Las elecciones de 2018 hicieron historia en la democracia colombiana

Autor: Dirección
18 junio de 2018 - 12:00 AM

El presidente electo ha propuesto hacer del suyo un gobierno para todos, abierto a la participación ciudadana, comprometido con la paz a través de la seguridad y la justicia, y decidido a construir oportunidades para todos.

La culminación de las elecciones presidenciales en Colombia, este 17 de junio, ha fijado unos hitos históricos que exigen análisis detallados y profundos y que retan a la ciudadanía a mantenerlos e incluso mejorarlos.

Lea también: Voy a entregar todas mis energías para unir a nuestro país: Duque

La participación de los votantes fortalece a la democracia, así algunos -o incluso muchos- de ellos hayan concurrido a las urnas alentados por odios, temores o presiones. Por esta vez la ciudadanía alcanzó una participación que ronda el 53% del potencial electoral, propinando un fuerte golpe, ojalá permanente, al abstencionismo histórico, que llegó a acercarse al 65% del potencial de votantes. Sostener esa participación y procurar que ella pase de la emotividad al proceso de raciocinio y deliberación que madura el voto es un reto para políticos, medios de comunicación y sistema educativo.

Con la pareja Iván Duque presidente y Martha Lucía Ramírez vicepresidente, han sido elegidos el gobernante más joven de la historia colombiana desde 1870, cuando el liberal Eustorgio Salgar (39 años) fue elegido primer mandatario por un período de dos años, y la primera mujer colombiana en alcanzar la vicepresidencia; un lugar ganado tras obtener la segunda votación en la consulta interpartidista de marzo. A este hito, se sumará ahora el del compromiso del presidente electo de designar un gabinete con 50% de mujeres, para promover decididamente la participación y presencia del género femenino en la actividad política. Y es realmente meritorio que esta dupla haya conquistado el número de votos más alto en la historia democrática del país: 10’373.087 apoyos que le dan, como expresó en su discurso de reconocimiento de la victoria, “un mandato claro” para ejecutar su programa de gobierno.

Vea además: Lecciones de una campaña intensa y extensa

Liderando una coalición en la que participaron la extrema izquierda de la Colombia Humana, la Farc, la Marcha Democrática y un ala del Polo Democrático, junto a la centroizquierda del Partido Verde y algunos sectores del liberalismo, Gustavo Petro obtuvo 8’034.189 votos, el mayor número de apoyos logrados por un aspirante que representa los ideales de la izquierda política. Tal capital electoral, sin embargo, no pertenece exclusivamente al movimiento Colombia Humana, como lo pretende el candidato que llegó a segunda vuelta, sino que están dispersos en otros partidos y movimientos cuya participación en la campaña aportó buena parte de los 3’182.935 votos en que creció la candidatura Petro entre la primera y segunda vueltas.

Iván Duque ha corrido una carrera de fondo para llegar a la Presidencia de la República que ayer conquistó. La inició al presentarse en el proceso interno de selección de candidato del Centro Democrático y la corrió en la consulta interpartidista y las dos jornadas de la elección presidencial. En el camino de configuración de su candidatura consiguió hacer valer su estilo y personalidad creando para su partido una alternativa con carisma e identidad propios, diferente a Uribe,  a quien nunca dejó de reconocer como líder de su partido y partícipe importante de su campaña. Este es un logro en el que Duque consiguió aventajar a copartidarios suyos que buscaron la Presidencia, como Andrés Felipe Arias e incluso Óscar Iván Zuluaga.

Lo invitamos a leer: Un gobierno para la unidad, la equidad y la vida

El presidente electo desplegó los principales rasgos de su personalidad en el sereno discurso de reconocimiento de su victoria, el cual aprovechó para recordar que es el presidente de todos los colombianos y para convocar a todos los sectores del país al trabajo en unidad para construir sobre lo que ya se ha construido y avanzar en los puntos fundamentales de la agenda que concertó con los aliados con quienes recorrió este último tramo de su aspiración. Fue así como en la noche del domingo confirmó que serán sus prioridades la guerra frontal contra la corrupción, confirmando su apoyo a la convocatoria para la consulta en tal sentido que está prevista para el 26 de agosto, pero buscando “ir más allá” de la misma; la construcción de la paz basada en la seguridad para todos los colombianos y la vigencia de la justicia pronta, eficaz y cierta, especialmente para las víctimas que la esperan. También ofreció apoyo a los empresarios de todos los sectores y tamaños, para contribuir a la generación de empleo mediante la simplificación de la política tributaria que estimule la creación de empleo y la ejecución, ahora sí, de una reforma rural integral en la que convivan armónicamente grandes empresarios y campesinos.

Iván Duque ofreció políticas de sostenibilidad que no castiguen la inversión, así como estrategias de equidad, en especial en los campos en que es más necesaria la justicia social: educación superior, salud, deporte y recreación. Con la alegría que demostró en sus distintas intervenciones y la energía de su juventud, el presidente electo anunció que volverá a acercar la Presidencia de la República a la ciudadanía, a través de los talleres Construyendo País, que desarrollarán los que realizó en distintas regiones de Colombia durante su campaña presidencial. 

