Si las casas marcharan

Autor: Mariluz Uribe
3 diciembre de 2018 - 09:02 PM

Es de mucha importancia la educación de las madres, más que la de los hijos, porque si la madre tuviera educación, ella sería la educadora de sus hijos. No la victimaria.

Si las casas marcharan bien, los países marcharían mejor. ¿Lógico, no? Una cosa trae la otra, y todo tiene sus consecuencias, buenas o malas.

Pero parece que estuviéramos en un mundo donde la gente se está ocupando, de su trabajo, claro, de la política, de los vecinos de la “Nube” o de la casa que sigue, del planeta Marte, en fin de todo menos de su propio Hogar, así que es imposible que algo marche como debe.

Lea también: Nos tocó aprender educación

Si hasta los hijos, esa parte tan bella e importante del hogar, ya no están en él sino en una “guardería”, un lugar donde los guardan como su nombre lo indica, quiere esto decir que viven o que sobreviven. Recuerdan las noticias que han aparecido respecto de algunos “hogares” para niños, donde los amarran a todos en una cama, donde los golpean y para que hablar de los etcéteras.

Las casas, por lo común, marchan mal, y las parejas y las familias, los presupuestos, el “estado mayor”, y por lo tanto los hijos.

El mundo anda mal. Que otra explicación hay de que el mundo sea cada vez peor. Y seguirá andando así, porque son muy pocos los que creen que ese engranaje tiene importancia.

Nos han dicho mucho que la célula de la sociedad es la familia, pero olvidamos que si hay una célula podrida se pudre el cuerpo.

Lo importante no es decirlo sino enseñar COMO se hace para que no se pudra, para que sane, para que funcione bien.

Eso es lo que han venido tratando de enseñar unas damas llamadas las “mejoradoras del hogar”, en medio del recelo de la gente que detesta que la mejoren y que prefiere permanecer cómodamente replantigada en sus viejos malos hábitos, como el que estaba sentado en el hormiguero y le daba pereza pararse aunque lo estaban picando duro… habría que quitarse los calzones, sacudirse e ir por otros, pero si son cachonas se agarran duro y habrá que quitárselas una por una, es el problema también con los cachos. ¿Ya saben de dónde salió el término, no? Los vikingos como Olafo se ponían su gorro de cachos para ir a la guerra o al trabajo, cuando se iban a “mujerear” tenían que dejar su defensivo gorro colgando de la puerta de las Casas de Citas.

Numerosas voluntarias de la Cuarta División de “Bienestar Familiar” fundado por Cecilia Caballero de López, trabajan en mejorar los hogares, para proporcionar verdadera ayuda a las mujeres más necesitadas de ella: Pues es de mucha importancia la educación de las madres, más que la de los hijos, porque si la madre tuviera educación, ella sería la educadora de sus hijos. No la victimaria.

Y no existiría el problema actual de la infancia abandonada, al tener que recoger a los chinos, medio enseñarles y medio mantenerlos en un establecimiento que no es su medio natural porque no es su hogar.

¿Qué clase de “hombres del mañana” se puede esperar de unos niños que no han tenido padre y que escasamente han tenido madre?

Claro que la educación ideal de la madre debía ser anterior a la maternidad, para que entre otras cosas la maternidad estuviera limitada al matrimonio.

Pero ya que estamos ante el hecho actual de la madre “cruda”, que puede ser una adolescente sin marido y sin educación, hay que dársela a los hijos, y ojalá a ellas. Y enseñar a los señores que todo acto tiene sus consecuencias. Acabo de oír en la radio que un padre abusaba de sus tres hijos, y sin ir más lejos al menor ya le había pegado una venérea.

Le puede interesar: Planeación familiar ¿u otro paseo?

Y qué tal cuando vemos todas las noches en TV los niños que presentan para ser adoptados. ¿Será que muchos hombres siguen creyendo como en las épocas primitivas de matriarcado, que ellos no tienen nada que ver en la producción de un hijo? ¿Qué le diría Adán a Eva cuando está engordó de Caín, Abel, Set? –“Eso te pasa por andar con la serpiente” (?)

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Martha Roesler, limpiando las cortinas
Palabra & Obra /

Arte y tragedia

Llanos Orientales
Palabra & Obra /

Llanura, soledad y viento, una forma más benigna de mirar la selva

Flor de loto
Palabra & Obra /

Cabeza de novia

Corazón borrado
Palabra & Obra /

Corazón borrado: para tomar decisiones correctas

Germán Poveda
Ciencia /

Seis propuestas de los científicos para el MinCTI

Artículos relacionados

¿Cómo hacer ahora un plan de vida?
Columnistas

¿Cómo hacer ahora un plan de vida?

¿Qué es lo que hay que tener en cuenta, lo que se quiere, o lo que se puede, según las circunstancias?

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

El caso Elejalde-Guerra, la agitada política en Bello y la encuesta en el CD para la Gobernación de...
2
Columnistas /

Carta de un examor

Tu madre me escribió, pero no leí la carta, pues la primera frase me pareció muy rara diciendo que...
3
Columnistas /

Medellín: SOS por el aire

La Alcaldía de Medellín remitió a los ciudadanos un decálogo de lo que debemos hacer para aguantar la...
4
Columnistas /

Régimen simple y el Contrato realidad en materia laboral

La simplificación se constituye como una medida dirigida a superar los bajos índices de recaudo bruto...
5
Columnistas /

¿Sí al fracking?

En nuestro país, el país del Sagrado Corazón, donde se delimitan los Parques Naturales y los Páramos...
6
Urbanismo /

Medellín, una ciudad aplazada

Una ciudad renovada, sostenible y equilibrada era lo que se pretendía lograr con la aprobación del Plan...