Truchimanes, triquiñuelas y marrullas

Autor: Alberto Morales Gutiérrez
4 mayo de 2019 - 09:32 PM

Quedó expuesto allí todo ese manto de perversidad que identifica a las prácticas de la mano dura y el corazón grande.

Medellín

Alberto Morales

El espectáculo del señor Macías y sus secuaces del Centro Democrático, el Mira, Colombia Justa Libre y los sectores más retardatarios del Partido Conservador, actuando ellos bajo la siniestra coordinación del senador Álvaro Uribe, para impedir a toda costa que las mayorías de esa corporación derrotaran las objeciones de la “Presidencia” del señor Duque a la Jurisdicción Especial para la Paz, quedará grabado en la memoria de los colombianos como una muestra aterradora e incontrovertible del escandaloso nivel de envilecimiento al que ha llegado el ejercicio de la política en nuestro país.

Lea también: El factor Macías

Quedó expuesto allí todo ese manto de perversidad que identifica a las prácticas de la mano dura y el corazón grande: la mentira institucionalizada, las triquiñuelas y marrullas exhibidas sin escrúpulos, los ardides y artimañas de la más baja factura.

Los votos que se venden sin vergüenza fueron integrados de igual manera a ese bochorno y, ¿cómo iba a faltar? el golpe físico de Uribe - el macho Alfa - sobre la humanidad del senador Lidio García porque pidió una moción de suficiente ilustración para proceder a votar.

¡No se ahorraron nada para hacer explícita la degradación!

Es evidente que en ese forcejeo absurdo se cometieron múltiples delitos sobre los que ya existe una clara jurisprudencia. Las “avivatadas” de quienes huyeron de la sala no obstante haber manifestado como iban a votar, tienen sanciones de ley que son taxativas. El deplorable presidente del Senado y su secretario generaron obstrucciones y componendas decididamente ilegales y ni que hablar de las maniobras del fiscal y de los ministros, repitiendo argucias que ya han pasado por sanciones penales.

Fuimos pues espectadores de cómo, a la manera de una manguala de delincuentes, un grupo de legisladores en gavilla y auspiciados por el presidente de la República, pretendían imponer su voluntad en contra de las decisiones de las mayorías.

Y en el camino de su actitud irracional, arrasaron con todo lo que significaba la dignidad de la actividad parlamentaria, entendida como ese respeto, esa estima, esa calidad humana que deberían exhibir quienes están ahí representando los intereses de sus electores. Se supone que quienes llegan a esas posiciones han de tener conductas irreprochables.

En el pasado, el parlamento no era una institución sino un acontecimiento que tomó forma por el remoto siglo XIII, como un mecanismo desarrollado por los reyes medievales para que sus “súbditos les ayudaran a gobernar”. Ya para el siglo XVIII, cuando en Inglaterra se establece la soberanía parlamentaria, el acontecimiento se institucionalizó y hoy se ha generalizado en la vida republicana de las naciones. Con reglas del juego claras, con una oposición a la que se le respetan los derechos y con un riguroso apego a la ley, los parlamentos son expresiones destacadas del avance de la civilización. No en este país desgarrado y envilecido, a quien una caterva de enajenados pretende sepultar en la violencia.

¡No pasarán! Ellos son la decadencia.

Le puede interesar: El teatro del absurdo

La sociedad está entendiendo que solo sirven a sus intereses, que no representan a nadie, que solo se representan a ellos mismos. La sociedad es más inteligente y sabrá tomar las decisiones que demuestren que todo este desespero hace parte de su estertor. Seremos capaces de recoger de entre los escombros de la ética pisoteada, la fuerza de nuestra propia dignidad.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

LUIS
LUIS
2019-05-06 08:56:07
El lenguaje de odio del señor Morales, le impide razonar. Con tal de insultar no le importa la inteligencia del lector.Pretende inyectar su ideología por el simple poder que le da su columna. Y luego con toda seguridad nos puede hablar de amor, sin sonrojarse.
Juan
Juan
2019-05-05 13:08:25
Desde su origen, este proceso está basado en los mismos sistemas descritos, a que no se aceptó el resultado del plebiscito.
Román
Román
2019-05-05 12:03:59
Quienes serán las basuras que quieren imponer la absoluta impunidad. O te parece poco el descarado atropello a las victimas?.
Arturo
Arturo
2019-05-05 12:02:09
Estamos muy mal, si lo que acabamos de leer, proviene de lo mejorcito que tiene el periodismo crítico. Qué tal que el Presidente Duque hiciera lo que hizo hasta la saciedad su antecesor, dar mermelada a dos manos, pues sencillamente tendríamos un Congreso "arrodillado" ante las objeciones. No existe oposición. No existe afán de hacer la Paz. Sólo necesitan el caballito de batalla para pedir contratos y puestos de modo insaciable; y nosotros creyendo que están defendiendo la paz. Horror!
Said
Said
2019-05-05 11:22:50
Creo que el Periodista ha colocado sus opiniones personales ya que desde el titulo del Articulo se nota que es de la oposición del actual Gobierno. No comparto esta publicación.
Luz Miriam
Luz Miriam
2019-05-05 09:49:46
Totalmente de acuerdo con el señor Orlando
orlando
orlando
2019-05-05 05:10:07
De o mejorcito que tiene el periodismo crítico. Felicitaciones

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Palabra & Obra /

Sobre Stefan Zweig y el libro de la vergüenza

Magallanes, libro que le demandó casi dos años hacerlo, fue su gran homenaje a América del Sur, aunque...
2
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
3
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...
4
Palabra & Obra /

Canillita

Los niños que desempeñan trabajo infantil están sujetos a toda clase de maltratos y vejaciones, por...
5
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
6
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras