Procrastinación educativa

Autor: Lázaro Tobón Vallejo
10 octubre de 2019 - 12:04 AM

La procrastinación es en la actualidad una fuente de dificultades de aprendizaje

Bucaramanga.

Lázar Tobón Vallejo

Dice Tim Pychyl investigador de la Universidad de Carlenton (Canadá), citado en Barberá (2018): “En la actualidad la procrastinación es el problema más grave en la educación”. Reto al cual los profesores del s. XXI nos debemos enfrentar cada día, asociados no solo a la procrastinación sino a las dificultades de aprendizaje porque al estudioso se debe individualizar y no hacer de la clase “un hoche con todos los marranos”, dado que cada ser aprende de manera diferente y tiene sus potencialidades y dificultades para el aprendizaje.

Lea también: El docente en el s XXI

Existen múltiples causas limitantes para el desarrollo cognitivo de los estudiantes, los cuales pueden estar asociados a dificultades de aprendizaje por factores endógenos, tales como: sicológicos, físicos o fisiológicos, los cuales “son importantes en la comprensión de temas tales como desarrollo, efectos, adicciones y características entre los seres humanos” ( Wills, 2017); también es un condicionante la motivación para aprender, como lo indican Carrillo, Padilla, Rosero, y Villagómez (2009), citando a Bruner (1966), cuando habla de los tres tipos de motivación intrínseca: de curiosidad (satisface el deseo de explorar nuevas cosas), de competencia (en relación de mantener el control sobre el ambiente, que condiciona el interés por desarrollar las actividades relacionadas) y de reciprocidad (se refiere al comportamiento frente a la situación presentada), entre otros. Pero, también factores exógenos como el ambiente familiar, el ambiente social, el ambiente académico, entre otros, se constituyen en elementos incidentes para las dificultades de aprendizaje.

En ese mapeo de dificultades del aprendizaje y sus posibles fuentes, en el contexto actual se pueden correlacionar a manera de hipótesis dos fuentes, una interna y otra externa que inciden en el proceso de aprendizaje, impactando en la capacidad de aprehender el conocimiento nuevo y significativo, como son la motivación interna (curiosidad), y uno externo no clasificado en los escritos sobre incidentes en las dificultades de aprendizaje, como es el uso de las TIC, en especial el celular, por lo que el estudioso al hacer uso de ellos en el entorno de clase o en el trabajo independiente puede procrastinar con resultados inesperados en los resultados académicos.

Se entiende por procrastinar como la evasión de la responsabilidad por hacer otras no relevantes, postergando aquellas que sí lo son, por lo que “se asocia a un trastorno del comportamiento en el cual el sujeto relaciona en su mente que debe hacer con dolor, cambio, incomodidad, o estrés”. (Coelho, s.f), a su vez “el motivo de la procrastinación es la falta de capacidad para alejar tentaciones y distracciones durante el estudio” (Barberá, 2018), a su vez cita a Wesley (1994) y a Kim y Seo (2015) quienes relacionan la procrastinación de manera directa con el rendimiento académico.

Por lo tanto, con base en la exposición realizada, se puede concluir a manera de hipótesis que la procrastinación es en la actualidad una fuente de dificultades de aprendizaje, al ser condicionada por factores determinantes de estas como son la motivación intrínseca y un distractor extrínseco como es la tecnología, e incidentes en el rendimiento académico, retando a los profesores para lograr centrar la atención del estudiante en el tema de clase, por lo que, una ley prohibitiva del uso de los celulares en los espacios académicos no resuelve el problema de la procrastinación educativa, es como vender el sofá de la infidelidad.

Los estudiosos seguirán procrastinando en el salón de clases con celular o sin él, mientras el chip se concentre solo en la tradicional clase magistral, sin que podamos conectar los intereses de aquellos con el aprendizaje significativo.

Le puede interesar: Crisis en el paradigma de la educación

Reza un dicho popular, la atención es directamente proporcional al cansancio de la nalga. ¿Cómo hacer qué la nalga no se canse en clase? He ahí el quid pro quo en el proceso de aprendizaje-enseñanza, es decir cambiar una cosa por otra.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-10-11 08:07:59
A los maestros de hoy les toca ingeniarse la manera de que todos y cada uno de los estudiantes estén atentos a sus lineamientos. He ahí el asunto.

Destacados

Movilizacion estudiantil
Columnistas /

Las violentas ‘protestas pacíficas’

Isaac Newton
Columnistas /

La filosofía de la naturaleza, de Bacon a Newton

Iván Cepeda
Columnistas /

No a la justicia a puerta cerrada  

Alvaro Uribe
Columnistas /

Kafka, Swift y Álvaro Uribe

Fiscalía General de la Nación
Columnistas /

¿Quién Fiscaliza a la Fiscalía?

Artículos relacionados

Reto de formación S. XXI
Columnistas

Reto de formación S. XXI

El S. XXI está regido por las TIC, la construcción de comunidad a través de las redes sociales virtuales, en el que el usuario/cliente,

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Qué pasa con vos, Fico?

La irrupción en el panorama político local de un personaje afecto a los dirigentes de izquierda...
2
Columnistas /

¿Quién Fiscaliza a la Fiscalía?

La corrupción que silenciosa y hábilmente marcha a pasos agigantados corroyendo a casi todo lo que...
3
Columnistas /

Kafka, Swift y Álvaro Uribe

De chiripa, pues, aparecen estas dizque “pruebas” y a la Corte Suprema se le hacen legales porque...
4
Columnistas /

No a la justicia a puerta cerrada  

Uribe es el dirigente político más destacado y popular del país. Los colombianos tenemos el derecho a...
5
Columnistas /

Volver a los viejos paradigmas

El cambio de costumbres que impuso la sociedad de consumo estimulada por el neoliberalismo, trastocó los...
6
Política /

Medellín presenta alto riesgo electoral

El estudio también tuvo participación de la Corporación Viva la Ciudadanía, el Instituto de Estudios...