Una visión amarillista del catolicismo

Autor: Álvaro López Rojas
6 mayo de 2019 - 09:05 PM

“Se pueden decir cosas falsas creyéndolas verdaderas, pero la cualidad de mentiroso encierra la intención de mentir”: Pascal

Medellín

Álvaro López Rojas

Terminada de leer la última página del libro Sodoma de un escritor francés llamado Frederic Martel, queda una sensación de haber caído en la trampa amarillista de un personaje que por alguna razón pretende desprestigiar la Iglesia Católica y lo hace a partir de una especie de homosexualización generalizada del clero en la que no queda títere con cabeza. Curiosamente, en medio de señalamientos y acusaciones sin fundamentos serios, el único que no es marica es el papa Bergoglio, al que en algunos pasajes del libraco lo ensalza como el gran salvador de la Iglesia, aunque en alguna parte lo describe políticamente como peronista. ¿Disimulo?

Lea también: Un buen pastor para el rebaño

No es el propósito actuar de abogado de oficio. La Iglesia no puede ser perfecta porque está compuesta, diseñada y dirigida por seres imperfectos, y el Vaticano es un centro importantísimo de poder político y económico. Alguna vez un sacerdote amigo decía que el sacerdocio era una de las formas más expeditas para ascender socialmente, refiriéndose a los muchos que entran a los seminarios por arribismo, más que por vocación. Si vamos al meollo del asunto, puede haber más conveniencia que sexo en las razones que llevan a una persona a abrazar el compromiso de la ordenación.

El autor analiza desde su óptica la gestión de los últimos pontífices, desde Juan XXIII, y a casi todos los vuelve trizas con el argumento de que son homosexuales o apoyan y fomentan camarillas de dignatarios y sacerdotes igualmente homosexuales, creando unas especies de mafias que desdibujan la esencia del catolicismo. A Ratzinger, después de reconocerlo como uno de los grandes teólogos actuales y como un asceta que cumple con sus votos, lo saca a empellones del armario que parece nunca ocupó, aduciendo que tiene un secretario de una buenamozura notoria y que debe ser su amante.

Trivializar de esa manera los conflictos internos de la Iglesia Católica, es un despropósito. Reducir asuntos tan serios como la Teología de la Liberación, la implementación de Vaticano II o la confesionalidad política de la jerarquía eclesiástica a una vulgar lucha sexual, es desconocer la situación de las comunidades eclesiales de América y el gran poder que ejercen comunidades como la de los jesuitas o el Opus Dei; es negar el gran divorcio que hay entre la lejana dictadura del Vaticano, con la situación y posición de clase de nuestros religiosos que piensan, y piensan diferente.

Le puede interesar: Ante los designios de Dios, respeto

La iglesia particular de Medellín queda muy mal, a partir de los ataques contra el cardenal López Trujillo, de muy poco grata recordación, llegando a sostener que nuestra catedral es un sitio de prostitución. En un proceso judicial, por lo menos el noventa por ciento de las pruebas que trae el autor, serían rechazadas, pues meros dichos de prostitutos y curas resentidos, no darían para mucho. La Iglesia tiene problemas más serios que los traídos en el libro, en cuyas páginas el autor trae una oportuna cita de Pascal: “Se pueden decir cosas falsas creyéndolas verdaderas, pero la cualidad de mentiroso encierra la intención de mentir”.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-05-07 11:31:55
Pues claro que han habido casos de curas marica, como en todo gremio. Lo que pasa es que es más notorio en una entidad como la Iglesia Católica, por estar expuesta diariamente a la lupa de la sociedad, porque es una entidad que debería ser ejemplo de celibato. Pienso que por eso es muy notorio cualquier caso, en contraposición a otros gremios.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

La santidad de un papa
Columnistas

La santidad de un papa

No es justo que miremos la figura del Papa desde la perspectiva de los enfrentamientos intestinos, ni desde la simplista consideración de la propia simpatía que se...

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Ciencia /

10 fenómenos físicos que las teorías clásicas no supieron explicar

Este 14 de marzo se cumplen 139 años del nacimiento de Albert Einstein, en Ulm (Alemania), en 1879, uno de...
3
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...
4
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
5
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...