Por sus vidas, los jóvenes marchan y reclaman cambios en USA

Autor: Dirección
26 marzo de 2018 - 12:00 AM

La Marcha por nuestras vidas convocada por estudiantes de la escuela de Parkland, Florida, hace un quiebre en la discusión sobre la Segunda Enmienda.

Convocados por los estudiantes de la escuela de Parkland, Florida, último escenario de las recurrentes masacres en escuelas públicas y privadas de Estados Unidos, más de 800.000 estadounidenses -200.000 de ellos en Washington D.C., salieron el sábado a las calles para sumarse a la Marcha por nuestras vidas, que reclama revisar las libertades para la compra y uso de armas, consagradas en la Segunda Enmienda de la Constitución. Esa libertad ha puesto las armas en manos de sujetos que cada año asesinan a unas 15.000 personas, dejan heridas a otras 30.000 y, sobre todo, les arrebatan la tranquilidad a los jóvenes estudiantes, toda vez que sus aulas son los principales, y más tristes, escenarios de las masacres.

Lea sobre la Marcha por nuestras vidas

Con esta movilización, los jóvenes y ciudadanos que los acompañaron responden, rechazándola, el enfoque del presidente Donald Trump, la poderosa Asociación Nacional del Rifle, la mayoría de los republicanos, y algunos demócratas, de hacer una defensa a ultranza de la Segunda Enmienda, disposición constitucional que señala “siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, el derecho del Pueblo a poseer y portar armas no será infringido”. A Estados Unidos le ha llegado la hora de discutir con más razones que la tradición si le conviene mantener una norma de 1789 que cuesta miles de vidas y la ansiedad de toda la niñez y juventud estadounidenses y sus familias.

Lea además: El círculo vicioso de las armas

Así se reconozca que su texto responde a las necesidades del país rural de la Segunda Enmienda, y por tanto no puede seguir siendo interpretada literalmente, postura que han defendido la Corte Suprema y Barack Obama, la vigencia del texto, y la afortunada sacralización que el pueblo estadounidense hace de su Constitución, dificulta cualquier medida para regular la adquisición libre de armas, aún las más peligrosas. En ese contexto, la movilización ciudadana puede ser el gran momento inspirador, y transformador, del constituyente primario exigiéndole al Congreso una reforma necesaria en defensa de la vida.

Lo invitamos a leer: Debate de vida y libertades

La última gran reforma institucional de Estados Unidos se desarrolló con la Ley de Derechos Civiles, promulgada el 2 de julio de 1964, que implicó todos los artículos de la Constitución que favorecían la discriminación racial en la política, las escuelas, el trabajo y los lugares públicos. Esa gran reforma que quebró el racismo fue inspirada en la Marcha por los derechos civiles y la libertad, que Martin Luther King Jr. encabezó el 28 de agosto de 1963 y que también movilizó a 200.000 activistas que llegaron a Washington D.C. para escuchar uno de los más bellos discursos de la historia: I Have a Dream, y, consecuentemente, mantenerse en la marcha noviolenta por la igualdad de las razas. Aquel movimiento que transformó las normas y ha incidido en el cambio de la cultura es un norte hoy presente en el activismo de los jóvenes.

Vea también: Un sueño, un método, esperanzas vivas

La Marcha por nuestras vidas  ha logrado mucho al mantener vigente la discusión sobre el porte de armas y el riesgo que acarrea. Lo ha hecho al conseguir el acompañamiento de múltiples y reconocidas figuras públicas, como los herederos de Martin Luther King Jr., que estuvieron representados por la nieta del Pastor, oradora en la Marcha. Con ellos caminaron y reclamaron el fin del porte de armas divos como el exBeatle Paul McCartney, que caminó en homenaje a su amigo John Lennon; Madonna o las hermanas Kardashian. Y con ellos alzaron su voz y reclamo, congresistas como Bernie Sanders, que compitió por la nominación demócrata a la Presidencia, o Carlos Curbelo, senador republicano de La Florida. Frente a esas voces brilló la del expresidente Barack Obama, quien a través de su cuenta en Twitter reconoció que los jóvenes lo inspiraban, junto a Michelle, los invitó a mantener su campaña y se reconoció seguidor de su proyecto. Con su intervención, defiende una de sus políticas más importantes sin darle espacio a Donald Trump para que la convierta en una confrontación entre poderes personales.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2018-03-26 07:07:54
Ojalá que los jóvenes norteamericanos continúen soñando, que ese sueño de un país sin armas en cada residencia sea una realidad, en un futuro no muy lejano. Se les atravesarán múltiples palos a la rueda, intereses como los de la poderosa Asociación Nacional del Rifle, pero los muchachos no pueden desfallecer.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Pese a Trump, se abre el debate a la posesión de armas
Editorial

Pese a Trump, se abre el debate a la posesión de armas

La opinión pública estadounidense, encabezada por la excandidata Hillary Clinton, se enfrenta al gobierno de Donald Trump y a la poderosa Asociación del Rifle,...

Lo más leído

1
Urbanismo /

Aplicativo lleva frutos del campo local hasta las casas de todos 

Compra Local permite que los tradicionales Mercados Campesinos de Medellín se estrenen en una plataforma...
2
Columnistas /

La carne desmechada o la carne mechada

El verbo mechar significa “deshilachar la carne en tiras”, coger la carne y hacer “mechas”,...
3
Columnistas /

Néstor Armando Alzate y su periodismo auténtico

Hablar de la vida y la obra del gran amigo y colega Néstor Armando Alzate, escritor, profesor...
4
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
5
Palabra & Obra /

Ciencia y humanismo en Leonardo da Vinci

Por qué Leonardo da Vinci es un hito de la humanidad en las artes, las ciencias naturales, el humanismo y...
6
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...