Mediaciones tramposas

Autor: Sergio de la Torre Gómez
20 octubre de 2018 - 09:45 PM

La presencia del pontífice en el escenario fue calculada con ese propósito: coronar y legitimar las gestiones dilatorias, probablemente remuneradas, del expremier español

No recuerdo en la vida espectáculo semejante al que ofrece Venezuela, país otrora envidiado, autosuficiente, relativamente estable, que hoy se desmorona por sí solo sin ser agredido, o bloqueado desde afuera, como lo fue Cuba tras la caída de Batista, cuando rompió con los gringos. Las causas o motivos más recientes de la crisis letal, escalofriante, que hoy afecta a nuestros vecinos datan de hace dos años, cuando en Maduro se dio el milagro de una sobrevivencia, cuya estabilización y alargamiento no se previeron. Dicho milagro tuvo dos autores sucesivos: Rodríguez Zapatero, el primero, que inició la consabida y fatídica mediación internacional, esta vez en medio de una reyerta que ya cubría a todo el país y en la que el chavismo ponía las balas y la oposición los muertos. Y su segundo, decisivo autor, cuyos consejos nadie en la ancha cristiandad se atreve a desoír, y que completó la obra de Rodríguez, fue el Papa Francisco. A quien llevaron a Caracas no para convencer a Maduro y Diosdado (de cuyo sincero apego a la fe religiosa cabría dudar, si juzgamos por su comportamiento habitual y por su filiación criptocastrista declarada , sostener la cual es un derecho suyo que nadie desconoce) sino para disuadir a la oposición (ubicada, como es fácil presumirlo, en el llamado Centro-derecha, donde para nadie es un secreto que los católicos se sienten más cómodos) para disuadirla, digo, de su empeño por derrocar al régimen actual.

Lea también: Escepticismo fundado

La presencia del pontífice en el escenario fue calculada con ese propósito: coronar y legitimar las gestiones dilatorias, probablemente remuneradas, del expremier español. Ello se logró por entero: la oposición, que a la sazón ya estaba dividida y dispersa, se tragó el anzuelo y aceptó el arreglo leonino alcanzado, consistente en celebrar unas elecciones sin fecha cierta y sin precisar su alcance. No tuvo más opción porque de lo contrario habría tenido que desatender al Papa, cosa bien difícil, casi que inimaginable en nuestra muy obediente y recogida América hispana.

Sobre este asunto de las mediaciones tan recurridas, y perniciosas por lo regular todas, podríamos decir que si a alguien le cabe alguna responsabilidad en la pervivencia de Maduro y en la perduración del infierno en que se convirtió la vida de los venezolanos, es al español citado y en mayor medida al Papa. Y, obviamente, a quienes agenciaron la mediación, que casualmente eran los aliados y a la vez beneficiarios del chavismo en esa hora, vale decir, Brasil, Ecuador, Bolivia, Cuba y la Argentina kirtchneriana, patria del pontífice. Toda mediación de tal género que se proponga para zanjar un conflicto, por su efecto dilatorio y apaciguador acaba perjudicando al bando que lleva la delantera o va ganando. Cualquiera lo entiende así o adivina, y la experiencia histórica demuestra que quien va perdiendo un conflicto, antes de pensar en capitular, primero acaricia y busca la mediación, o la negociación (que para el caso es lo mismo) que terminará enredando y fatigando al rival. Sabe que en el peor de los casos, todo quedará en tablas y así se ahorrará el precio de la derrota. La cual, en tratándose de Maduro y los suyos, equivaldría a ser destronados, desterrados e incriminados por los delitos y fechoría de toda clase que se les atribuya.

Le puede interesar: Marejada inmanejable

De ciertos “amigables componedores” de otra calaña, interesados o no, espontáneos o seleccionados, que suelen aparecer cuando uno de los bandos está en clara posición de ventaja o desventaja, no se sabe qué resulta peor, si la candidez o la connivencia con el bando de su callada predilección. A ellos luego podremos referirnos, y describirlos en su lenguaje y maneras. Y sobre todo en la buena fe e imparcialidad que alegan tener, y en ocasiones consiguen simular.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2018-10-21 09:11:43
Es indudable que al pontífice Francisco lo usaron.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Errores y flaquezas
Columnistas

Errores y flaquezas

Por si no bastara la de Zapatero para desactivar la creciente oposición venezolana, vino la muy providencial mediación del Papa

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
3
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...
4
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
5
Política Económica /

¿Cuál es la historia de la Ocde y quienes integran el organismo?

Los orígenes de la Ocde se remontan a la década de 1940 con la ejecución del Plan Marshall
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...