Talar sin sentido

Autor: Santiago Ortega
8 febrero de 2020 - 12:04 AM

¿Qué le falta a Envigado, el municipio con mejor calidad de vida del país, para convertirse en un ejemplo de sostenibilidad? Ganas y decisiones valientes.

Medellín

Hay árboles que toca talar. Algunos porque representan un riesgo, otros porque necesitamos madera, y otros porque debemos cultivar comida, construir vivienda o hacer proyectos de infraestructura. Pero hay árboles que no se deben talar, ya sea porque hacen parte de ecosistemas sensibles que se deben proteger, porque son fundamentales para sostener otras especies, o porque nos prestan servicios.

Lea también: Insatisfacciones electorales

Sean de cualquier especie, los árboles urbanos tienen un valor social inmenso: generan sombra, bajan la temperatura, hacen más atractivos los barrios, atraen fauna y, aunque suene a poca cosa, generan cariño entre los vecinos. Este valor social es lo que explica que desde hace más de un mes un grupo de personas esté acampando al lado del Túnel Verde. Buscan protegerlo después de que Braulio Espinosa, el alcalde de Envigado, ordenara talar sorpresivamente el 4 de enero, después de comprometerse días antes a abrir el diálogo ciudadano.

Alguien podría creer que estos vecinos son “vándalos pagados por las mafias del transporte para evitar Metroplús”. Sin embargo, la realidad es más simple y probablemente más aterradora para un mandatario: estos ciudadanos no creen en las promesas de los gobiernos y se sienten con poder para cambiar su ciudad.

Los vecinos del Túnel Verde no se oponen al Metroplús, todo lo contrario. Están convencidos de que es posible conservar los árboles y el sistema de transporte al tiempo con diseños más sostenibles. Han querido construir conjuntamente la solución, sin ser escuchados.

Más allá de los sentimentalismos locales, talar el Túnel Verde no tiene sentido. Los árboles no le estorban al Metroplús, sino que hay que tumbarlos para para ampliar la calzada para mantener un carril adicional de carros. Sí vamos a tener un sistema de transporte masivo, ¿Para qué vamos a fomentar la movilidad en vehículo particular? Un carro más es un usuario menos de transporte público.

Daniel Quintero, alcalde de Medellín, dice que no habrá una ampliación de la calzada en el tramo entre la Frontera y la Aguacatala. Ampliar la avenida El Poblado más adelante en la Milla de Oro es imposible. Sí o sí, la avenida se va a reducir con el proyecto. Tener escasos 800 metros más de doble calzada para vehículos en el túnel verde no trae ningún beneficio en movilidad.

Adicionalmente, así el Túnel Verde se talara hoy, todavía no sabemos cuándo pasará el Metroplús. Las obras del intercambio en Aguacatala no están contratadas, y no hay financiación para el desarrollo del corredor y la compra de los buses. Pareciera que el afán por talar fuera únicamente para ejecutar contratos, en vez de destrabar un proyecto.

Por si esto fuera poco, los estudios de demanda de Metroplús son del año 2003. Basado en ellos se escogió la tecnología (BRT) y se diseñó el sistema. Pero basta recordar como eran Envigado y Sabaneta hace 16 años, para entender que teníamos ciudades totalmente distintas, y hoy probablemente necesitemos otro tipo de soluciones.

Después de 7 años de pulsos, el tema del Túnel Verde se convirtió en una contadera de árboles. Así, el proyecto no tiene futuro. La única forma de quebrar esto es con un planteamiento nuevo, ajustado a nuestra nueva realidad. La lucha contra el cambio climático nos exige transformar nuestro modo de vida, y las ciudades son fundamentales para hacerlo. Después de décadas de errores planeando pensando en los carros, nos dimos cuenta que nuestras ciudades deben ser pensadas para las personas.

Esto lo entendieron Nueva York, Londres y Oslo, pero también Montería (que se planea en torno al Río Sinú) y Amalfi (que tiene unos índices de uso de la bicicleta asombrosos). El mismo Medellín definió en su POT que el peatón es el agente más importante de la movilidad.

Le puede interesar: Trascendiendo el pico y placa

¿Qué le falta a Envigado, el municipio con mejor calidad de vida del país, para convertirse en un ejemplo de sostenibilidad? Ganas y decisiones valientes. Conservar el Túnel Verde es mandar un mensaje contundente, para luego para llenarse de redes camineras, más árboles urbanos, ciclorrutas y transporte público de primer nivel. Hace 7 años, plantear una ciudad caminable donde se desincentivara al carro particular sonaba a locura. Hoy, tener una ciudad así es una urgencia.

Esperemos que, en estos tiempos de planes de desarrollo, el alcalde Braulio sea capaz de ver su oportunidad histórica.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Continuidad
Columnistas

Continuidad

El éxito de Medellín radica en haber sido capaz de apostarle a la continuidad de los proyectos de ciudad

Lo más leído

1
Columnistas /

América antes de Cristóbal Colón

El centro del mundo es cualquier sitio del planeta, donde los seres humanos hayan empezado a reorganizar...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Religión /

Somos los discípulos de Emaús

Homilía sobre la fe en la resurrección en tiempos de pandemia, a propósito del diálogo de Jesús y los...
4
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
5
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
6
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.