Mompox, exponer en tiempos de la economía naranja

Autor: Guillermo Maya Muñoz
4 noviembre de 2018 - 09:01 PM

Los momposinos se quedaron sin ver la obra de un ritual que representa su impronta cultural, única en Colombia

María Victoria Castellanos (Vicky, para sus amigos), una ingeniera química y artista de la fotografía, es conocida por sus exposiciones sobre las temáticas etnológicas de la costa atlántica. Sus fotografías recrean a los trabajadores, hombre y mujeres costeños, vistiendo sombreros, bailando, etc., y en la última exposición Ritos Anónimos, los nazarenos de Mompox, hombres que desfilan en Semana Santa, con los rostros cubiertos de capirotes morados, son sus personajes.

La colección de fotografías Ritos Anónimos fue expuesta en Cartagena de Indias, con una gran acogida; especialmente, por parte de los momposinos que viven en Cartagena, entre ellos, Manuel Domingo Rojas, y que entusiasmados, le propusieron a la artista llevar la exposición a Mompox en el marco del Festival del Jazz 2018 del 6 al 8 de septiembre.

Vea también: Colombia, una élite sin proyecto nacional

La obra Ritos Anónimos consta de 23 fotografías impresas sobre seda sintética, con altura de metro y medio y diferentes anchos, y que son ondeadas por el viento. El concepto de las fotografías es la estética de la presencia, y fueron tomadas en la Semana Santa de 2005. La curaduría fue llevada a cabo por el crítico de arte Luis Fernando Valencia.

A comienzos de agosto, Vicky con la asesoría de Mara Berrocal estuvo en Mompox para escoger el lugar de la exposición en el malecón del rio, o la albarrada, iniciando en la parte trasera del mercado hasta la iglesia de Santa Bárbara.

Por otro lado, ya se había acordado que Corposanta –La Corporación de Semana Santa- pagaría hospedaje y alimentación a la artista, el coctel y el montaje de la obra, mientras Vicky exoneraba, en una carta, a la Alcaldía y a Corposanta sobre cualquier daño o incidente que pudiera tener la obra. Una exposición gratis.

Vicky cuenta que “el martes cuatro de septiembre en la noche, al entrar al hotel Ana Lorenza en Mompox, donde estaba hospedada, cuatro personajes expresaron gran alegría, al verme llegar. Quedé sorprendida. Entre ellos estaban María Bernarda Palomino, Secretaria de Cultura de Mompox, y el Director de la Casa Taller Giovanny Rojas, quienes me propusieron que colgara la exposición en la Casa Taller.

Sin embargo, la sorpresa de la artista estaba explicada porque el día anterior, tres de septiembre, cuando arribó a Mompox, para iniciar el montaje, el señor Ramiro Rodríguez, presidente de Corposanta le había revocado la invitación, sobre la marcha.

Ante la insistencia de grupo de los cuatro, la artista cede a sus suplicas para colgar el resto de la exposición, unos nueve lienzos, pues ante el agravio recibido ya había colgado, como opción de ultimo recurso, varios de ellos en Sinny, una de las casas coloniales más hermosas de Mompox, convertida en hotel, al igual que en el Hotel Ana Lorenza.

El viernes 6 de Septiembre, en horas de la mañana, “me dirijo a la Escuela Taller para realizar las correspondientes fotos del archivo de la exposición, e informar además que la obra sería retirada en la tarde, por el temor de que las palomas que rondan dañaran las fotografías con sus excrementos. Al llegar a la puerta de la Escuela Taller, me encuentro con una multitud contenida por un cerco policial. Solicito pasar. Un agente de policía me informa que no aparezco en la lista”.

Decepcionada, “insisto ante una funcionaria del ministerio de Cultura. Me deja entrar. Caminando a su lado, pasamos por el zaguán de la bella casa, sin hablarnos, giro a mi derecha, donde está el gran paredón, donde mi obra debería estar colgada y en su reemplazo hay un aviso de plástico, de pared a pared, sobre la Economía Naranja del Presidente Duque”, cuyo significado es que el arte es dinero. “se descolgó la obra”, dice la funcionaria.

¿Dónde estaban los lienzos? “El esposo de la secretaria de cultura de Mompox me llevó al cuarto de los reblujos, y me entrega, sin los debidos soportes, envueltas en mala forma y enrolladas con desdén, en un papel baratos color café, mis obras. Mientras las revisaba le dije: ¡Qué irrespeto!, y me responde: “María Victoria, está bien seas artista, pero no que seas patán”. Al maltrato se suma el insulto.

Puede interesarle: La U. pública colombiana en bancarrota

Los momposinos se quedaron sin ver la obra de un ritual que representa su impronta cultural, única en Colombia. En palabras del curador, resaltando la obra, dice: “Aunque cada imagen tiene un logro en sí misma, lo importante es la atmósfera que crea, dicho de otra manera, las imágenes están instaladas para generar un espacio total que exprese la transcendencia espiritual y poética que los nativos de estas poblaciones han logrado realizar en su peculiar Semana Santa” (marzo de 2018).

En consecuencia, para los funcionarios públicos que califican las cosas en relación con el poder político que usufructúan, resultó mas importante el afiche de la economía naranja que una obra artística que expresa el sentimiento religioso profundo de su pueblo. “Que Los dioses se apiaden de Mompox de Santa Cruz, Ciudad de Dios, y de su pueblo”, finaliza sentenciosa la artista.

Exposiciones de María Victoria Castellanos(www.mariavcastellanos.com):

Hombre y sombrero: Sala de Arte Biblioteca Pública Piloto Medellín.

Muerte y Vida: Centro Convenciones Cartagena, dentro del marco, cumbre mundial de Afro descendencia.

Alumbrado: Museo del Caribe Barranquilla.

Lumbalu: Alianza Francesa Cartagena.

Baile: Hotel Intercontinental Medellín.

Ritos Anónimos: Museo Arte Moderno Cartagena.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

La economía naranja todavía está verde
Columnistas

La economía naranja todavía está verde

La economía naranja es un negocio. Los productos creativos dan lugar a derechos de propiedad intelectual, y estos derechos hay que protegerlos para favorecer su...

Lo más leído

1
Entretenimiento /

Los niños cabalgaron al ritmo de la Feria de las Flores

En la versión 17 de la cabalgata infantil de caballitos de palo los niños de diferentes edades...
2
Columnistas /

No más culto al crimen

Aquí no se trata simplemente de reconstruir la historia de cualquier proyecto criminal. El narcotráfico...
3
Columnistas /

El oportunismo y las apariencias

Los oportunistas son personas calculadoras, hipócritas y mentirosas que viven de las apariencias
4
Estilos De Vida /

Tulio Zuluaga: Rebelde pero de buen corazón

No es fácil y nunca será fácil llegar y arrancar a preguntar de lo humano y divino a un personaje...
5
Latinoamérica /

Fiscalía confirmó quinto muerto por protestas en Barinas, Venezuela

Según las cifras de la Fiscalía de Venezuela la ola de protestas ha dejado 53 víctimas mortales hasta la...
6
Política /

Becas, convenios y vivienda para indígenas de Antioquia

El Ministerio de Agricultura sigue comprometido con la Gerencia Indígena de la Gobernación de Antioquia