la quebrada para retirar la cantidad de escombros alrededor del afluente, vigilar los senderos ecológicos e implementar un sistema de transporte que haga un recorrido para acercar a los adultos mayores y a los niños a una de las obras de mayor impacto en la zona noroccidental: la Biblioteca La Quintana.