Los hermanos Soto, herederos de la tradición silletera

Autor: Mónica Patricia Ospina Toro
11 agosto de 2018 - 12:00 AM

Cada silletero tiene una historia qué contar, todas se caracterizan por su amor a las flores y a la tradición silletera, que pasa de generación en generación; precisamente, la de los hermanos Soto es muestra de ello.

Medellín

Ir a Santa Elena en la Feria de las Flores es más que emocionante, porque vibra con su gente, los colores y la energía que cada silletero le imprime a su silleta.
En la finca El Chagualo, por ejemplo, están los hermanos Soto, trabajando sin descanso en las silletas que les asignó la Alcaldía de Medellín, bajo la modalidad de Silleta Comercial.
“Siempre he trabajado en esta categoría, llevo diez años, pero antes le ayudaba a mis tíos y a mi hermano que lleva más tiempo en esto, entonces uno va cogiendo un poquito de experiencia y las hace”, expresó Erwin Soto, silletero.
Erwin este año está diseñando la silleta de la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA), desde el lunes 6 de agosto. “Tuvimos mucho trabajo entregando otras silletas para unas empresas que no desfilan, sino que las exponen en su negocio para adornarlo durante la feria”, comentó.

Aníbal
Por su parte, su hermano Aníbal contó: “Yo estoy desde niño haciendo silletas, me acuerdo que yo le hacía daños a mi abuelita cuando las fabricaba. Era pegado de las faldas de ella y viendo aprendí”.
Él ahora vive en Medellín y trabaja en una empresa de vigilancia privada, donde cada año le dan permiso para fabricar la silleta y asistir al Desfile.
“Hace diez años mi abuelita se enfermó de cáncer de seno, y un día me llamaron de la empresa a la unidad donde yo estaba trabajando y me dieron la razón de que ella me estaba buscando, entonces pedí permiso y me fui para la Clínica General donde ella estaba.
Cuando llegué me saludó llorando, me dijo que ya se iba a ir a descansar y ella había escrito la autorización del pase para que yo quedara con el contrato, en una letra que ni se entendía, la escribió a puño y letra con los pocos alientos que le quedaban, luego se hizo el traspaso legalmente en Fomento y Turismo y desde ahí vengo participando en el Desfile de Silleteros cada año”.
Aníbal es casado, tiene dos niños, Tomás, un bebé de tres meses, y Pedro, de once años. “Pedro ama este arte, inclusive él ha participado dos veces en el Desfile en Medellín, también participó en el Desfile de Silleteritos de Santa Elena, pero este año sacaron una regla que dice que los niños que viven en la ciudad no pueden participar, entonces ese muchacho se puso a llorar, y la única manera en que lo pude alegrar fue armándole este paseo para donde don Aristides, a hacer la silleta”, relató Aníbal.

Pase vendido
Este año Aníbal le tuvo que vender su pase o contrato, por motivos personales, a Fredy, “él es el hijo de don Aristides, que para mí es como un segundo papá, porque me conoce desde la niñez. Yo le estoy haciendo la silleta comercial de la Fundación Museo del Transporte, la estoy trabajando desde el lunes, el toque final se lo doy el sábado, con la colaboración de Fredy, y la estoy haciendo con el mismo amor como si fuera para cargarla yo. Más adelante voy a ver si puedo comprar un contrato pero tradicional, porque es más barato”.

Aprendizaje
“Mi abuelita era muy regañona, ella compraba el material estricto y lo que uno iba gastando ella lo iba sacando de donde lo tenía escondido y cantaleteaba todo el día. Ella mantenía su reserva, los materiales escondidos y a veces se hacía la dura y me decía: mire a ver dónde lo busca que ya se acabó, pero en realidad sí lo tenía por allá guardado”, narró el silletero.

El peor daño
Aníbal contó el peor daño que le hizo a su abuela: “primero estas silletas comerciales eran con base de icopor y la flor natural se pegaba con alfiler, y ya casi terminando la silleta le tumbe la base, o sea la silleta donde estaba pegando flores en la mesa, y se quebró el icopor, entonces ya les toco ingeniárselas para remendar eso y con una rama del mismo pino, que le montaban de follaje a la silleta, la cogió y me dio”.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

desnutrición
Urbanismo /

En 2030 seguirán muriendo niños por desnutrición en Colombia

Disturbios en Chile
Columnistas /

Frenar desde ya a los vándalos y a quienes los dirigen

Crisantemos de exportación
Columnistas /

Manual de internacionalización para los gobernantes, en 700 palabras

Evo Morales
Columnistas /

¡Están todos equivocados!

Diosa Ratio
Columnistas /

No solo es teología

Artículos relacionados

 AlcolirykoZ.
Territorio

AlcolirykoZ tendrá una “prueba de fuego” en el Carnaval Fest

El Carnaval Fest tendrá este 2018 grupos de rock alternativo, rap, reggae, punk y ska. La llamada Fiesta joven de la Feria de las Flores se vivirá en la tarde de...
 Festival de la Trova Ciudad de Medellín
Territorio

Medellín elige a su nuevo Rey de la Trova

Con retos como Tema libre, Tema impuesto, Pie forzado, La imagen o Ronda del diablo se elegirá en la noche de este viernes al Rey de la Trova Ciudad de Medellín. A...
Mujeres jóvenes talento
Territorio

Mujeres jóvenes con talento serán premiadas

El Concurso Mujeres Jóvenes Talento es una estrategia educativa que ha promovido imaginarios, representaciones y prácticas por la equidad de género. Su premiación...

Lo más leído

1
Columnistas /

Roy Barreras cruzó la línea roja

Ese político transformó deliberadamente una matanza de niños propiciada por las Farc en una carnicería...
2
Política /

Así ganó Aníbal Gaviria

El gobernador electo ganó en las nueve subregiones, en 96 municipios y empató en uno.
3
Política /

Así ganó Daniel Quintero

Los estratos 1, 2 y 3 se conectaron con el alcalde electo y le dieron la victoria como alcalde de Medellín...
4
Columnistas /

¡Están todos equivocados!

Al lector solo le digo que no coma más cuento, y le sugiero que haga un saludable ayuno de insultos para...
5
Columnistas /

Un escándalo para neutralizar la superioridad aérea

La muerte de cualquier menor en un bombardeo es deplorable, pero no es culpa del Estado sino de quien lo...
6
Artes Plásticas /

La peregrinación de la bestia y por qué no fue un ritual satánico

La acción performática La peregrinación de la bestia fue mal entendida por algunos ciudadanos de...