Puede interesarle: Votar libremente

Gustavo Petro demostró respeto a la democracia al reconocer la victoria del candidato Duque, quien lo superó por más de 2’300.000 votos, o sea doce puntos porcentuales. En su discurso, sin embargo, mantuvo los rasgos característicos de su personalidad y estilo político. Frente a sus aliados, pretendió apropiarse de los votos de sectores que temporalmente apoyaron su aspiración luego de no alanzar la victoria en primera vuelta, pero que no han participado de la extrema izquierda representada por la Colombia Humana y sus aliados. Puso también puntadas para mantener viva la polarización, ya no sólo entre los grupos que personifica y otros sectores democráticos, incluso los personeros del voto en blanco, sino entre regiones del país, al declarar como sus contradictores “anacrónicos”a los departamentos de Norte de Santander y Antioquia, dos de los territorios en los que el candidato Duque tuvo una victoria avasalladora. Anunció, además, que asumirá su curul en el Senado para liderar una oposición hirsuta que mediante la movilización social y la contraposición al gobierno, que ni siquiera inicia, le permita mantener viva la polarización y emprender el camino hacia una nueva candidatura, la tercera de su carrera política, en 2022, cuando tendría que enfrentarse a algunas de las personas que fueron sus aliadas en este proceso electoral.

También: Un final esperado

Compartir Imprimir

Comentarios:

Jorge
Jorge
2018-06-18 12:25:09
Saludos Al cotejar el discurso de Duque como presidente electo con lo dicho por él y la propaganda de campaña del CD, se aprecia una diferencia notoria; al punto de hacerme pensar que es el emisario de dos ideales diferentes: 1- El Duque de la campaña, como antagonista de la paz y en contra de cambios sociales que lo ubican en el ala ultra conservadora del país; y, 2- Como presidente electo, que lo hacen ver como persona de centro y reconciliador. Esta divergencia de discurso si bien es tomada de modo trivial y natural por los medios, me indica desde lo "hablado", una incoherencia característica de una mente escindida; no propiamente la del Emisario, como la de los colombianos receptores de dichos mensajes. ¿Será que un país con mayor educación, soportaría tanta incoherencia y manipulación? Cabe preguntarse además: ¿va a cumplir Duque lo prometido en campaña, es decir, el ideario de su mentor? o, ¿Piensa traicionar a su mentor? Seguramente, ni lo uno ni lo otro; es decir, un discurso y actuar incoherentes para la para la mayoría, pero muy acorde a los intereses de los integrantes de los partidos que "aterrizaron" en el CD cuando tuvieron certeza de que ya se habían quemado.
Arturo
Arturo
2018-06-18 08:51:52
Los votos obtenidos no son de Petro; son de muchos colombianos que no tenían otra opción para manifestar su inconformidad y su rechazo a lo que mayoritariamente se ha venido haciendo en el País, a veces de manera muy descarada: la corrupción y la politiquería. Le toca al nuevo Presidente convocar a quienes le apoyaron para que hagan una tregua en sus ambiciones y se unan para sacar adelante propuestas que necesita el País y que reclaman estos inconformes. Lo contrario, induce a prepararnos para que elijan en el 2022 a un populista peor que el que acabamos de observar, porque prometerá más populismo y el pueblo lo elegirá, no porque sea lo mejor, sino para rechazar todo lo que se ha venido censurando. Reducir la corrupción y la politiquería es un imperativo mayor.

Destacados

Luis Pérez
Columnistas /

Qué contraste

José María Castillo Rada
Columnistas /

Castillo y Rada: secretario de Hacienda

Iván Duque en Gómez Plata
Columnistas /

Duque, año perdido para Colombia

río Cauca
Columnistas /

Manejo simbólico del derecho

Luis Carlos Galán
Columnistas /

Treinta años sin Galán, treinta años sin mi papá

Artículos relacionados

La democracia vivió su gran día en la primera vuelta presidencial
Editorial

La democracia vivió su gran día en la primera vuelta presidencial

Germán Vargas y Humberto de la Calle, sufrieron severas derrotas que exigen explicaciones, la del exvicepresidente, y juicio de responsabilidades a quienes le...
Cuando los políticos manipulan la democracia
Editorial

Cuando los políticos manipulan la democracia

Sin llegar al patetismo del sátrapa, Colombia vive una campaña abundante en manipulaciones y mensajes equívocos que minimizan, y hasta ocultan, a candidatos y...

Lo más leído

1
Columnistas /

Deshumanización de la educación

Hemos deshumanizado la educación cuando la ética y la estética dejaron de influir en el desarrollo del...
2
Columnistas /

Revolución y tautología

Morris fue jefe de Prensa de Chávez y en la alcaldía de Petro conectó descaradamente el canal Capital al...
3
Columnistas /

Qué contraste

El segundo caso a la mano, que marca también enorme diferencia entre ambos cuando fueron gobernadores de...
4
Política /

Las 10 listas a la Asamblea de Antioquia

206 candidatos competirán por las 26 curules de esta corporación. Ocho listas se inscribieron con voto...
5
Política /

Panorama político

La campaña electoral está en todo su furor y presentamos un resumen de algunas de las últimas novedades...
6
Columnistas /

Duque, año perdido para Colombia

El primer año de gobierno de Duque debe ser juzgado a la luz de esta situación, de esa impotencia, del...