Puño a puño, Pambelé tocó el cielo y el infierno

Autor: Andrés Felipe Bedoya Serna
23 febrero de 2020 - 12:10 AM

Kid Pambelé es el mejor boxeador colombiano de todos los tiempos. Llevó una vida de gloria deportiva pero también de decadencia y miseria.

Medellín

La voz emocionada del recordado narrador Napoleón Perea llevó a millones de colombianos un acontecimiento hasta entonces único, inimaginable. Ya nuestro país había celebrado pocos meses atrás las hazañas orbitales de Cochise Rodríguez en el ciclismo y las medallas de plata y de bronce en los Olímpicos de Múnich 1972. Pero en aquel momento resultaba utópico soñar con un título mundial en el boxeo. No había antecedentes cercanos de tal magnitud, hasta que apareció Antonio Cervantes Reyes, Kid Pambelé, para alcanzar, puño a puño, el cetro en el welter junior de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Colombia celebró en la noche del 28 de octubre de 1972. Pambelé noqueó al panameño Alfonso Pepermint Frazer, entonces campeón mundial, en un combate celebrado en el Gimnasio Nuevo Panamá, de la capital.

“Colombia es campeón del mundo… Kid Pambelé es campeón mundial”, rugió Napoleón Perea cuando Pepermint Frazer besó la lona por tercera ocasión, en el décimo round. La magia de la radio le permitió seguir a todo un país las emociones de una pelea que quedó enmarcada entre las hazañas más grandes de la historia del deporte nacional.

La fiera rivalidad que existía dentro del ring contrastaba con la amistad que tenían ambos contrincantes por fuera. Así fue la historia: “Pepermint y yo nos conocíamos desde antes del combate, éramos amigos, nos conocimos en Venezuela, incluso compartimos el mismo hotel y hasta en algunas ocasiones convivimos en la misma habitación. Dio la casualidad que nos enfrentamos en Panamá y le gané allá, no era fácil pero llegué muy bien preparado. Saqué un gancho, un recto de derecha, conecté a Pepermint y se fue a la lona. Ahí vino la emoción porque llegó el título mundial”, evoca el mejor púgil nacional de todos los tiempos.

Kid Pambele

Más allá de su vida desordenada y reiteradas salidas en falso, Antonio Cervantes dejó una huella imborrable para el deporte nacional.

“Colombia nunca en el boxeo había tenido un campeón mundial -prosiguió-, fue algo grande, la pelea la transmitieron por radio, había muchos colombianos acompañándome pero la mayoría eran panameños. Después de la pelea disfrutamos del triunfo, se paralizó todo el país, así como en Venezuela, donde me querían mucho porque yo me hice allá”, recuerda con Cervantes, quien en diciembre próximo cumplirá 75 años de edad.

Fue el inicio de una carrera de éxitos, una montaña rusa emocional para el gran campeón, ya que, como ningún otro deportista colombiano de su estirpe, vivió jornadas de gloria y de abismos, que lo pusieron contra las cuerdas en repetidas ocasiones.

Tras conseguir el título le llegó todo lo bueno y también lo malo. En 1973, en su segunda defensa del título, venció en Venezuela al histórico argentino Nicolino Locche, con quien había perdido dos años atrás, en su primer intento por lograr la corona en el welter junior.

Retuvo su título durante tres años, con diez defensas exitosas y lo perdió en 1975 ante el puertorriqueño Wilfred Benítez por decisión dividida de los jueces en 15 asaltos. Benítez logró aquella conquista con 17 años de edad, convirtiéndose en el campeón mundial más joven de la historia, récord que sigue vigente. Lo recuperó en 1977 al vencer al argentino Carlos María Giménez. Lo revalidó seis veces, hasta que en 1980 lo perdió definitivamente ante el norteamericano Aaron Pryor. Ese año se retiró y luego reapareció en algunos combates, por problemas financieros. Ahí inició su calvario.

Lea: “La medalla olímpica me cambió la vida”: Ingrit Valencia

Del júbilo al ostracismo

Antonio Cervantes nació el 23 de diciembre de 1945, en San Basilio del Palenque, un corregimiento del departamento de Bolívar, reconocido porque allí se produjo la primera rebelión de esclavos de América. Muy joven empezó su carrera boxística, alentado por su tío y padrino, Pablo Salgado, quien lo bautizó Kid Pambelé.

Llegaron la fama y la gloria acompañadas por las malas compañías, los vicios y los manejadores que lo vieron como una caja registradora abundante. Pambelé acumuló una inmensa fortuna pero nunca la supo administrar.

Derrochó a manos llenas, se quedó en la ruina, sin amigos y olvidado por un Estado que en su momento de éxito lo tuvo muy presente. El público que tanto lo amaba lo abandonó, harto de sus riñas y habituales salidas en falso.

Pero cualquier día cesó la horrible noche y Pambelé encontró en su familia a su fortín, la contención que tanto necesitaba para recomponer el camino y vivir desde hace varios años con un perfil bajo, lejos del ruido y del ambiente hipócrita y hostil que tanto lo acechó durante su etapa de deportista y años posteriores.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Helmut Bellingrodt competencia
Más Deporte

Helmut Bellingrodt, el primero que se subió al podio olímpico

Durante los Olímpicos de Múnich 1972 Colombia también alcanzó dos medallas de bronce, con los boxeadores Alfonso Pérez (-60 kg.) y Clemente Rojas (-57 kg.).
Cochise Rodriguez competencia
Ciclismo

Cochise Rodríguez abrió el camino hacia la gloria

Martín Cochise Rodríguez marcó la historia del deporte nacional tras alcanzar dos gestas, en sendos velódromos de México e Italia.
Rene Higuita Martin Cochise Rodriguez
Más Deporte

El museo interactivo del deporte reabrió sus puertas

Durante la reapertura del museo, la Alcaldía de Medellín rindió homenaje a René Higuita y Martín Emilio Cochise Rodríguez, glorias del deporte nacional.

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...
4
Cazamentiras /

Bancolombia aclaró tarifas de sus transacciones

Ante el mensaje que circula en redes sociales sobre una supuesta alza en el valor que Bancolombia cobra por...
5
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
6
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...