Cultural

A gringo reinforcing prejudices about Colombia?
¿Un gringo reforzando prejuicios sobre Colombia?
Autor: Sergio Esteban Vélez
26 de Octubre de 2013


En el Festival du Nouveau Cinéma, el más antiguo del Canadá, se ha presentado el estreno norteamericano de Mambo Cool, película que presenta un angustioso panorama de la realidad de Medellín.

3

Foto: Cortesía 

Mambo Cool es la primera película del director Chris Gude. 

El Festival du Nouveau Cinéma es uno de los eventos de cine independiente más prestigiosos del mundo. En su edición 2013, clausurada el pasado domingo, solo fue proyectada una película colombiana: “Mambo Cool”, del antropólogo y director Chris Gude, de 28 años de edad.


Gude es un estadounidense que, tras haber pasado dos años en nuestro país haciendo trabajo social, se decidió a realizar una película, impulsado por los indigentes que conoció en las calles de Medellín.  Y el enfoque de la cinta no tendría relación alguna con los paisajes de nuestra ciudad ni con sus avances arquitectónicos y cívicos ni con la belleza de sus mujeres... ni siquiera con los contrastes de clases sociales.  Solo hubo espacio para la indigencia, la drogadicción, la prostitución y la criminalidad, en estancias cerradas que impiden contemplar el cielo y el paisaje medellinenses.  De todo lo que Gude vio en Colombia, esto fue lo que más le llamó la atención y lo que consideró pertinente mostrar en el exterior. 


Proimágenes, el gran ente mentor de la cinematografía colombiana, que gerencia los fondos públicos nacionales para el fomento del cine, está auspiciando la promoción internacional de esta película, según ha confirmado a EL MUNDO el director Chris Gude. Este patrocinio contrasta con los ingentes esfuerzos de la Alcaldía de Medellín por vender una imagen amable, segura y atractiva de nuestra ciudad y por amortiguar los prejuicios que sobre esta pesan.  


Mientras la Administración Municipal invierte sustanciosos recursos para mejorar la reputación internacional de Medellín, fondos públicos provenientes de otras entidades contribuyen a presentar a esta ciudad, en festivales de todo el mundo, como capital del crimen, el vicio, la suciedad y la miseria.  


Desde el pasado mes de julio, la película de Gude ha sido presentada (o próximas proyecciones de la misma están confirmadas) en Francia, Canadá, Estados Unidos, Croacia y Perú. También fue seleccionada para representar a Colombia en la competición del prestigioso Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, Argentina, que se llevará a cabo en noviembre. 


El director Luis Ospina invitó a Gude para presentar este trabajo en el pasado Festival de Cine de Cali, pero el estadounidense declinó la invitación. 


Estuvimos conversando con Chris Gude, quien se expresa en un español impecable, y aquí tenemos su visión de la película y de la imagen de Colombia y de Medellín que en ella proyecta:


-Si usted vive en Nueva York y su lengua materna es el inglés, y si en Nueva York se consume mucha más droga que en Medellín y es una megalópolis donde viven muchísimos indigentes, ¿no habría sido más fácil y más económico para usted realizar una película en inglés, con los drogadictos y los indigentes de Nueva York?


“Yo nunca quise hacer una película con indigentes y drogadictos.  Simplemente, en el 2006, me hice amigo de unas personas en Medellín, y con ellos surgió la idea de hacer una película, de mostrar un poco de poesía. En Nueva York, nunca me lo planteé.  No es que yo me senté y decidí ir a Colombia y hacer una película. Simplemente, son cosas de la vida que van surgiendo.”


-¿El ritmo, lentísimo, de la película se parece al ritmo de la vida en Medellín?


“Se parece al ritmo de la vida de algunos personajes de la película, que están enfermos de VIH o de tuberculosis. Y se encuentra el ritmo de algunos lugares oscuros y escondidos.  Pero yo no diría que se parezca al ritmo de la calle en Medellín. Sin embargo, nunca fue mi intención plasmar a Medellín.  Por eso, tampoco hay tomas de la calle.  La película está inspirada en lugares de Medellín y tiene referencias de la ciudad, pero la idea nunca fue la de representar a Medellín. La película está en otro mundo, en un paisaje entre el realismo y el simbolismo.” 


-¿Qué imagen quiso dar de la mujer colombiana?


“No me interesó dar una imagen de la mujer colombiana.  La mayoría de los protagonistas de la película son hombres.  Eso puede ser una falla mía, tal vez un sesgo machista. Algunos podrán ver eso como una falta de representación femenina en la película, pero la película salió así.  Aunque no pensé en representar a la mujer colombiana ni a la mujer en sí, hay una relación con la mujer que tal vez muestre algunas facetas negativas, pero creo que fueron otras las temáticas de las que me ocupé más profundamente.”  


-¿Cree que algún europeo o norteamericano, tras haber visto su película, se sentirá motivado a viajar de vacaciones a Medellín?


