Derechos Humanos

“I am a man that loves another man”
“Yo soy un varón que ama a otro varón”
Autor: Heidi Tamayo Ortiz
23 de Mayo de 2015


El abogado dice que le gustaría hablar personalmente con el senador colombiano Roberto Gerlein, quien hace dos años se refirió a él como una persona que practicaba un “amor excremental”.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Durante más de diez años el abogado estadounidense ha trabajado como el consejero legal voluntario en la primera clínica especializada en tratamiento y prevención del VIH/Sida para la comunidad Lgbti en EE.UU.

"Trabajo con palabras, diálogo, pruebas y siempre con un Estado de Derecho. Si se pueden resolver problemas sólo con pistolas, creo que voy a morir más o menos rápido”. Así habla de sí mismo Hunter Thompson Carter, un abogado estadounidense considerado un caso exitoso de Noviolencia en la defensa de los derechos de la población Lgbti y que estará en la Cumbre internacional de Noviolencia, que se celebrará entre el 26 y el 27 de mayo en el marco de Mayo por la vida. Ha sido asesor del Gobierno del presidente Barack Obama en Estados Unidos y Michelle Bachellet en Chile, en temas de legislación sobre población Lgbti. Es uno de los fundadores de la Alianza para el Matrimonio en las Américas (AMAmericas), iniciativa que coordina y fomenta el trabajo voluntario de abogados en América Latina en pro del matrimonio igualitario. En conversación con EL MUNDO habló de este tema, sus dificultades, logros y retos.


¿Cuál es la situación actual de la población Lgbti en el mundo?


Estamos avanzando con una rapidez y una celeridad inimaginables, el tabú en contra de las personas que aman a otras personas del mismo sexo lo están tumbando rapidísimo. En este hemisferio, por ejemplo, yo no tengo cifras actuales, pero hace un par de años había estudios sobre personas del mismo sexo que se podían casar o si se casaban fuera, podían vivir casadas. En Ciudad de México, Buenos Aires (Argentina), en todo Brasil, Uruguay, varios estados de EE.UU., Canadá. En general estamos avanzando en que tenemos los mismos derechos y obligaciones. En otras partes es un poco más complicado, pero mi perspectiva es súper optimista, porque estamos enfrentando a estos prejuicios y mitos duraderos y entendiendo que no tienen ningún sentido.


¿Por qué es tan difícil para algunos sectores de la sociedad aceptar a la población Lgbti?


Yo no castigo a nadie, aunque sea muy homofóbico, por haber recibido esa información tan duradera y universal que dice que los gais representan un peligro para la sociedad y que ponen en riesgo a los niños. Eso es un prejuicio que se ha tenido por siglos. Es importante reconsiderar prejuicios y mitos, porque no tiene nada que ver a quien uno ama, si uno es responsable, ético, si se dedica a combatir otros problemas. Castigarlo a uno por quien se ama es ridículo.


Hablando un poco de la religión, ¿qué papel juega actualmente en este tema?


Vamos avanzando, pero eso no se hace en un solo paso. En mi iglesia hay mujeres obispos, que antes fue difícil que las aceptaran, pero ahora son muy respetadas. La semana pasada un muy respetado obispo colombiano en un evento sobre matrimonio igualitario en Bogotá, no me gustan varias palabras que usó, como que nadie sabe si los discípulos eran mariconcitos, yo tampoco soy un mariconcito, yo no uso esa palabra. Ese obispo está tratando de reforzar el concepto de la dignidad de cada persona aunque no acepta que cada persona tiene la misma dignidad familiar, eso es ilógico. Yo tengo fe y participo activamente en mi iglesia, creo que es un pecado de omisión enfatizar en una parte del código de pureza de Levíticos que castiga a la homosexualidad en sí y no reconsiderarlo en la luz del evangelio, por ejemplo, cuya narrativa no tiene nada que ver con castigar sino con amar, perdonar.


¿Qué representa la lucha por el matrimonio igualitario?


Representa el movimiento social más grande e impactante, a través de la Noviolencia, que hemos visto. Casi todos los otros movimientos se han realizado acompañados por un poco de violencias. Ese es el don que tiene la comunidad Lgbti: celebrar la dignidad de ser gay es celebrar el derecho de amar. Cuando el Senado Republicano en Nueva York votó a favor del proyecto de ley del matrimonio igualitario, en cinco segundos cambió el mundo. ¿Y qué sucedió? Los cielos no se cayeron, hay varias parejas muy felices, hay personas como mi papá que era súper conservador y se arrodilló para comulgar con mis suegros en la iglesia en mi matrimonio.


¿Qué significó para usted conquistar ese derecho?


Es “charro”, porque como abogado tenía una concepción de matrimonio sólo de contrato civil, no se puede casar sin permiso legal, pensaba siempre que merecemos los mismos beneficios, tenemos las mismas obligaciones y ser tratados con el mismo estado civil. Pero me equivoqué en creer que era una cosa jurídica, porque el día que nos casamos frente a nuestras familias, curas, amigos, en la iglesia más grande de Nueva York (estoy a punto de llorar), la sensación que recibimos de generosidad y amor de todo el entorno es inimaginable, no hay palabras para describir la luz brillante que te envuelve en ese momento.


Frente a la adopción por parte de parejas del mismo sexo hay todo un debate, ¿qué opina al respecto?


Sobre la crianza de niños de padres y madres homosexuales se han hecho más de 70 estudios aceptados y se ha concluido que no impacta la orientación sexual, lo que impacta el bienestar de los niños es la condición económica del hogar, el amor entre los padres y los niños y el afecto entre los padres. Es más relevante para un chico recibir un amor incondicional.



El caso colombiano

Al ser preguntado por la situación de la población Lgbti en Colombia, Hunter Thompson Carter respondió: “Me preocupó mucho que acá hay muchos asesinatos a transexuales. Hay mucho bullying, lo que sucedió con el chico Sergio Urrego en Bogotá ¡me cuesta tanto! Imagínate tu primer amor, es el momento más delicioso de tu vida, y hasta sus propias profes lo estuvieron persiguiendo, hasta que se suicidó. Esas cosas suceden en muchas partes del mundo, pero los estados miembros del Sistema Interamericano de Derechos Humanos deben otorgar la plena igualdad de la protección ante la ley y eso implica que no se puede tolerar la discriminación o negar derechos parentales y familiares por causa de la orientación sexual”. Asimismo, dijo que las “generaciones nuevas no tienen ningún problema con ese tema, al contrario no entienden el problema de las generaciones anteriores, es una generación que quiere enfrentar otros problemas como la pobreza”.