Cultural

Lácydes Moreno Blanco’s Legacy
El legado de Lácydes Moreno Blanco
Autor: Daniel Grajales
15 de Mayo de 2015


Este investigador de la gastronomía nacional se interesó por defender las tradiciones inmateriales, a través de la difusión de preparaciones en leña y ollas de barro.


Foto: Cortesía 

Lácydes Moreno Blanco, durante la ceremonia de entrega del Premio vida y obra del Ministerio de Cultura 2014.

"La cocina tiene muchas formas de expresión, de entenderla desde el punto de vista de la cultura. Una de ellas es un rito: cuando existía la familia, un concepto que ha desaparecido; se comía, se almorzaba y se desayunaba en la mesa familiar. Fue precisamente ahí donde nacieron los primeros conceptos del gusto y de la creación de las comidas nativas”.


Con estas palabras, Lácydes Moreno Blanco defendía la permanencia de las “cocinas tradicionales”, lugares de preparación de alimentos a los que dedicó más de tres decenios de investigación, los cuales se convierten en su principal legado, luego de su muerte, el pasado miércoles en la noche.


La ministra de Cultura de Colombia, Mariana Garcés Córdoba, aseguró que “Lácydes Moreno dedicó su vida a las cocinas tradicionales colombianas. Un intelectual a carta cabal, investigador de gran factura y un gran conversador. Sus aportes a la cocina tradicional colombiana han permitido preservar y valorar este incalculable Patrimonio Inmaterial de los colombianos”. 


Defensor de las cocinas tradicionales


El interés por la cocina nacional surgió en Moreno Blanco cuando era un niño, en su casa en Cartagena de Indias, donde relató que “tenemos una tradición de españoles, fue el primer puerto de América. Aunque después llegaron familias francesas y libanesas, con pequeñas influencias como el quipe, siguen siendo más fuertes las tradiciones españolas”.


El antropólogo culinario Julián Estrada Ochoa definió a este investigador como “el decano de la cocina colombiana” ya que “él fue la primera persona que escribió en este país de manera seria y preocupada por el conocimiento de nuestros fogones”.


Una de las conclusiones que Moreno Blanco compartió con este medio de comunicación, como forma de comprender la importancia de los “fogones tradicionales de las casas del país”, fue que “entre las constantes del hombre, desde que domina el fuego, ha estado el paso de lo crudo a lo cocido, es la revolución más profunda que ha realizado. A través del tiempo han permanecido las dos formas de comer, las guerras pasan, los cambios se dan, todo pasa, lo único perdurable es la cocina”.



Lácydes Moreno Blanco

Nació en Burdeos, Francia, hace más de 90 años, la fecha exacta no la quiso confirmar. 


Su crianza tuvo lugar en Cartagena de Indias, Colombia, ciudad en la que heredó las tradiciones gastronómicas de las mujeres afro que atendían a su familia.


Aun así, mucho del conocimiento práctico culinario lo adquirió gracias a que ejerció diferentes cargos como promotor de Relaciones Exteriores, trabajando en países como Cuba, Noruega, Japón, Jamaica, Checoslovaquia y Haití.


Entre las obras que demuestran sus tres decenios de investigación se encuentran: Palabras junto al fogón, Antología de viandas olvidadas y la Biblioteca básica de cocinas tradicionales de Colombia, publicada en el 2013 por el Ministerio de Cultura del país.


El pasado 2014 esta misma entidad estatal le otorgó el Premio vida y obra.