“No a ir de vacaciones. Pero, ¿qué son vacaciones?  Esta película es lo opuesto a “Los viajes del viento”, si hablamos de paisajes y de planos.   Esto no es algo que el Ministerio de Turismo plasmaría para promover el turismo en Colombia, pero creo que va a despertar una inquietud en la gente de Colombia y en los artistas de la calle, sobre sus propias formas de ser, sobre sus valores, sus prejuicios y tal vez a alguna persona le despierte un interés por ir a Colombia.  


Aunque yo quiero que todos vayan a Colombia, lo que más quiero no es despertar el deseo de viajar sino el de ver a la gente de la calle de una forma diferente, de ver su poesía, de ver con otros ojos lo que está alrededor, que, para mucha gente quizá parezca no muy agradable.”


-Usted dice que lo que le interesa mostrar en esta película es la poesía pura de los ambientes y los personajes que usted presenta.  ¿Cree que, después de ver su película, algún europeo o norteamericano va a pensar que Colombia es un lugar lleno de poesía?


“No creo que vayan a pensar eso exactamente, pero espero que puedan ver la poesía que tienen los protagonistas de la película y apreciar la dignidad con la que llevan sus vidas, aunque sean muy distintas de las suyas.” 


-Usted presenta a Mambo Cool como una película colombiana, ¿Cree que esta producción puede ayudar a vencer los prejuicios sobre Colombia?


“Todo tiene que ver con la perspectiva. Depende de si uno ve una película y solo quiere interpretar lo malo y no quiere reconocer los aspectos artísticos. Yo creo que Mambo Cool no va a crear más prejuicios sobre Colombia y que, si uno está abierto a reconocer la poesía, puede hasta cambiar los prejuicios y ver la dignidad, la amistad, la lealtad y los valores que se muestran en la cinta.”  


-¿Cómo cree que reaccionará el público de Colombia, si la película se proyecta en nuestro país?


“Eso es difícil de adivinar. Tal vez habrá algunas personas que interpretarán la película de forma negativa, pero creo que la gente que tiene sentido de poesía y de humanidad podrá ver que la imagen no es negativa.” 


-Hay varios millones de colombianos en el exterior que tratan de mostrar que los colombianos son gente buena y decente. Si usted fuera uno de estos colombianos, ¿se sentiría contento y satisfecho con la proyección internacional de esta película?


“Sí, porque yo estoy mostrando gente decente.  Muestro a personas que son leales a sus amigos, que luchan por ellos y que están con ellos hasta el final.  No sé por qué estas personas tienen que estar en la oscuridad y no pueden tener una voz.  No sé por qué no pueden ser mostradas en la pantalla.”



Idea y desarrollo

-¿Cómo se le vino a la mente la idea de realizar esta película?


“Mis colaboradores y protagonistas me lo plantearon.  Yo vine por primera vez a Medellín en el 2006 y fue entonces cuando, en las calles de la ciudad, conocí a quienes serían los protagonistas de la película, especialmente a Jorge Gaviria y Hernán Padilla. Y, tras años de contacto con ellos, me plantearon la idea de hacer una película que involucrara la música. Entonces comenzamos a desarrollar el proyecto.”  


-¿Estos protagonistas, que lo impulsaron a producir este filme, cobraron por su trabajo?


“No. Y la mayoría de los actores, que eran amigos nuestros, tampoco cobraron. Pero sí hubo gente de la calle que no era muy cercana a nosotros y con ellos sí hubo un pequeño intercambio económico para poder llevar a cabo algunas escenas.”


-¿También se le facilitaron, económicamente hablando,  el vestuario y las locaciones?


“Claro.  Prácticamente usamos el vestuario de los actores mismos y las locaciones fueron  escenarios reales del centro de Medellín, que muchas veces eran de amigos de amigos.”


-¿En qué sectores de Medellín se rodó la película?


“Se rodó principalmente en el sector de Los Puentes y en Barrio Triste, y también hubo algunas grabaciones en barrios periféricos de la ciudad.”




Cuestiones de estilo

-¿Cómo se construyó el guión? ¿Desde un comienzo estuvo en español?


“Desde el comienzo, lo escribí en español. Todo fue sacado de mis propias experiencias con mis amigos de Medellín y de vivencias de estos amigos. Así fui formando unas narrativas.  Se hizo, entonces, un guión, pero este se fue transformando permanentemente, porque, a lo largo del rodaje, iban surgiendo nuevas cosas e íbamos descartando otras.  La historia siempre fue dictada por el lugar y los personajes. A eso es a lo que queríamos ser fieles, no a un guión.  Al final, no creo en los guiones.”


-Usted, en la película, les da mucha importancia a los objetos...


“Son los detalles. Creo que, como observador y cineasta, uno se obsesiona mucho con los objetos y las herramientas. Quizá esa es una obsesión que viene de la arqueología.  Tal vez, viene de mi formación en antropología.”


-¿Esta película tiene alguna afinidad o parentesco con el cine colombiano?


