Mundo deportivo

An undisputed hero
H閞oe indiscutible
22 de Diciembre de 2016


Sin duda, LeBron James fue el m醩 destacado de esta temporada en la NBA. El alero de 31 a駉s y 2,03 metros de estatura fue el gran protagonista del primer t韙ulo de su equipo Cavaliers en la Liga.


Resumen EFE 


El alero LeBron James fue sin discusión el gran protagonista de la temporada 2015-16 de la NBA al convertirse en el héroe que cumplió la promesa de darle el primer título de liga a su equipo de los Cavaliers de Cleveland.


Las genialidades de James hicieron posible que los Cavaliers pudieran remontar una desventaja de 1-3 en las finales que disputaban ante los Warriors de Golden State, el equipo que se mereció también todo el protagonismo al batir un sinfín de marcas, incluida la de alcanzar las 73 victorias en la temporada regular.


Mientras, el legendario Kobe Bryant, la llamada Mamba Negra, tras 20 años como profesional, dedicó toda la temporada del 2016 para despedirse a su “manera”, a costa de dejar al equipo destrozado.


Todo lo contrario de lo que hizo otra leyenda como Tim Duncan, quien después de luchar con los Spurs de San Antonio por un nuevo título de liga, en la mayor discreción del descanso del verano dijo también adiós a una excepcional trayectoria de 19 años de carrera. 


Mientras James, quien dejó toda la gloria con los Heat de Miami para volver a Cleveland, el equipo de su tierra natal, alcanzó el gran sueño de darle el primer título de liga en 40 temporadas.


Cierto que James brilló de manera especial en los momentos decisivos, pero los Warriors, que eran sin discusión el mejor equipo, se vinieron abajo con el hundimiento físico del base estrella Stephen Curry, la inconsistencia de Klay Thompson y las irresponsabilidades del ala-pívot Draymond Green.


El Rey James logró su tercer título de campeón, un nuevo premio de Jugador Más Valioso (MVP) en las Finales y con el gran reto de luchar por más títulos que le puedan acercar a los seis que logró el legendario Michael Jordan, a quien tiene como modelo. 


Por su parte, los Warriors que habían conseguido 73 triunfos en la temporada regular, nueva marca en la historia de la NBA, superaron los 72 de los legendarios Bulls de Chicago de 1995-96 con Jordan, no pudieron repetir título y comenzar el establecimiento de una nueva dinastía.


Pero sí dejaron su nombre con nuevos récords en los libros de todos los tiempos del baloncesto profesional después de tener un inicio de temporada histórico de 24-0 bajo las órdenes de un entrenador asistente e interino, Luke Walton.