Cultural

Gcina Mhlophe: “Oppression is the most powerful weapon”
Gcina Mhlophe: “La opresión es el arma más poderosa”
Autor: Daniel Grajales
27 de Julio de 2014


La poeta sudafricana estuvo conversando con EL MUNDO acerca de la importancia de las artes para el conflicto de su país.


Foto: Rubén Dario Marín Cortés 

Gcina Mhlophe recordó que “Nelson Mandela siempre dijo que no estaba solo, que luchaba por la libertad junto a cientos de líderes más”. 

Poetas de 25 países participarán hoy, a las 4:00 p.m., en el Teatro Carlos Vieco del Cerro Nutibara, en la clausura del Festival Internacional de Poesía de Medellín, que este 2014 tuvo como temática central “Poesía para la paz”.


Gabriel Jaime Franco, coordinador del Festival, aseguró que “este año logramos un Festival sorprendente, lleno de satisfacciones. Hemos tenido gran cantidad de público en nuestros eventos, 146 actividades en las que se han presentado 72 poetas internacionales”.


El acto de clausura servirá para que los poetas presenten sus conclusiones acerca de la importancia de su presencia en el conflicto y el posconflicto. Entre los participantes estará la sudafricana Gcina Mhlophe, quien recibió la ovación del público durante su recital en la apertura del certamen.


La poeta, quien es reconocida por su cuentería tradicional, la creación de obras de teatro y la participación que ha tenido en la lucha por la libertad de su país, habló con EL MUNDO.


-¿Cómo ha vivido usted la esclavitud y la violencia de su país y de qué manera las artes le han ayudado a salir adelante?


“Toda esta lucha de la libertad en Sudáfrica ha sido un viaje muy largo, hemos sido oprimidos por más de 300 años. Hemos vivido la pérdida de nuestras tierras, de nuestra herencia ancestral, la gente quitándonos lo que nos pertenece y convirtiéndonos en unos esclavos de ellos”. 


“Cuando yo estaba terminando el colegio, en los años 80, estuve estudiando en Johannesburgo y fue el peor momento, todo se complicó. Pareció como si la libertad estuviera cerca, pero luego nos dimos cuenta de que no podríamos conseguirla. Perdimos muchas vidas, pero los africanos somos muy resistentes ante todo lo que vivimos”.


“La música, la poesía, el teatro, las letras, tienen la posibilidad de tener diferentes voces para unirse a la búsqueda de la libertad”.


-¿Cuál ha sido el papel de la poesía en este proceso?


“La poesía está en pro de crear una conciencia sobre la libertad que todos buscamos. Como luchadores y artistas, debemos trabajar como conductores eléctricos para unir personas sin importar su raza, su religión o su orientación política y así hablar de la verdadera libertad”.


“En un gobierno de opresión el arma más poderosa es no permitirle a las personas darse cuenta de lo que está sucediendo, por ello debemos usar el arte para contarle a los demás la realidad. El Gobierno opresor de Sudáfrica quería mostrarle al mundo a nuestra gente como si fueran seres sin inteligencia, sin valores, sin sentimientos”. 


-Gcina, cuénteles a nuestros lectores ¿qué papel desarrolló su abuela en su formación y cuáles son las tradiciones orales que usted está rescatando?


“Mi abuela fue un elemento muy importante en mi infancia, ella me hizo sentir amada, valiosa, me enseñó todas nuestras tradiciones orales con las que pude salir adelante, yo no sabía que iba a ser una embajadora del arte”.


“Nuestra cuentería no se reduce solo a mitos, está muy relacionada con lo real. En nuestros cuentos hay todo tipo de temas como el abuso a las mujeres, los jóvenes desempleados, niños que aún buscan su identidad en el mundo, personas que están buscando un escape a la represión y el dolor de mi país, es más que los ancestros”.


“Cuando la gente habla sobre los luchadores de libertad en África, todos piensan en Nelson Mandela pero el no fue el único, hay cientos de personas tras él”. 