“No.  Por razones obvias, tiene algunas similitudes con el cine de Víctor Gaviria, pero solo en cuanto a las locaciones y a haber trabajado con  no actores.  Y, también, como en Rodrigo D., está la fascinación por la música y la cultura.”


-¿Fue influenciado por Víctor Gaviria?


“No, pero es difícil decir que no, si uno hace una película en Medellín, grabando en esa clase de locaciones y con una población de no actores.  Claro que habrá algo parecido a lo de Víctor, aunque la mía es una perspectiva completamente diferente: es una perspectiva no natural.  Estilísticamente es muy diferente.”





Comentarios
3
Jorge
2013/10/27 01:56:57 pm
Señor periodista, columnista, ensayista, No sé si usted sea colombiano de verdad o de papel como sus títulos o su pasaporte, pues poeta sí sé que no es. Pues la poesía nunca se circunscribe a verdades reales sino metafóricas y no locales sino mundiales. Ya sé que los que han manejado este país y el mundo vienen de familias muy distinguidas y poderosas que no conocen la realidad de este país ni del mundo y están acostumbrados a manejar una vida de papel, de mentiras como la que vive usted y otros tantos como usted que pretenden tapar el sol... con papeles. A pesar de que 'Mambo Cool' fue creada en Medellín, el mensaje metafórico que está en ella escrito, no está a la vista de los que viven en la tierra de la fantasía, en la tierra del papel; es para los que habitan en este planeta. Lo invito a que conozca el mundo que no se compra. Lo invito a que goce la vida que no vale. Lo invito a que sea un hermano de la vida, no un fascista. Lo invito a hacer poesía, no fantasía. Que yo sepa la alcaldía de Medellín y la gobernación de Antioquia no se han preocupado por mostrar una fantasía de esta ciudad. Se han preocupado por hacerla humana, social y plural. Que yo sepa estos señores no les ha dado miedo de creer en sus pupilos y se han preocupado por mejorar la calidad de vida de los medellinenses y de los antioqueños sin desmejorar la apariencia de nuestra ciudad y de nuestro departamento. Proimágenes le apuesta al arte, no a la mentira. Desde que recuerdo a mi abuelo, me enseñó a ver en los ojos del otro su corazón, no en sus ropas o en su apariencia. Me enseñó a que la pujanza paisa viene de esas manos que laboran, que construyen, que edifican, no de los mentirosos que esconden tras un papel su falacia. La humanidad no tiene que reforzar prejuicios ni seguir haciendo juicios… de la humanidad… de la vida. La opción es evolucionar de los errores humanos, no paisas, ni gringos, ni canadienses, ni…etc. Solo ¡humanos! A mis hijos no los quiero ver crecer en un castillo de papel lleno de prejuicios. Los he de ver crecer sin letreros en su mente y sin juicios en su corazón para que no le tengan miedo a vivir en esta tierra, en medio de pobres que solo tienen dinero y papeles, en medio de egoístas que con sus mentiras pretenden tapar la verdad, en medio de envidiosos que con su burocracia pretenden diezmar el amor, la paz y la esperanza humana. Así me enseñaron mis abuelos y si Dios me presta la vida, así se lo enseñaré a mis nietos. Chris Gude en Medellín no conoció indigentes. Conoció gente y recordó que es humano y ama el arte, la vida y la poesía. 'Mambo Cool' ya se presentó en Marsella y ganó tanto respeto en su audiencia que por eso llegó a Canadá. Y fue a Canadá y conoció allá al indigno de ser gente, al indigente.
oscar
2013/10/26 10:50:12 am
Con todo respeto.pero es la cruel realidad de nuestro hermoso pais.no se porque nos exaltamos al escuchar la verdad .pero es cierto que Colombia es hermoso arquitectonicamente y eso gracias alos dineros productos de.secuestros,extorsion,narcotrafico,los robos de los nules,del gabinete del uribismo,carruseles en bogota,interbolsa,dmg,prepagos,plazas de vicio,sicariato,oficina de envigado,farc,eln,epl,m.19,pirateria terreste,robos de carros,paseos millonarios,asaltos a mano armada,jueces de paloquemao,y un miilon de delitos mas de nuestro hermoso pais ..es la cruel realidad de lo que vivimos a diario en nuestra colombia hermosa ,linda,es triste pero cierto,es la verdad y no podemos tapar el sol con la mano.......
Carlos
2013/10/26 09:56:24 am
Es muy fastidioso ver cómo se insiste en que Medellín debe ser solo innnovación, calles, caballos, flores y "mujeres lindas". Se espera que todos los que hacen imagen nieguen los graves problemas de esta "adorable" ciudad. Los ojos del planeta no están puestos todos en Medellín, una película que nadie ve no es la imagen de una ciudad y otra que ven 8 mil, tampoco. Una que muestre lo bueno y otra los problemas no son la única imagen, es un conjunto...es muy lamentable que un periodista se gaste media entrevista como un torero atacando al realizador...