Que sabor tan malo el de la sangre

Autor: Álvaro López Rojas
31 julio de 2018 - 12:10 AM

No sabe bien la sangre, ni derramarla es el ideal de la función pública. Hay que volver al ánimo de la reconciliación, de la resocialización y del reencuentro de la dirigencia nacional con la ciudadanía.

Las comunidades irregladas se tienen que caracterizar por la violencia. Al no haber hitos de comportamiento, la ley del más fuerte se impone como única forma de sobrevivencia y poder. Pero contrariamente, ese propósito tácito de organizarse de las personas vinculadas por aspiraciones y valores comunes es lo que nos hace transitar de la horda a la sociedad. Mantener la institucionalidad no es tarea fácil para quien, no entendiendo la verdadera función del Estado, llega a las altas dignidades de gobierno y administración de lo público, sólo con el propósito de alimentar su ego, o de derivar coimas y prebendas.

Vea también: El legado del presidente Santos
Los estados se van corrompiendo cuando la democracia representativa no representa a nadie, cuando ser elegido es la consecuencia de irrespetar al pueblo, cuando la voluntad popular es manipulada y vencida desde su propia ignorancia, cuando se llega con el mero compromiso de recuperar la inversión. Los mismos ciudadanos vamos sepultando el derecho a exigir la buena administración del patrimonio colectivo, pues nada hay que reclamar cuando se elige a un bandido a sabiendas de su condición, cuando aceptamos las campañas de odios y cuando no hay error en la persona del criminal elegido.
Y ese derecho a ser gobernados de manera impoluta y ecuánime que tenemos los ciudadanos, se tergiversa desde los confusos conceptos de nuestros dirigentes, pues no se puede contener la sangre con más sangre, ni se pueden responder los actos de barbarie con represión. El buen gobernante tendrá que ser más sabio que sus gobernados, tiene la obligación de rescatar la paz, la armonía y buen vivir para la sociedad, no disparando contra la población, sino ofreciendo opciones de reivindicación, caminos hacia la equidad y la justicia social, entendiendo a la gente y las causas de la descomposición.
Pero hay que aceptar la mano de quien pide ayuda para reincorporarse. Para eso es importante que asumamos todos el acervo de normas que constituye nuestro norte ético, pues no podremos llamar a alguien criminal, cuando estamos cometiendo las mismas o peores acciones. Lo correcto para los demás, tendrá que ser lo que acogemos como correcto desde la propia conciencia ciudadana, asumiendo la responsabilidad con el gran pacto social que es el Estado y aspirando siempre a que cada día haya más personas en sintonía de la legalidad y el acatamiento de las normas de convivencia.

Vea también: El legado del presidente Santos
El hecho de que nuestro conflicto sea tan viejo no puede ser excusa para habituarnos al sabor de la sangre: vemos derramar la de niños inocentes, la de soldados y combatientes, la de madres inermes, la de delincuentes y agentes del orden. No sabe bien la sangre, ni derramarla es el ideal de la función pública. Hay que volver al ánimo de la reconciliación, de la resocialización y del reencuentro de la dirigencia nacional con la ciudadanía. Es mas duradera la paz, cuando se consigue con educación y oportunidades de crecimiento, pues el enfrentamiento y la sangre son el mejor abono para la destrucción y la guerra.    

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Martha Roesler, limpiando las cortinas
Palabra & Obra /

Arte y tragedia

Llanos Orientales
Palabra & Obra /

Llanura, soledad y viento, una forma más benigna de mirar la selva

Flor de loto
Palabra & Obra /

Cabeza de novia

Corazón borrado
Palabra & Obra /

Corazón borrado: para tomar decisiones correctas

Germán Poveda
Ciencia /

Seis propuestas de los científicos para el MinCTI

Artículos relacionados

El veredicto de las urnas
Columnistas

El veredicto de las urnas

No se encuentra explicación en los triunfos electorales de gente que le ha hecho tanto daño al país, que por despotricar del presidente es capaz de desprestigiarnos...

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

El caso Elejalde-Guerra, la agitada política en Bello y la encuesta en el CD para la Gobernación de...
2
Urbanismo /

Medellín, una ciudad aplazada

Una ciudad renovada, sostenible y equilibrada era lo que se pretendía lograr con la aprobación del Plan...
3
Ciencia /

Seis propuestas de los científicos para el MinCTI

Los investigadores Fanor Mondragón y Germán Poveda presentan seis consideraciones para la puesta en...
4
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall
5
Columnistas /

Una taza de educación

No hagamos que lo que la educación logró con tanto esfuerzo se extravíe porque no supimos comprender...
6
Palabra & Obra /

“El arte es una estrategia del conocimiento distinta a la ciencia…”

En honor al gran profesor e intelectual Jorge Alberto Naranjo Mesa, publicamos en forma póstuma esta...