-¿Cuál ha sido la importancia del “Imbongi” para su trabajo?


“"Imbongi" es una forma poética muy animada, era pensada por nuestros antepasados para alabar al rey. Es un idioma muy rápido, un don que se hereda. No es como rap o hip hop, es una tradición, algo sagrado que intenta hacer más llamativas nuestras tradiciones”. 


“Mi primer poema fue sobre un profesor que tenía en el colegio, lo describí cómo "El hombre que atravesó el río", ya que tenía un gran poder de abrir los ojos de los niños hacia la poesía, hacia la cultura y el conocimiento”.


“Lo presenté en "Imbongi" y todas las personas se sorprendían ya que este tipo de poesía está hecha para hombres, aun así siempre quise agradecerle sus conocimientos”. 


-¿La naturaleza le ha servido en su poesía como una temática para unir lo tradicional con lo contemporáneo?


“Mis títulos son siempre sobre cuentería, sobre mitología. En ellos siempre están los animales, la naturaleza, el clima, el ser humano. Sin embargo, mis obras me permiten mostrar las problemáticas actuales de mi país o del mundo como los celos, ese sentido animal que tienen, la discriminación, toda esa teoría ancestral con ese gran conocimiento que deja ver en la contemporaneidad su valiosa sabiduría”.


-Usted no creía en su talento musical y en este Festival el público se ha emocionado mucho con su canto, ¿es cierto que está preparando un disco?


“Nunca creí cantar, cuando comencé a hacer cuentería me di cuenta de la voz que tenía y encontré en ella otro recurso”.


“No me gustó mi voz por mucho tiempo, no me atraía la forma en que cantaba, ahora mi voz es fácilmente reconocida en mi país, cuando me escuchan en radio saben que soy yo”. 


“Acabé de terminar la grabación de mi disco "La madre africana de Navidad", mi primer cd y en él incluí mucha música tradicional, saldrá próximamente a la venta”.


“Siempre he tenido el sueño de abrir un museo casa de la memoria en Hammarsdale, mi ciudad natal, para lo que grabaré en octubre próximo otro nuevo disco que incluirá "La canción de la esperanza", que es una de mis canciones insignia, esperando que aristócratas y empresarios se sensibilicen y me ayuden a recaudar los fondos”. 



¿Cómo llegó al teatro?

“El teatro me ha dado disciplina, la capacidad de volver mi trabajo más serio, más formal. También, me ha permitido interiorizar todas mis letras, ya no tengo que leerlas sino sentirlas”. 


“La poesía me llevó al teatro y el teatro me dio músculos para convertirme en una mejor poeta”. 




La poeta

Nokugcina Elsie Mhlophe, conocida como Gcina Mhlophe, es una poeta, dramaturga y música sudafricana que  nació el 24 de octubre de 1958 en Hammarsdale.


Esta autora, de madre Xhosa y padre Zulú, inició sus estudios en la Escuela Superior de Mfundisweni en Transkei, en 1979, y trabajó brevemente como empleada doméstica en Johannesburgo. 


Años después, la Universidad de Rhodes le dio la oportunidad de trabajar como periodista, su primer empleo “intelectual oficial”, como ella lo dice.


Mhlophe  se matriculó en un curso de cine para poder dedicarse a ser lectora  de noticias para la agencia Trust, Servicio de radio de las cadenas  BBC y ZBC en África.


Luego de varias décadas de creación poética, la autora llegó a establecerse como una actriz multilingüe, activista, poeta, dramaturga, compositora y directora teatral, inculcando la narración de cuentos con poesía. 


Su obra ha sido traducida a todas las lenguas oficiales de Sudáfrica, así como al alemán, francés, italiano, suahili y japonés.


Durante su carrera ha recibido galardones como el Radio Drama del Servicio BBC de África, el Primer Premio del Festival Fringe de Edimburgo, el Premio Josef Jefferson, y el Premio Obbie.