Los tibios

Autor: Editor
11 marzo de 2018 - 12:06 AM

Como si no bastara con semejantes fuerzas poderosas cuentan, además, con los mecanismos de la trampa electoral que ya funcionó efectivamente en las elecciones presidenciales del 2014

Por Mariano Ospina Hernández

El acto electoral del 11 de marzo es de una trascendencia fundamental para el futuro de Colombia.

Allí se definirá si nuestro país continúa en una ruta de formación y desarrollo con base en los principios de ética y moral del cristianismo y con base en los principios de la democracia participativa, o si caerá en las manos de los promotores de la corrupción, de la violencia, de la injusticia y del narcotráfico.

Los candidatos al Congreso que defenderán aquellos principios tradicionales de la Colombia republicana, son los que representan a la gran mayoría de los colombianos que no son criminales, ni corruptos, ni falsos testigos, ni parlamentarios “enmermelados” como ya se demostró en el Plebiscito del 2 octubre de 2016.  

Lea también: ¿Por qué salir a votar?
Pero esas mayorías se enfrentan al poderoso contubernio Santos–Farc que cuenta no sólo con los miles de millones del presupuesto nacional, nutrido con  nuestros impuestos, y los miles de millones de dólares de los narcotraficantes y sus armas de aterrador poder destructivo, que nunca entregaron a pesar de lo que digan Santos y su negociadores,  sino también con el conocido equipo de jueces corruptos y de parlamentarios vendidos.

Y como si no bastara con  semejantes fuerzas poderosas cuentan, además, con los mecanismos de la trampa electoral que ya funcionó efectivamente en las elecciones presidenciales del 2014 y que hoy sigue en manos de Thomas Greg & Sons.

En estas circunstancias aparece otro peligroso enemigo para la democracia colombiana que denominamos los TIBIOS, o sea quienes no saben si votar o no, o si votar en blanco para no comprometerse.  Ese tipo de sujetos ya fue señalado claramente en la Biblia como se lee en el libro del Apocalipsis: “Así, pues, como eres tibio, y no frio ni caliente, te vomitaré de mi boca”.

Con base en lo anterior es muy posible que del voto de esos tibios o indiferentes dependa la suerte de Colombia, por lo cual insistimos en invitarlos a votar por las personas de reconocida honorabilidad, de esas que jamás se han visto envueltas en escándalos de corrupción o de cualquier otro tipo de delitos, que son fácilmente identificables pues figuran en las listas de las colectividades políticas llamadas de Derecha, esto es, de aquellas que defienden la Libertad con Orden, la Justicia con rectitud, el Cristianismo y la Moral como pilares de la sociedad y los valores familiares tradicionales, tales como el matrimonio entre hombre  y mujer, el respeto por la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural, y en general, aquellos que hicieron grandes y prósperas a las naciones que alcanzaron su desarrollo mediante la práctica del Bien Común.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
3
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
4
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
5
Ciencia /

10 fenómenos físicos que las teorías clásicas no supieron explicar

Este 14 de marzo se cumplen 139 años del nacimiento de Albert Einstein, en Ulm (Alemania), en 1879, uno de...
6
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...