Economía

Colombia seeks a spot in the Trans-pacific Accord
Colombia busca un cupo en el Acuerdo Transpacífico
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
7 de Octubre de 2015


Aunque Colombia ha buscado diferentes alternativas para llegar al mercado asiático, entre ellas la Alianza del Pacífico, otros países de la región le tomaron ventaja con la firma del Acuerdo Transpacífico.


Foto: EFE 

Los representantes de doce países del Pacífico hicieron pública la firma del acuerdo TPP.

 

"Llegamos tarde”, fue como la ministra de Comercio, industria y Turismo, Cecilia Álvarez Correa, argumentó la ausencia de Colombia en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) firmado entre Estados Unidos y Japón, primera y tercera economía mundial, respectivamente, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.


Según la Ministra, cuando en 2005 esos países empezaron las negociaciones Colombia no hacía parte ni del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (Apec) ni tenía firmado ningún tratado de libre comercio con algún país asiático, “eso nos cerró las puertas”, afirmó y agregó que el país hará todo lo posible por estar en el TPP: “Vamos a entrar, tenemos que esperar a que todos los países lo aprueben y eso dará tiempo a que avancen las negociaciones con Japón y que entre en vigor el TLC con Corea, no nos podemos quedar atrás”.


Adujo también que no hay que buscar culpables, “por aquella época las condiciones no estaban dadas para entrar al mercado asiático”.


Un ambicioso tratado


Las negociaciones para el TPP, el tratado comercial más ambicioso jamás creado, se cerraron en Atlanta (EE.UU.), con el fin de las diferencias entre Estados Unidos y Japón y pese a que aún resta la compleja aprobación en los Parlamentos de los doce países firmantes.


El TTP, tras maratónicas jornadas de negociación, superó los últimos obstáculos para crear una zona libre de aranceles que representa alrededor del 40% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial. 


Los últimos obstáculos de estas negociaciones, iniciadas en 2008, versaban sobre el acceso a los mercados de productos lácteos y la nueva generación de biomedicinas.


Las cuotas agrícolas, la automoción, las leyes de propiedad intelectual y los plazos de patentes farmacéuticas eran algunas de las áreas que más ha costado cerrar entre una docena de países, cuyos fundamentos económicos difieren profundamente.


En un comunicado, el presidente estadounidense Barack Obama aseguró que “esta asociación equilibra el terreno de juego para nuestros agricultores, rancheros y manufactureros, al eliminar más de 18.000 impuestos que esos países ponen a nuestros productos”.


“El TPP es un acuerdo sólido, con altos estándares y moderno que refleja nuestros valores laborales, en medio ambiente y derechos humanos. Va a reforzar a los trabajadores estadounidenses y se asegura que nuestras empresas pueden competir en igualdad de condiciones en algunos de los más importantes mercados”, resumió la secretaria de Comercio estadounidense, Penny Pritzker.


China fue invitada a ser parte integral del acuerdo, pero lo rechazó por las restricciones en sectores como el financiero.  El Gobierno chino anunció que espera que el consenso alcanzado para firmar el TPP, que es visto como un contrapeso al poder económico de China, pueda impulsar el crecimiento de la región.


China “está abierta a cualquier mecanismo que siga las normativas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)”, dice un comunicado publicado ayer por el Ministerio de Comercio chino en respuesta al TPP, en el que la segunda economía mundial no está incluida.



Alianza del Pacífico

Tres de los cuatro países de la Alianza del Pacífico están en el TPP, excepto Colombia. El presidente de Perú, Ollanta Humala, destacó que el TPP incluye una propuesta de Perú para promover la inserción de las pequeñas y medianas empresas (pymes) en el comercio internacional y que este abre “oportunidades para el crecimiento y la diversificación productiva” de ese país al permitir “abastecerse y ser abastecedor de productos desde y hacia once de las economías más dinámicas del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (Apec)”.


Mientras tanto, Chile consideró “altamente satisfactorio” para sus intereses el TPP ya que “este es un momento muy importante, ha sido una negociación en la que nuestros representantes han actuado con firmeza y vigor para proteger nuestros intereses y el saldo es favorable”, aseveró el canciller chileno Heraldo Muñoz.


Por su parte, el Gobierno de México lo consideró de “suma relevancia”. En un comunicado, la Secretaría de Economía destacó que en la firma del TPP en Atlanta (Georgia, EE.UU.) participó el secretario mexicano Ildefonso Guajardo, quien con los ministros de los otros países hizo “historia al concluir un acuerdo con un nivel de ambición, amplitud y estándares nunca antes alcanzados”.