Salud para la salud

Autor: La Urna Abierta
30 abril de 2019 - 10:01 PM

Al implementarse la ley 100 de 1993 ha traído no pacientes, sino dinero, y una deshumanización naturalizada en todo el sistema

Medellín

Juan Manuel Castañeda*

Si buscamos la definición de Salud nos vamos a encontrar con lo siguiente: Estado en que un ser u organismo vivo no tiene ninguna lesión ni padece ninguna enfermedad y ejerce con normalidad todas sus funciones. Pero ¿qué dice en nuestra constitución?, artículo 49: “La atención de la salud y el saneamiento ambiental son servicios públicos a cargo del Estado. Se garantiza a todas las personas el acceso a los servicios de promoción, protección y recuperación de la salud. Corresponde al Estado organizar, dirigir y reglamentar la prestación de servicios de salud a los habitantes y de saneamiento ambiental conforme a los principios de eficiencia, universalidad y solidaridad. También, establecer las políticas para la prestación de servicios de salud por entidades privadas, y ejercer su vigilancia y control. Así mismo, establecer las competencias de la Nación, las entidades territoriales y los particulares, y determinar los aportes a su cargo en los términos y condiciones señalados en la ley. Los servicios de salud se organizarán en forma descentralizada, por niveles de atención y con participación de la comunidad. La ley señalará los términos en los cuales la atención básica para todos los habitantes será gratuita y obligatoria. Toda persona tiene el deber de procurar el cuidado integral de su salud y la de su comunidad.”

Todo suena sumamente altruista que, pasando a lo fáctico, al implementarse la ley 100 de 1993 ha traído no pacientes, sino dinero, y una deshumanización naturalizada en todo el sistema, empezando por historias de quienes tienen Sisbén nivel 1 que, al solicitar una cita médica se convierte en una odisea para obtenerla, o de quienes, en lo más básico de prevención como un control hipertenso, se les demora más de 5 meses en obtener su chequeo, perjudicando así su bienestar. Ni hablar de aquel colombiano del común que tienen EPS o Sisbén, quienes esperan una cita con un especialista para que al cabo de 6 y 8 meses tengan su anhelada cita que puede depender su vida, o los que esperan operaciones de alto riesgo. Es paradójico que en los sistemas de salud donde deba haber mayor humanidad, lo que hay es una deshumanización y un cumplir por cumplir ante una verdadera prevención para que se pueda salir de un atraso, pues aquel que pueden tratar de manera adecuada, quien quita que tenga la cura para alguna patología que afecten a diario a esta humanidad.

Lea también: Otra vez con la penalización de la dosis personal

Lo aberrante del caso, es aquella ley 100 en la cual: “garantizan cobertura, eficiencia en los canales de atención y sobre todo practicidad”, pero no mencionan que se convirtió un negocio cuyos administradores son las EPS, quienes obtienen mayor ganancia mientras inviertan menos en sistemas de salud, generando ese caos moral, aunque ya no tanto; perdieron la vergüenza y, parece que entre más se niegue cobertura en estudios especializados y más trabas se implementen, mayor beneficio se obtendrá del sector salud.

Ya se sabe porque los tiempos tan extensos, y por qué los mil y un trámites para una cirugía de alto riesgo, o un examen de alto impacto, o un medicamento de carácter urgente. Por lo menos si hubiera un buen uso de esa prevención, como si lo hay en países como: Japón, Finlandia, Suecia, Noruega, (por demás ejemplos), y se piense en pro de la gente, de ese colectivo, se podría alegrar y traer progresos a muchas personas; en consecuencia, un cuerpo enfermo, es un cuerpo que va perdiendo lucidez y sobre todo motivación. Hoy en Colombia muchas enfermedades son perfectamente curables, lastimosamente nuestro sistema de salud ha traído más pesares que aires de cambio, todo derivado en aquel imperativo del dinero.

