Para llegar a ser liberal

Autor: Darío Ruiz Gómez
30 abril de 2018 - 12:10 AM

El derrumbe de los totalitarismos está causando en nuestra despistada “intelligentsia” aferrada aún a su dogmatismo, un vacío que no se atreve a aceptar.

 

 

Mario Vargas Llosa dedica su último libro de ensayos La llamada de la tribu al tema del liberalismo –raíz y sustento de la democracia moderna- y a su reivindicación necesaria en momentos donde el derrumbe de los totalitarismos está causando en nuestra despistada “intelligentsia” aferrada aún a su dogmatismo, un vacío que no se atreve a aceptar y al cual deberían darle la adecuada respuesta recurriendo a la razón y no al emocionalismo característico de quienes en el fondo son incapaces de responder filosófica y políticamente a este descrédito ideológico . “La estupidez, recuerda Gluksmann, no responde ni interroga, instaura el reino de los estereotipos y de los tópicos”. Porque para llegar a ser un individuo se necesita de un proceso de afirmación personal necesario para enfrentarse a los tópicos que hoy la sociedad mediática trata de imponernos, a ese techo de fundamentalismo, que soterradamente trata de socavar nuestra libertad. La llamada izquierda pija vive de clichés utilizados como unas ciegas consignas utilizadas para eludir la responsabilidad de pensar por sí mismos. Ser liberal es rechazar la crueldad. Nuestra República es el proceso continuo de construcción de una nación libre con ciudadanos libres, el derecho al trabajo, a la salud y a una educación para no claudicar ante la tiranía. Pero el llamado miedo a la libertad ha impulsado hacia el egoísmo y la indolencia moral a grupos intelectuales que eluden asumir su responsabilidad ante los totalitarismos de izquierda y de derecha y han terminado siendo cómplices de lo peor. El principio democrático jeffersoniano de que “Mi derecho a batir mi brazo llega hasta la punta de la nariz de mi vecino” implicó para una sociedad tribal postrada por los atavismos el intento de racionalizar un pacto social, de advertir que si hay derechos también hay deberes que cumplir, por eso Rousseau señalaba que en una sociedad democrática ya no hay negros o amarillos sino ciudadanos iguales ante la ley y que lo importante no era una idea de emancipación en abstracto sino la libertad como punto de justificación de esa emancipación. Civilización o barbarie ni más ni menos.

Lea también: Sin decir nada

El proyecto de revolución comunista no se proyectó en Colombia hacia la libertad sino hacia la sumisión de los explotados    tal como corresponde a un proyecto estalinista, o, a un proyecto, caso del Eln fundamentalista, el regreso a la tribu, a un regresismo populista bajo el argumento de una idiota “identidad” y de una “memoria colectiva” ¿Cómo si no explicar su justificación del terrorismo, la presencia de asesinos como el paisa, pablito, ¿guacho? Treinta años llevamos en Colombia con una frágil democracia atacada a mansalva no solo por hechos tan aberrantes como la corrupción de la justicia, de la clase política sino por la dictadura de los grandes medios de comunicación impidiendo reconocer los valores del país nacional y negando el debate de ideas. Escuchemos con atención esto que dice Manuel Arias Maldonado. “No se trata de eliminar el conflicto, sino de garantizar que el conflicto se canalice por vías democráticas y sin poner en peligro los valores de la democracia” Justo lo contrario de lo que están haciendo los políticos electoreros abriéndole espacio a los desafueros de la tribu.

Vea además: La mayoría silenciada

P.D Lógicamente el liberalismo nada tiene que ver con el patético Partido Liberal colombiano.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Aspirar a la Alcaldía de Medellín
Columnistas /

Indigencia semiótica: la campaña por la Alcaldía 2019

Carlos Fernando Galán
Columnistas /

Nueva manera de hacer política

Fray Montesinos
Columnistas /

Formar para la solidaridad

Sepelio de víctimas de Machuca
Columnistas /

Machuca

Monumento a Pablo Morillo
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 20

Artículos relacionados

El desgaste ideológico
Columnistas

El desgaste ideológico

¿Son los pijoprogre de una inventada élite bogotana – que no lo es un humanista como Granés- el centro de la cultura y el saber?

Lo más leído

1
Columnistas /

La disputa por la Alcaldía

Daniel Quintero se presenta como un candidato sin partidos y sin jefes políticos, lo que le otorga...
2
Política /

Las 10 listas a la Asamblea de Antioquia

206 candidatos competirán por las 26 curules de esta corporación. Ocho listas se inscribieron con voto...
3
Política /

Ojo con la propaganda política

Se registra fuerte debate si las vallas instaladas por varios candidatos en sitios públicos vulneran las...
4
Política /

Las 15 listas al Concejo de Medellín

278 candidatos disputarán en las urnas las 21 curules del Cabildo Municipal. doce listas se inscribieron...
5
Política /

La nueva agenda de Aníbal

El aspirante a la Gobernación de Antioquia, Aníbal Gaviria, plantea en su programa de gobierno una nueva...
6
Columnistas /

Los acontecimientos públicos sin crítica

¿Por qué son idénticos los métodos terroristas supuestamente izquierdistas utilizados en Bogotá y...