Una justicia sin tapabocas

Autor: Invitado
22 junio de 2020 - 12:02 AM

Estas funciones son abiertamente contrarias a la Constitución y a la Ley, por cuanto le desconocen públicamente el debido proceso, la presunción de inocencia y la dignidad a las personas allí señaladas

Medellín

Por José Ricardo Mejía Jaramillo

 

 

“De todo lo escrito no amo sino lo que se ha escrito con sangre;  escribe con sangre y comprenderás que la sangre es espíritu”.

 

                                                                     Federico Nietzsche

Ver de nuevo al fiscal, al procurador al contralor en su tercera rueda de prensa conjunta, resulta ser un verdadero espectáculo. Sí, un verdadero y triste espectáculo.

Sólo les falta vestir esos trajes propios de los súper héroes. Les falta volar, aparecer y desaparecer súbitamente, como algunos de aquellos.

Le puede interesar: Las injusticias latentes a propósito del caso de Aníbal Gaviria

Pero un ciudadano serio, con formación y rigor, ¿qué debe preguntarse sobre estas presentaciones tan taquilleras?

¿Son necesarias estas funciones? ¿Por qué las realizan? ¿Son ajustadas a la Constitución y a la Ley? ¿Es verdad lo que estos funcionarios dicen en ellas? ¿Los servidores públicos señalados sí habrán cometido alguna falta? 

¿Si es ético realizar este tipo de funciones y someter al escarnio público a tantas personas a la vez; personas que no tienen ninguna oportunidad de defenderse ante esa misma audiencia que ve cómo los destrozan moralmente? 

¿El fiscal, el procurador y el contralor si podrán garantizarles a los señalados allí investigaciones imparciales y justas? ¿Alguno de estos súper héroes habrá leído, por casualidad, los consejos de El Quijote a Sancho antes de ir a gobernar su ínsula?

Las respuestas que ese mismo ciudadano serio encontraría en un escenario mínimamente académico seguramente serían estas.

Estas funciones son absolutamente innecesarias. Sobran. No le hacen bien a una sociedad civilizada. Las hacen para aumentar el nivel de aprobación de una opinión pública que los desconoce y no les cree. Son abiertamente contrarias a la Constitución y a la Ley, por cuanto le desconocen públicamente el debido proceso, la presunción de inocencia y la dignidad a las personas allí señaladas. 

Lo que se afirma en ellas, aún no se puede decir que sea verdad, por cuanto la investigación no ha permitido aún refutar esos cargos que en muchos casos provienen de opositores que hace poco perdieron las elecciones. 

A esta altura, no se sabe a ciencia cierta si las personas señaladas públicamente cometieron o no alguna falta, y por eso duele tanto a la justicia ese espectáculo macabro al que quieren acostumbrarnos. 

No es en absoluto ético el comportamiento de estas altas personalidades, pues a ninguno de ellos, seguramente, les gustaría ser tratados así. Es imposible que esos funcionarios garanticen, de manera objetiva, investigaciones serias e imparciales en el futuro, y seguro tampoco se declararán impedidos. 

Es imposible que alguno de estos señores haya leído al ingenioso Hidalgo. De haberlo hecho, seguramente su corazón estaría centrado en la grandeza que brota, cuando de hacer justicia se trata, de la serenidad y la prudencia.

Es triste tenerlo que aceptar. Pero los líderes de los órganos de control están infectados de una peste peor que la covid-19 y, lo más lamentable, es que esa peste ya lleva 29 años propagándose entre nosotros y no se vislumbra  vacuna ni tratamiento. Ni siquiera tapabocas usan. Apenas intentan lavarse las manos.

Le puede interesar: Suspensión de Aníbal Gaviria viola tratados internacionales

Un par de preguntas finales vendrían bien: ¿Saben quién va a pagar, dentro de 10 o 15 años, las indemnizaciones a los servidores públicos de elección popular separados arbitrariamente de sus cargos por nuestros súper héroes?  ¿Saben cuál de esos súper héroes va a responder por esas arbitrariedades?

CODA: 

Una. El Congreso aprobó la cadena perpetua para violadores de niños. Yo solo aprobaría esa drástica sanción cuando sean los funcionarios públicos corruptos, los que se roban los recursos de la vivienda, la salud, la educación y el bienestar de esos niños, los primeros en dar ejemplo, imponiéndosela a ellos mismos. Eso sí, siempre respetándoles sus derechos constitucionales y legales.

Dos. Una precisión. Soy abogado, defensor por vocación. Ya no ejerzo la profesión de manera contractual. Sólo de manera excepcional y oficiosa. Con mi aparición en medios y redes, no estoy ofreciendo mis servicios.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Jairo Alberto
Jairo Alberto
2020-06-22 15:53:56
Dr : LO que usted comenta en su columna no admite discusion , el poder judicial en Colombia es un desastre , se viene hablando de reforma a la justicia desde comienzo del siglo pasado ; constain en su libro Alvaro Gomez ,enumera como Laureano Gomez pedia en aquellos tiempos , el poder judicial debe reformarse , el libros de la postcolonia y post independencia se trata tambien este algido tema , Colombia no tendra paz , no desapárecerala corrupcion hasta el dia que no exista una reforma radical y funcional de esta rama de poder , se ha dicho y se comprueba es una justicia de conveniencia y politizada ,los puestos de las altas cortes son asignados por meritos son adquiridos por diferentes medios ,porque existe una exclusividad de nombramietos de abogados que son egresados de contadas universidades capitalinas , señores no exite paz , ni nuestro pais saldra de este subdesarrollo si no existe esta reforma

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Mundo Fantástico /

Daniela Abad Lombana entre lo íntimo y lo secreto

Daniela Abad Lombana, quien nació en Turín, Italia, en 1986, ha contado parte de la historia reciente de...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
4
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
5
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
6
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras