Prioridad: ¿Farc o Salud?

Autor: José Alvear Sanín
12 febrero de 2019 - 09:06 PM

Si el sistema sanitario alcanza niveles satisfactorios, la gratitud de la ciudadanía elevará a Iván Duque a un liderazgo incomparable, en vez de considerarlo como un presidente maniatado por pactos intolerables.

Todos los colombianos de buena voluntad le deseamos el mejor de los éxitos al gobierno del doctor Duque. Soy de sus más entusiastas seguidores, pero siempre dentro de la línea de la libertad crítica, tan bien expresada en el cabezote de Le Figaro con la máxima de Beaumarchais: “Sin la libertad de discrepar, no existe elogio lisonjero”.

Lea también: “Postconflicto” vs sostenibilidad

El gobierno actual está constreñido por un Acuerdo Final inválido, pero implementado por centenares de leyes, decretos y sentencias, que constituyen una camisa de fuerza para el Ejecutivo que, hasta ahora, no se sabe cómo romper.

Lo primero que tuvo que hacer el nuevo gobierno fue presentar una reforma tributaria para recoger 12 billones, necesarios para equilibrar el presupuesto que le dejó la administración anterior. Este proyecto de reforma tributaria ocasionó un grave y prematuro desgaste para la administración Duque, que finalmente logró obtener del Congreso algo así como siete billones…

El país no se ha percatado de que el presupuesto para 2019 tiene que contener algo así como los nueve billones que cada año, durante diez, habrá que gastar para “cumplirles” a las Farc, como se determinó en el AF. Con razón, el actual gobierno no ha separado y consolidado esas partidas que, según el AF, deben constituir un plan separado, autónomo y paralelo de “paz”, por encima del PND. Cuando este se conozca serán el llanto y el crujir de dientes.

La conveniencia de los programas acordados con las Farc es más que discutible, salvo para los del Secretariado y el PCC, pero esas asignaciones astronómicas pueden lograr torcer la racionalidad económica, que conduce a un desarrollo superior al estatismo que ellos predican.

Así las cosas, da la impresión de que la prioridad en el gasto público, heredada de Santos, consiste en satisfacer los propósitos del Secretariado, vocero de 50.000 votantes… ¿Por qué las Farc no emplean sus recursos en los programas que nos obligan a sufragar con sacrificio tributario y asistencial, mientras 45 millones padecemos la crisis del sistema de salud? Este está hasta bien concebido, pero su operación no puede ser más deficiente. Si ya iba mal, durante el segundo período de Santos empeoró considerablemente. De todos los ministros de ese atroz lapso, Alejandro Gaviria se lleva la palma como el peor y más inepto. Los resultados de su pésima gestión no permiten otra conclusión. El colapso de la salud pública es una de las herencias más deplorables que recibe el doctor Duque.

Para prestar servicios sanitarios adecuados se necesitan, es verdad, billones adicionales de pesos que no están contemplados, pero como las exigencias en esa materia son inaplazables, el gobierno debe reconsiderar sus prioridades.

No estoy proponiendo que se desconozcan todos los “compromisos” con las Farc: ¡Uno que otro habrá que no perjudique al país! Por eso es necesario evaluarlos frente a los verdaderos requerimientos sociales y económicos. Lo que propongo es que sea la salud pública, en cambio, la gran prioridad. Si el sistema sanitario alcanza niveles satisfactorios, la gratitud de la ciudadanía elevará a Iván Duque a un liderazgo incomparable, en vez de considerarlo como un presidente maniatado por pactos intolerables.

Dentro de ese esquema habrá que mutilar infinidad de renglones, empezando por los de las Farc, reducir la fronda diplomática, eliminar nóminas paralelas, congelar la planta de personal; poner coto a la proliferación de institutos, organizaciones, programas, altas consejerías y magistraturas auxiliares; ser prudentes en endeudamiento, combatir el manirrotismo universitario… para gobernar con austeridad, a ver si alcanza la plata para lo que es fundamental.

En fin, la bandera de la salud, además de ser la más justa, electoralmente es la mejor. A finales del siglo xix parecía inevitable el ascenso de los movimientos socialistas y revolucionarios al poder. El Canciller Otto von Bismarck, gran estadista, decidió “robarse” las banderas de la izquierda extrema, estableciendo la más avanzada legislación de la época en salud, educación y derechos laborales. Una positiva reacción se operó prontamente con la consolidación institucional y el progreso económico y social de Alemania, que se convirtió en ejemplo de desarrollo para Europa.

Aquí, esas banderas no tienen dueño, porque la izquierda se limita a una cantaleta chismosa y demagógica. Con mayor razón, entonces, hay que tomar a tiempo las iniciativas más convenientes, de preferencia al gasto dictado, para varios lustros, por timochenko y Santos, en su afán de establecer la República Bolivariana de Colombia.

Le puede interesar: Un estado cacofónico                                                                       ***

Leo que la Unión Europea exige “defender la independencia de la JEP”, quizá porque esos señores ignoran que ese organismo depende de las Farc, de un todo y por todo.

                                                                       ***

¡Felices los venezolanos que pueden huir del hambre! Los ucranianos no pudieron hacerlo y unos cuatro millones perecieron de inanición, ni tampoco los de Norcorea, ni los de Cambodia… ¡Pero el Vaticano sigue esperando hacerse “mediador” y los gobiernos proponiendo imbéciles “grupos de contacto” para el bien remunerado bla bla bla internacional diplomático!

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

El agujero negro de la JEP
Columnistas

El agujero negro de la JEP

La voracidad de ese pseudotribunal es insaciable. Sabemos que allí imperan los astronómicos sueldos y las extravagantes prestaciones y privilegios de las otras...

Lo más leído

1
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Cazamentiras /

Autoridades sanitarias aclaran recomendaciones imprecisas

Los mensajes que circulan y se hacen virales en redes sociales muchos son falsos, como también hay algunos...
4
Columnistas /

EL MUNDO fue una hermosa ilusión de libertad de expresión

Debo lamentar que Antioquia y Colombia pierdan, perdamos, una tribuna de expresión que va a hacer falta
5
Columnistas /

Doble réquiem por la democracia colombiana

La maniobra se realiza, luego de largos años de una campaña de cerco y derribo contra Uribe
6
Columnistas /

Para adelante y para atrás

Es un golpe duro para el fortalecimiento democrático y para el ejercicio de la pluralidad y la tolerancia