Violencia y Corrupción: gran tragedia nacional

Autor: José Alvear Sanín
18 junio de 2019 - 10:05 PM

Las guerrillas comunistas en Colombia siempre han ido tras la conquista revolucionaria del poder absoluto, para implantar aquí la dictadura del proletariado.

La Ceja

La simplificación y la superficialidad son tan atractivas para el pueblo como para la academia. Un ejemplo entre mil es la aceptación del relato de que la guerrilla, movimiento idealista, después de largos años de actuación se contaminó de narcotráfico, y que por eso sus jefes dejaron de ser revolucionarios para convertirse en mafiosos.

Lea también: Sancho Panza y la erradicación

Nada más alejado de la realidad. Las guerrillas comunistas en Colombia siempre han ido tras la conquista revolucionaria del poder absoluto, para implantar aquí la dictadura del proletariado. En esa supuesta fase inicial “idealista” recibían entrenamiento militar en Cuba, armas de la URSS y dinero de Moscú, porque el secuestro y la extorsión no siempre alcanzaban. ¡Vaya idealismo!

Por aquellos años sesenta, en Colombia no se cultivaban plantas alucinógenas. Cuando estas hicieron su aparición, las Farc encontraron en ellas dos elementos bélicos fundamentales:

1. Arma para la desmoralización y el envilecimiento personal y social de los odiados enemigos, los capitalistas e imperialistas “americanos”, y 2. Abundantes recursos para el sostenimiento de un movimiento que ya no recibía dineros soviéticos, por la caída de ese régimen.

Nadie ignora la colaboración entre los carteles colombianos y Fidel Castro, que cuando se vio cogido ordenó fusilar a los militares encargados del transporte de la droga de Medellín a Cuba y de la isla a los Estados Unidos.

Recuerdo los dichosos tiempos cuando en el Congreso colombiano solo había un narco, Pablo Escobar, suplente a la Cámara de un señor Ortega. Este tenía un directorio de garaje, que enviaba con frecuencia equipos de barrios populares a competir en Cuba, en aviones del gran narcotraficante, que, obviamente, cargaban algo más que a los ingenuos deportistas. Recuerdo con gran cariño a Cruz Helena, basquetbolista, que me informó de esos vuelos mucho antes del asesinato del general Arnaldo Ochoa y sus compañeros.

Poco a poco, las Farc pasaron de cobrar un “peaje” a los cultivadores, a convertirse en socios de los narcos, y finalmente aprendieron a cosechar coca en gran escala en los terrenos que arrancaban a la selva, hasta llegar a merecer el título de “el mayor cartel del mundo”, situación que se camufla dentro de la paz timo-santista, donde unos van al Congreso y otros siguen en el tráfico, pero como disidentes.

El boyante aspecto financiero del narcotráfico merece un adecuado estudio, porque nadie sabe cuántos millones de dólares ingresan a Colombia, ni cuál es la participación del gobierno cubano en esas “empresas”. La cifra de 14.000 millones de dólares, que avanza un experto como el coronel Plazas Vega, parece correcta, y además es estremecedora porque indica que esa sería la principal industria colombiana.

Pero  todavía es menos conocido el aspecto “bélico” de las drogas psicotrópicas. Estas se usaron con terrible éxito en la época más lamentable del Imperio Británico.  Los ingleses obligaron a los chinos, venciéndolos en dos guerras, a no obstaculizar el ingreso de opio al Celeste Imperio, que se convirtió en un inmenso consumidor de esa droga, lo que corrompió, debilitó y derrumbó ese país hasta extremos que explican el horrendo remedio maoísta, consistente en la eliminación, sin fórmula de juicio, de millones de adictos. Esa espantosa historia inspiró la vinculación del castrismo con los carteles. Contribuir a la degradación de la juventud norteamericana fue siempre prioritario para Fidel. He ahí el estupefaciente como arma eficaz de un poder fanático y obcecado.

