Las deudas de Colombia con su infancia

Autor: Dirección
3 junio de 2018 - 12:00 AM

Comparada con los países de la Alianza del Pacífico, sus pares, Colombia tiene mucho por qué preocuparse por su retraso en el cuidado de su niñez.

Save The Children, ONG global creada en Gran Bretaña en 1919, ha publicado por segunda ocasión el Índice de riesgos de la niñez, análisis sobre nueve indicadores que dan cuenta de la situación y oportunidades para la infancia (ver infográfico en contraportada). El informe, construido a partir de cifras oficiales, ofrece guía a los gobiernos para su intervención y fundamento a la vigilancia de ONGs y ciudadanos.

Lea también: Próximo presidente se enfrenta a ocho retos con la niñez colombiana

Comparada con los países de la Alianza del Pacífico, sus pares, Colombia tiene mucho por qué preocuparse por su retraso en el cuidado de su niñez. Su calificación de 756 puntos la deja en el puesto 118, rango de los países en los que “muchos niños y niñas se están perdiendo su niñez”. Lejos se encuentran Chile, país en el que “pocos niños y niñas se están perdiendo su niñez”, así México y Perú, donde “algunos niños y niñas se están perdiendo su niñez”. Entre los miembros de la Alianza, Save The Children ha destacado a Perú, cuya puntuación subió de 788 a 818, gracias a sus acciones contra el trabajo infantil. Colombia, en contraste, apenas aumentó cuatro puntos entre los informes de 2017 y 2018.

La publicación de este segundo Índice de riesgos para la niñez coincide con la campaña presidencial y con el esfuerzo NiñezYa, adelantado por ONGs que trabajan por la infancia y los adolescentes, para configurar una agenda de atención a estos grupos humanos. Aunque no coinciden en todos sus indicadores, las iniciativas ofrecen un juicioso diagnóstico de la situación de la infancia y son guía necesaria para acciones necesarias para proteger el presente y futuro de esta sociedad.

Lo invitamos a leer: Alerta por la primera infancia en Medellín

Los documentos demuestran la inmensa responsabilidad del Gobierno con la protección de la vida y las garantías de seguridad para los niños. Las dos instituciones han destacado la gravedad de la violencia, doméstica y general, contra la niñez. De acuerdo con el estudio de Save The Children, Colombia tiene uno de los peores indicadores de América, apenas superada por Venezuela y Guatemala, en homicidios de niños, que es de 22,1 por cada cien mil niños, mientras que, en México, país caracterizado por su alta violencia, ese indicador es de 5,6 por cada cien mil niños. Esa organización también ha denunciado la escandalosa prevalencia del desplazamiento forzado de menores como indicador de su afectación por el conflicto, mientras que NiñezYa ha destacado la desatención de niños, niñas y adolescentes antes reclutados y hoy desvinculados, como síntoma de la prevalencia del conflicto. Los datos no consiguen revelar cómo la suscripción de acuerdos con las Farc ha reducido los impactos de la violencia sobre los menores de 18 años.

Puede interesarle: Reclutamiento forzado, el crimen que el Estado ignora

Aunque no son tan graves como los dramáticos de afectación por la violencia, que tendrían que ser inocultable prioridad, otros indicadores de Save The Children señalan los altísimos riesgos de permanencia en la pobreza que afrontan los niños, y especialmente las niñas, y sus hijos. Los más severos en esta perspectiva son la todavía alta tasa de niñas (13,3%) que se encuentran en matrimonio precoz y la todavía inquietante prevalencia del embarazo adolescente, que es de 48,7 por 1.000 niñas entre 15 y 19 años, en este, que es uno de los indicadores más graves para las madres jóvenes y sus hijos con escasas posibilidades de ser amparados por sus familias, los cuatro países de la Alianza del Pacífico se encuentran en condiciones semejantes. El tercer indicador de límites en las oportunidades de los niños es el que se refiere al trabajo infantil, que en Colombia aún afecta a 7,8% de personas entre 5 y 17 años, a pesar de las prohibiciones y limitaciones legales a esta práctica que aleja a los menores de edad de las aulas, el juego y sus contemporáneos. El informe ha destacado, además, cómo en desescolarización, que alcanza un preocupante 7,7% para las etapas básica y media, los niños están más afectados que las niñas colombianas.

