Cultural

Poetry as portrait of colonizers and colonized
La poesía como retrato de colonizadores y colonizados
Autor: Yeison Camilo Garcia Garcia
24 de Julio de 2014


El poeta McKirdy utiliza conceptos e historias de orígenes británicos y asiáticos, para ampliar el horizonte de su creación poética.


Foto: Cortesía 

La producción poética de David McKirdy recrea momentos históricos en la relación entre británicos y asiáticos. 

cultura@elmundo.com


Twitter: @yecgarcia


David Mckirdy es un poeta de origen escocés, que fue criado y educado en Hong Kong, China, donde reside actualmente. 


Allá, alimentó su pasión por la mecánica automotriz y la escritura poética, llegando a ser organizador y director del Festival Literario Internacional de esa región. Por ello, es uno de los invitados al 24º Festival Internacional de Poesía de Medellín, que se realizará hasta el próximo domingo 27 de julio.


Colonización


El poeta, que aprendió este arte en la Universidad Abierta de Hong Kong, se ha dedicado a escribir acerca de las verdades y mentiras de la colonización británica en China e India. Tales afirmaciones, estarían relacionadas con una “pretendida realidad, basada en un mito popular”, según el cual los colonizadores emigraban a oriente para redimir pueblos salvajes.


No obstante, aseguró que esa versión de la historia es incorrecta, porque obedece solo a un 2 % de la población que se desplazó hasta esos dos países; el otro 98 % llegaba a trabajar en tareas pesadas, como levantar vías férreas, conducir barcos, reparar máquinas, entre otras actividades relacionadas con el desarrollo industrial, que mejoraron las condiciones de vida de colonizadores y colonizados.


Racismo


En sus poemas, McKirdy relaciona la colonización con las condiciones en que se presentaba el racismo en China. Él expresó que la formación que los británicos recibían se fundamentaba en crear la imagen de que ellos eran superiores y los asiáticos, inferiores. Aunque “las razas eran clasificaciones institucionalizadas, que obedecían más a los sistemas de organización social que a las dinámicas de convivencia entre nativos y extranjeros”.


Según dijo, comprobó aquello a través de las situaciones que vivió, desde su infancia, en Hong Kong, porque a pesar de la diferencia de condiciones en que ingleses y chinos vivían -como en casas de “material”, los primeros, y de madera, los segundos-, jugaban y compartían en las mismas calles; así, “las cuestiones raciales pasaban a un segundo plano, en el cual no existían la superioridad o la inferioridad”.


Construcción poética


McKirdy explicó que cada uno de sus poemas es como una pequeña historia, en la cual existen algunas líneas que determina al resto. Estos están escritos en versos libres, enriquecidos con herramientas poéticas como la aliteración y la asonancia, pero nunca ligados a la rima, porque considera que limita la posibilidad de elegir las palabras que darán el ritmo y la armonía al poema en su conjunto.


Además, añadió que en sus escritos establece capas de significaciones, refiriéndose a la selección que hace de palabras que tienen múltiples significados y connotaciones, ambos tomados del lenguaje anglosajón y combinados con el dialecto cantonés, propio de Hong Kong.



Poesía y motores

El poeta David McKirdy abandonó el colegio cuando tenía 16 años, para dedicarse a viajar en motocicleta y practicar motocross, deporte en el cual fue campeón nacional cinco veces y representante de Hong Kong en campeonatos mundiales.


Por esa época, aprendió a reparar motores, tanto de motocicletas como de automóviles. Ahora, está dedicado a reparar autos de líneas exclusivas, y a escribir poesía; combinación de oficios que le permite establecer comparaciones estéticas entre la belleza los autos clásicos y  de la narrativa poética.