Cultural

The Beehive: each stroke is from a bee
La Colmena: cada trazo es de una abeja
14 de Marzo de 2014


La exposición Contraexpediciones, que se nutrirá de residencias artísticas realizadas en diversas zonas de Antioquia, será inaugurada el próximo 8 de abril.


Foto: Cortesía 

El trabajo comunitario en la vereda Farallones estuvo apoyado por organizaciones como la Institución Educativa Rural de los Farallones y la Mesa Ambiental de esa localidad.

Museo de Antioquia


cultura@elmundo.com


Que se unan las abejas. Que el arte se construya colectivamente desde el conocimiento de cada miembro de una comunidad. Desde su propio patrimonio. Como los insectos de un panal. Esa es la premisa con la que trabaja el Colectivo de Diseño La Colmena, y esa fue la base de la residencia que realizó recientemente en el Suroeste antioqueño como parte de los preparativos de Contraexpediciones, la próxima exposición del Museo de Antioquia. 


Miembros del Colectivo, que se denominan a sí mismos y a las personas con las que trabajan como abejas, estuvieron en el corregimiento de San Bernardo de los Farallones, del municipio de Ciudad Bolívar, abordando con la comunidad temas como reconocimiento de su territorio, memoria local, y problemáticas como los grandes proyectos de minería y minería ilegal, explotación de recursos naturales, o la monopolización del suelo para el cultivo de café, teniendo presente que debían ser las mismas personas quienes identificaran, reflexionaran y expresaran estas situaciones. 


La Colmena propuso un modelo de trabajo similar al que ha usado con los proyectos gráficos que realiza por países de todo el continente americano, los cuales retoman historias de vida de diferentes poblaciones, y son traducidos como dibujos detallados que dan cuenta de esas historias, representados en forma de insectos y animalitos. 


Así, La Colmena lideró un proceso de construcción de tres murales realizados por los alumnos de la Institución Educativa Rural de los Farallones. Dos de ellos basados en los elementos que la comunidad identificó en su territorio, y sobre los que reflexionó; la temática del tercer mural fue propuesta por un estudiante que hace parte de un cabildo indígena, y retomó en él un mito de su comunidad. 


“Tomamos el arte como una herramienta educativa y pedagógica. Muchas comunidades con diversas problemáticas tienen pocos espacios para el diálogo y la reflexión, y desconocen que desde el arte se puede defender la identidad”, expresó Jonathan Luna, integrante del Colectivo.  


Y, al parecer, la función que se le quiso dar fue satisfactoria: el arte como memoria y consciencia. “Se me acercaron muchas familias, campesinos, niños y jóvenes a decirme que nunca pensaron que pudieran aprender tanto de su propio hogar. Ellos se están dando cuenta de que el colegio no es el único sitio de aprendizaje, sino que el territorio es una fuente de conocimiento. A través del arte se genera un vínculo con la tierra”, afirmó Fredy Alonso Villa Vanegas, rector de la Institución Educativa Rural Los Farallones. 


El registro de estas experiencias, además de las obras gráficas que La Colmena ha realizado en distintos proyectos, será expuesto en el Museo de Antioquia, en diálogo con otras experiencias desarrolladas en el departamento y con la colección de arte del Museo.



La Colmena

El Colectivo de Diseño La Colmena es un grupo artístico y activista, que reúne una gran cantidad de personas de todo el continente, quienes trabajan desde sus propios espacios para investigar problemáticas sociales.


La Colmena produce proyectos gráficos que realiza en soportes de gran tamaño, y son creados de manera colectiva. Su elaboración puede tomar años. 


Han realizado trabajos sobre los tratados de libre comercio, la construcción de grandes obras de infraestructura, la explotación minera y de carbón, entre otros temas.