En lo que se refiere al cuidado de la vida, junto a la violencia aparecen como indicadores de la eficacia o ineficiencia del Estado los que se relacionan con la mortalidad de menores de 5 años, que en Colombia es de 15,3 niños menores de 59 meses por 1.000 nacidos vivos, y la malnutrición grave, que se refleja en bajo crecimiento y que en Colombia afecta a 12,7% de los menores de 5 años. El combate a la desnutrición, principal causa de muerte temprana en Colombia, y a las condiciones insalubres para los menores de 5 años es fundamental para garantizar el crecimiento y desarrollo de los colombianos que dentro de 10 y 20 años estarán construyendo el país que sus descendientes tienen derecho a habitar y la sociedad toda la responsabilidad de construir y vigilar que sea posible. 

Además: Los crímenes contra niñez y adolescencia no se justifican ni toleran

Compartir Imprimir

Comentarios:

Arturo
Arturo
2018-06-08 15:21:00
Lamentables indicadores. Debemos trabajar más en el diseño de las normas y en mejorar el seguimiento que hacemos a las mismas, como por ejemplo el Código de Infancia y Adolescencia, el cual terminó promoviendo la iniciación a la delincuencia de menores de edad, porque son inimputables. Estos son reclutados por las pandillas en los colegios públicos de zonas marginales (de ahí la alta tasa de desescolarización), para iniciarlos en la delincuencia especializada en microtráfico y sicariato (de ahí la alta tasa de homicidio de niños), los cuales agrandado por el dinero fácil y el poder de las armas, acceden violentamente a sus vecinas y compañeras de colegio (de ahí la alta tasa de embarazo adolescente), perpetuando la pobreza, la malnutrición y el trabajo infantil. Tremenda complejidad, agravada por una Rama Judicial, que sólo piensa en su beneficio personal, al considerar a estos hampones, como ingenuos o incautos niños, que terminan soltando para que continúen desarrollando sus fechorías. Ellos premiados e inmunes, escalan el conflicto en las ciudades. Horror.

Destacados

José María Castillo Rada
Columnistas /

Castillo y Rada: secretario de Hacienda

Iván Duque en Gómez Plata
Columnistas /

Duque, año perdido para Colombia

río Cauca
Columnistas /

Manejo simbólico del derecho

Luis Carlos Galán
Columnistas /

Treinta años sin Galán, treinta años sin mi papá

Digital
Columnistas /

Deshumanización de la educación

Artículos relacionados

Paliativos del Gobierno para la desnutrición infantil
Editorial

Paliativos del Gobierno para la desnutrición infantil

No despeja inquietudes por el impacto perverso sobre la vida y la salud de niños, ancianos y poblaciones desprotegidas, que tiene la fragmentación filosófica,...
Un día por las niñas
Editorial

Un día por las niñas

El mundo celebra hoy el día de las niñas reconociendo la necesidad de atender sus necesidades y garantizar sus derechos, a fin de alcanzar los Objetivos de...

Lo más leído

1
Columnistas /

Revolución y tautología

Morris fue jefe de Prensa de Chávez y en la alcaldía de Petro conectó descaradamente el canal Capital al...
2
Columnistas /

Deshumanización de la educación

Hemos deshumanizado la educación cuando la ética y la estética dejaron de influir en el desarrollo del...
3
Columnistas /

Manejo simbólico del derecho

Bien desprestigiado que anda el Poder Judicial para que ahora sea objeto de burla por la trascendencia pero...
4
Columnistas /

Castillo y Rada: secretario de Hacienda

Le tocó a Castillo y Rada, el primer ministro de hacienda en la historia del País, desempeñar su cargo,...
5
Salud /

La legalidad facilita el consumo de popper

Si una persona inhala popper y la consume en su diario vivir, podría convertirse en una sustancia...
6
Columnistas /

Duque, año perdido para Colombia

El primer año de gobierno de Duque debe ser juzgado a la luz de esta situación, de esa impotencia, del...