Ahora ante la deshumanización, los médicos entran en ese sistema de salud mal manejado por nuestro estado, parecen no cambiar realidades, ceñirse bajo lineamientos de cada entidad de salud donde laboran, como en una rutina (citas) de 20 minutos, apenas alcanzan a ver al paciente y, “un computador” tiene la receta para ese “dolorcito de cabeza, para esa opresión en el pecho, para ese dolor de estómago y para esas articulaciones,” como a la hora de mandar exámenes, se hacen los de la vista gorda para no revisarlos, y decir que, (ante lo difícil que es acceder a una cita médica), hay que pedir una nueva para la revisión de ellos, ¿cuál es la pasión por ayudar a la gente?, pues muchos lo expresan cuando escogen dicha carrera, pero en nuestro contexto y en suma, la salud no goza de buena salud. Un sistema inequitativo y con prioridades, donde el que posea más, tiene mejor capacidad para recibir la atención oportuna, y donde el no tan afortunado ya la salud pasa a ser esa metafísica donde la fe es una lucha diaria y constante.

En contexto:

¿Qué pasa con nuestra salud? R/=

  • Una especie de privatización que pone trabas al sistema y ya el paciente no hay que curar en definitiva.
  • La upc se determinó que se fijaba sólo con la información de las EPS.
  • No se definieron qué eran los costos de administración.
  • No se definió de dónde salía la ganancia.
  • No se creó un sistema de auditoría pública, (lo que dijeran las eps)
  • Sólo el revisor fiscal de cada eps determina que está bien o que está mal, es decir, una acto corrupto y vil de frente, si lo hago malo, yo considero que no porque mi patrimonio es el que quiero mantener con los indicadores y los recursos ofrecidos.
  • Las autoridades no pueden tener datos propios diferentes a los de las eps.
  • No se le limitó el objeto social. Y en qué lo justificaban, que todo iba a salir bien; ellas mismas se autorregulan y se juzgan que bien o mal están haciendo, y como vivimos en un mundo de eufemismos, la libre competencia del mundo globalizado, unos se vigilan a los otros, y el que observe que la eps hace mal las cosas, las personas se van, porque en el mercado somos libres y tenemos libertad de elección.

Le puede interesar: Blanco o negro en la consulta anticorrupción

https://www.elmundo.com/noticia/Blanco-o-negro-en-la-consulta-anticorrupcion-/374512

Lo vivido en el mes de diciembre de 2018 en el hospital León XIII en que reclamaron por los justos sueldos, pone en evidencia lo que se refleja en la salud, primero porque es obvio que de algo hay que comer, pero exigieron más que todo su sueldo, pero no un sistema de salud digno tal cual como lo hace reflejar el artículo 49 de nuestra Constitución. Somos conscientes de que, si no ponemos de nuestra parte, el sistema actual de salud seguirá desgarrando sueños, pues ya no pasó de ser crítica la situación, sino a ser dolorosa ante la inclemencia esperando esa atención oportuna.

*Estudiante de maestría en Ciencia Política, Universidad de Antioquia

Compartir Imprimir

Comentarios:

Arturo
Arturo
2019-05-01 21:02:00
Lamentable tanto desenfoque. El columnista debió informarse mejor, antes de opinar. Confunde Sistema de Salud, con Modelo de Salud y Modelo de Atención. La humanización en el servicio está a cargo de los Profesionales de Salud, y ya sabemos que pasa con la educación superior en este País. No sólo es de baja calidad sino politizada. Y el estudiante en vez de procurar mejorar su vocación para salir a ejercer de modo más humano, sale contaminado por sus docentes, que se niegan a observar la realidad de que el Sistema de Salud es lo mejor que tenemos. Horror!

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Greta Thunberg
Columnistas

Aire putrefacto: hacemos algo o nos jodemos

Asumir el daño que hemos causado implica hacernos responsables de exigir la construcción y el cumplimiento de políticas contundentes que impacten al sistema y a los...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Territorio /

Armas de juego con las que roban en serio

Estos elementos se diseñaron para actividades deportivas y de enseñanza, sin embargo, por su similitud...
3
Mundo Estudiantil /

Alerta ante riesgo de emergencia educativa agravada por la covid-19

El golpe económico causado por la pandemia en países de bajos ingresos o en conflicto armado, como...
4
Columnistas /

Webinar

Una nueva forma de hacer lo mismo
5
Columnistas /

Precisiones de la RAE en su ortografía, última edición

A esas palabras que ofrezcan ambigüedad marquémosles tilde porque lo que necesitamos al expresarnos es...
6
Territorio /

Medellín elige a su nuevo Rey de la Trova

Con retos como Tema libre, Tema impuesto, Pie forzado, La imagen o Ronda del diablo se elegirá en la noche...