En Colombia, primero hizo carrera la tesis de que exportar narcóticos a los Estados Unidos solo perjudicaba a los imperialistas gringos. Pero allí no paró la teoría, porque para destrozar el tejido social y facilitar el advenimiento de la revolución también sería conveniente aquí envilecer y enfermar al “enemigo de clase”. A esa concepción aterradora obedeció la sentencia infame que, tergiversando el concepto de “libre desarrollo de la personalidad”, estimuló la difusión del vicio. Al magistrado ponente de esa sentencia le manifesté personalmente que ese acto era inconstitucional, inmoral, inconveniente, corruptor de la juventud y que convertía a Colombia en un Estado al margen de la ley internacional. Esa fue mi última conversación con ese señor.

Lo invitamos a leer: El entramado del narcoestado

Si conociese a las dos magistradas que con la misma inspiración perversa están completando la obra disociadora, también les haría igual advertencia, porque siguen el libreto con que las Cortes, cooptadas por la camarilla criptocomunista, colaboran eficazmente en el plan revolucionario que avanza en el país, socavando lo que queda de su estructura moral.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

MARIO
MARIO
2019-06-19 15:34:56
Y agrego , cuanta droga es una dosis mìnima , cuanta necesita cualquier criminal para robar o asesinar , para cometer cualquier fechoría como sucede a diario .... si ademas están autorizados a cargar esa dosis y cuantas veces al dìa ? Habrá alguno de tantos criminales que antes del crimen no se haya drogado ? y no se justifique para luego muy orondo salga por que no es peligro para la sociedad ? Recordemos que el mismo estado les dio via libre y así la severidad de la ley le da casa por carcel y una palmada en la mano. Mario Arevalo.
Edgar
Edgar
2019-06-19 12:28:32
Cuando Don José Alvear S habla de el "magistrado ponente de esa sentencia".. debe estar refiriéndose, calculo yo tan mal pensado que se refiere a Carlos Gaviria. Creo firmemente que esa sentencia, la del "libre desarrollo de la personalidad" , tal como fué lanzada nos ha inundado de drogas desde los colegios de párvulos , las barriadas de arriba y abajo, los parques. Qué mísero legado. Y es claro que la guerrilla de las FARC tiene dos brazos: El armado y el político, ya instalado en el Congreso. De eso no cabe la menor duda.

Destacados

Director de la Unidad Nacional de Protección UNP, Pablo Elías González
Columnistas /

La UNP en la mira del clientelismo

Katerine Franco Cárdenas docente
Columnistas /

Pensar, convivir y comunicar

Hernando Orley García Vásquez
Columnistas /

Consenso

Educación antigua
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 16

Enrique Santiago
Columnistas /

Haciendo un personaje

Artículos relacionados

George Soros Juan Manuel Santos
Columnistas

Soros-santismo y castro-socialistas

Grupos de centro-izquierda actúan de manera coordinada, decidida, incesante, fanática, agresiva e implacable.

Lo más leído

1
Política /

Regalo de amor y amistad para Ramos

En toda una película de intrigas políticas y de angustias económicas se convirtió la renuncia de Jesús...
2
Columnistas /

Haciendo un personaje

Santiago confiesa que desde hace tres décadas colaboraba con las Farc en su papel de experto en...
3
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 16

En 1786, poco más de un siglo después de erigirse en villa, la población de Medellín urbana casi se...
4
Columnistas /

Pensar, convivir y comunicar

Un modelo educativo, de la institución que sea se debe preocuparse por enseñar a sus estudiantes a...
5
Cazamentiras /

¿Puede causar un incendio usar el celular en la cocina?

“No use celular en la cocina”, advierte un mensaje que circula por WhatsApp. En el Cazamentiras le...
6
Columnistas /

Consenso

Los dirigentes cuyo lenguaje incendiario comienza en plazas y micrófonos y termina en los cementerios,...