La verdad nos hace libres

Autor: Alfonso Monsalve Solórzano
2 febrero de 2019 - 09:05 PM

Ahora con la decisión de la justicia a favor de Hoyos, no sólo se evidencia, todavía más, que se trató de una burda trampa, sino que se repara -en parte y tardíamente- la injusticia cometida con el asesor.

Luis Alfonso Hoyos fue declarado inocente del cargo de ser el cerebro detrás del saboteo al proceso de paz con las Farc que la fiscalía de Eduardo Montealegre le imputó, en 2014.

Todo el mundo recuerda que, en mayo de ese año, luego de que Óscar Iván Zuluaga hubiera ganado la primera vuelta de las elecciones presidenciales a Santos, que se presentaba para un segundo período, el país se vio sorprendido con la noticia de que Andrés Fernando Sepúlveda, quien trabajaba para el exministro de Hacienda en el campo de las comunicaciones digitales, era en realidad un hacker a su servicio, contratado para sabotear las negociaciones con las Farc. Y para probar su afirmación, los de la Fiscalía mostraron a la opinión pública un video en el que se intentaba mostrar la conspiración.

Lea también: UCD víctima de todas las formas de lucha

En los meses siguientes, el señor Montealegre acusó al candidato, a su hijo David y a asesor más cercano, Luís Alfonso Hoyos, de ser los autores intelectuales del delito, por lo que este y Zuluaga hijo se trasladaron al exterior para evitar una posible captura, mientras el señor Oscar Iván Zuluaga quedó sub judice en Colombia.

Los tres afectados alegaron siempre que se trataba de un burdo montaje de Montealegre para detener a Zuluaga porque este había dicho que, de ganar las elecciones, reversaría las negociaciones con las Farc que estaba llevando Santos.

El incidente dañó la candidatura Oscar Iván Zuluaga, quien terminó perdiendo por estrecho margen, discutido, además, por las denuncias de fraude que se hicieron públicas posteriormente. Además, frustró su carrera política posterior porque, con la estrategia de tenerlo pendiente de un fallo judicial, optó por no presentarse a las elecciones presidenciales del 2018 en las que tenía una buena oportunidad de triunfo, para no perjudicar a su partido.

Dicho fallo llegó posteriormente, y fue absolutorio. El montaje comenzaba a desmoronarse. Ahora con la decisión de la justicia a favor de Hoyos, no sólo se evidencia, todavía más, que se trató de una burda trampa, sino que se repara -en parte y tardíamente- la injusticia cometida con el asesor. ¡Enhorabuena! Ojalá regrese al país y retome su vida y su trasegar político. Sólo queda la decisión sobre David Zuluaga, pero todo hace prever, por lo hasta aquí sucedido, que será a su favor.

Ahora bien. La actuación de la Fiscalía de Montealegre muestra la politización de la justicia y la persecución que se montó contra la oposición y pone en blanco y negro la alianza entre Santos y aquel, no sólo para perseguir a sus contradictores, sino para cambiar el curso de los acontecimientos.

En efecto, el segundo mandato de Santos resulta doblemente fraudulento, no sólo porque se alteraron las votaciones en muchos lugares del país, según denuncias que no han sido, hasta el momento, refutadas judicialmente, sino porque influyó, con una falsa noticia monstruosa, en la libre escogencia del presidente por parte de los ciudadanos. Y lo que es peor, permitió el golpe a la democracia colombiana que son las negociaciones con las Farc. Otra sería la historia colombiana si esta conjura no se hubiese atravesado. ¿Será que quedará impune?

Le puede interesar: El montaje contra Zuluaga

Como sea, ya está repugnante maniobra salió a la luz, y pone a la historia reciente del país en la debida perspectiva. Para que no nos engañen otra vez. La verdad nos hace libres como nación.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Pandemia por coronavirus
Columnistas /

Por ahora, sólo lecciones que deben ser estudiadas

Andrés Manuel López Obrador invita a restaurantes
Columnistas /

Abrir la economía a costa de la vida

Santrich
Columnistas /

Para verdades, el tiempo

Universidad
Columnistas /

La universidad y el coronavirus

El grito, de Edvard Munch
Palabra & Obra /

El grito de Munch y un tango

Artículos relacionados

La noche más obscura
Columnistas

La noche más obscura

Su verdadero delito, el que no le perdonan, es haber recuperado a Colombia de las garras de los criminales de extrema izquierda y de extrema derecha.

Lo más leído

1
Salud /

Estadística que permite comprender ocurrencia del covid-19 en Colombia

Si bien la ocurrencia de la pandemia covid-19 en el territorio nacional es un dato cambiante, y de la cual...
2
Columnistas /

Por ahora, sólo lecciones que deben ser estudiadas

Sean cuales sean las urgencias que precipiten los resultados de esta pandemia, habrá siempre intereses que...
3
Columnistas /

El virus que desnudó al neoliberalismo

La ética no es precisamente un plato que guste al neoliberalismo, el mismo que ha demostrado no tener una...
4
Salud /

52 contagiados por coronavirus en 11 municipios de Antioquia 

Con nuevos casos reportados, 31 en Medellín y 21 casos más en otros municipios del departamento, el...
5
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
6
Columnistas /

Lecciones que nos da el coronavirus

Carl Sagan, lo advirtió desde 1994: “Muchos de los peligros a los que nos enfrentamos de hecho surgen de...