Antioquia

“There is a perception war”
“Hay una guerra de percepción”
Autor: John Harold Sánchez
3 de Marzo de 2011


El almirante Edgar Cely lamenta que la opinión pública acreciente los actos terroristas de la guerrilla y las bandas criminales –bacrim, mientras los resultados operacionales de la fuerza pública pasan desapercibidos.

Foto: Alexander Augusto Hoyos 

El almirante Edgar Cely, comandante de las Fuerzas Militares, dijo que no sabe de dónde salió el cuento de que habían dado de baja a alias “Alfonso Cano”.

Una guerra de percepción o lo que antes denominaban guerra de guerrillas es lo que según el comandante de las Fuerzas Militares, almirante Edgar Augusto Cely, están implementando las Farc para hacer frente a la arremetida del Ejército.


Puso como ejemplo lo ocurrido el pasado martes en Urabá, donde según él, dos o tres individuos aprovecharon el paso de una caravana con personalidades como el director de Acción Social y el comandante de la XVII Brigada del Ejército para hacer un rafagazo y volverse a esconder en el monte, generando sensación de inseguridad.


En visita ayer a EL MUNDO, el jefe de las Fuerzas Militares se refirió a éste y otros temas de interés nacional y departamental.


Almirante, ¿cómo percibe el conflicto en Antioquia?


- “Este departamento se ha venido estabilizando en una relación bastante grande y estamos haciendo algo que es golpear con mucha fuerza en el Nudo de Paramillo. Haciendo una suma de todo lo que hay entre la Serranía del Perijá y Panamá, donde tenemos narcotráfico, bacrim, delincuencia común unida a las bacrim, las Farc, el ELN, el ELN unido a las Farc en algunos puntos, las Farc y las bacrim unidos en otros puntos para protección de cultivos y laboratorios, podríamos hablar de una transversalidad de ese fenómeno delictivo. Pero la madre de ese fenómeno o de esa transversalidad es el Nudo de Paramillo”.


 ¿Y qué están haciendo para contrarrestar esta situación?


- Hemos puesto ahí una fuerza muy grande con más de 5 mil hombres, integrados en la fuerza de acción decisiva y en una fuerza de tarea. A esto se le suma el Plan Troya en Córdoba y parte del Bajo Cauca, que al final termina siendo el candado que cierra toda esta zona porque la idea es erradicar esos cultivos y pegarle duro a estos bandidos en esa área. Antioquia, si pudiéramos eliminar ese fenómeno que hay en el Paramillo, es un departamento muy estable, a diferencia de otras zonas con mucho impacto”.


Las Farc han sido golpeadas con la pérdida de muchos de sus cabecillas. ¿Aún conservan un norte?


- “Desde el punto de vista estratégico han perdido, porque esa guerrilla que alguna vez logró posicionarse porque tenía una ideología y vendía hacia el exterior la imagen de que estaba reivindicando al pueblo, se fue al traste cuando fue calificada como terrorista. Políticamente también han perdido y de hecho, con este juego de los secuestrados, buscan vitrina en la prensa. Solo les queda la fortaleza del narcotráfico. Ahora Cano, cuando asume el poder, anuncia el plan renacer, que combina el trabajo con jóvenes en colegios y universidades, mezclado con terrorismo, secuestro, explosivos, francotiradores. Ya no se enfrentan a la fuerza pública, sino dos o tres que hacen el daño y se camuflan”.



El Plan Troya

El autor intelectual, el autor material y uno de los mototaxistas que lleva¬ron a los universitarios de Bogotá al sitio en el que fueron asesinados por la banda criminal fueron capturados en desarrollo del Plan Troya, que adelanta la fuerza pública en Córdoba y el Bajo Cauca desde el pasado 24 de enero.


También fueron capturados los asesi¬nos de los estudiantes de Cereté, pero en total son 111 los miembros de las bandas criminales aprehendidos en el marco de esta estrategia, según el último reporte recibido por el coman¬dante de las Fuerzas Militares, almi¬rante Edgar Cely.


También han decomisado alrededor de 600 kilos de cocaína, 65 minas anti¬persona y erradicaron manualmente 120 hectáreas de cultivos ilícitos.