Una extraña decisión

Autor: José Gregorio Hernández Galindo
5 octubre de 2019 - 12:03 AM

 Es muy peligroso el precedente, porque, si un niño puede lograr sin dificultad ese efecto, mucho más una persona mayor, que simplemente se presente al notario y le diga que ya no está cómoda con su sexo y su nombre.

Bogotá

José Gregorio Hernández

En extraña sentencia, la Corte Constitucional dijo proteger los derechos fundamentales de un niño de 10 años que quería cambiar de sexo y de nombre y ordenó al notario correspondiente que, sin necesidad de prueba o certificado médico alguno -solamente por la manifiesta voluntad del menor-, modificara los datos del registro civil de nacimiento, con sexo y nombre diferentes.

Lea también: La autonomía universitaria

Sostuvo la Corte que en el ordenamiento jurídico colombiano "no existe un mecanismo notarial para la modificación del elemento sexo del estado civil de los menores de edad y que esta omisión es consecuencia del incumplimiento de las obligaciones que tiene el Estado de garantizar y proteger el desarrollo de la identidad de las personas, el cual se refuerza en los casos de los menores de edad, que son sujetos de especial protección constitucional".

Dijo también que “(…) la protección de las diversas manifestaciones de la identidad de género no puede estar sujeta a pruebas médicas, legales o administrativas dirigidas a demostrar o ratificar esa identidad. Por el contrario, el respeto y la protección de esas manifestaciones debe activarse cuando se advierte la decisión libre y autónoma de los individuos.”.

Discrepamos de la decisión de la Corte. En primer lugar, resulta incomprensible que la sola petición de un niño, que todavía no tiene la capacidad de ejercicio ni goza de la aptitud necesaria para entender los efectos de sus actos, sirva para modificar, sin prueba objetiva alguna, los datos de un documento público como el acta de registro civil en materia tan delicada como el sexo al cual pertenece y su nombre.

No se entiende cómo la Corte exige al notario que proceda en el sentido indicado sin un certificado médico o prueba científica que demuestre cuál es en realidad el sexo del menor. Solamente, en criterio de la Corte, es basta que el niño diga que se siente hombre o mujer -con independencia de lo que resulta de su configuración corporal- y por ese sentimiento cambia automáticamente su identidad, su sexo y su nombre.

Le puede interesar: Acuerdo de paz: errores en serie

Por otro lado, es muy peligroso el precedente, porque, si un niño puede lograr sin dificultad ese efecto, mucho más una persona mayor, que simplemente se presente al notario y le diga que ya no está cómoda con su sexo y su nombre, que su "sentimiento" la lleva a cambiarlos, y que solamente con su aseveración -sin proceso ni orden judicial- se modifique el registro civil. ¿Qué pasa con los documentos de identidad? ¿Con los registros que existen sobre esa persona ante autoridades administrativas y judiciales? ¿Con sus compromisos contractuales? ¿Con los antecedentes penales, disciplinarios o financieros? ¿Y cuántas veces podrá hacer lo mismo, pasando de un sexo a otro?

Compartir Imprimir

Comentarios:

Bertha Lucía
Bertha Lucía
2019-10-07 10:48:18
Yo también considero que a esa decisión se llega más con ayuda de la familia y del psicólogo, que con un parte médico. Muy duro que se le obligue a alguien a avanzar con la emergencia puesta porque desde fuera nos parece que no tiene aún poder de decisión. Ahora, sobre los antecedentes de identidad, penales, en la Dian y Datacrédito, si falta mucha claridad... me pudieron a dudar de mi verdadera orientación sexual!!!
Fernando
Fernando
2019-10-06 09:36:23
Estamos locos, Lucas. Y asi es como nos gobiernan. Valga de ejemplo las fotos que llevo Duque a la ONU. Y eso que provenian de la "inteligencia" militar. No hay con quien.
Edgar
Edgar
2019-10-06 08:48:49
Lo acotado por el Doctor José Gregorio es, por lo menos, increíble, pues aquí la Corte Constitucional quedó mal parada. Simplemente un niño no tiene,óigase bién ,no tiene la madurez como para tomar tamaña decisión. A duras penas un adulto, no todos, tendrían esa capacidad. Se les fueron las luces y no se dan cuenta.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Daños al edificio del Icetex
Columnistas

La protesta y su abuso

La violencia, el abuso, el bloqueo de vías, el perjuicio a la comunidad, la amenaza y la agresión contra los ciudadanos, la destrucción y la obstrucción... no...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
4
Cazamentiras /

¿Puede causar un incendio usar el celular en la cocina?

“No use celular en la cocina”, advierte un mensaje que circula por WhatsApp. En el Cazamentiras le...
5
Palabra & Obra /

El extranjero, una metáfora del absurdo

Meursault como símbolo del descalabro de la razón y del sujeto
6
Europa /

 La remota isla de Santa Elena recibe su primer vuelo comercial

El cayo perteneciente al territorio de ultramar británico cuenta con reconocimiento histórico debido a...