La sociedad de papel

Autor: Luis Fernando Ospina Vanegas
13 abril de 2020 - 12:02 AM

Alias el “Oso” es una muestra más de esa sociedad de papel que hemos construido. Pillos transformados en héroes

Medellín

La Casa de Papel se convirtió en poco tiempo en un fenómeno televisivo y, más allá de si tiene fuerza argumentativa o profundidad narrativa, creo que es porque logra desnudar algo de lo que somos como sociedad.

Lea también: De Bill Gates al Papa Francisco

No soy crítico de cine ni creo que haga falta en estos momentos en que vivimos, en vivo y en directo, una película mucho más real, más dramática y sin final cierto, como es la del coronavirus.

El éxito de la cinta española es el mensaje que pretende dar: que casi siempre hay muchos del lado de los malos cuando éstos logran derrotar a los buenos. Cuando son los bandidos los aparecen en las grandes pantallas que les proporciona la sociedad y nos dicen que ellos no son malos, sino que luchan por un mundo mejor, o que su trabajo les sirve a muchos desfavorecidos, así sea pasando por encima de la ley, porque ellos mismos representan la ley.

Resulta, ya no de película, sino de la vida real, que mientras los bandidos cometen sus fechorías, afuera hay un público envalentonado que los admira, los aplaude y está dispuesto, incluso, a dar la vida por ellos. Pablo Escobar sabía mucho de eso.

La Casa de Papel es un buen ejemplo de lo que pasa en la película de la vida real. Cientos de fanáticos que caminan al lado del féretro de los narcos, miles de personas que lloran sobre la tumba de sus bandidos, y desfiles humanos con fusiles engatillados como cortina de un espectáculo en marcha antes de la trama central: enterrar a su pillo preferido.

No es La Casa de Papel una apología del delito. Es su máxima exclamación. Y nosotros tenemos una casa de papel amplificada: la sociedad.

O bueno, una parte de la sociedad, porque creo que hay, por fortuna, otra parte buena, decente, comprometida con los valores y los principios, aunque son los malos los que más ruido hacen y más atención reciben.

Como las pandemias, que llegan de vez en cuando y cada vez con más agresividad, esta semana tuvimos conocimiento de otro virus: alias el “Oso”, presunto cabecilla de una banda delincuencial. Apareció en Bello, Antioquia, entre una multitud conmovida y triste que lo llevaba en hombros, como un héroe, hacia su última morada. No sabemos cuántos, por orden suya, ya se le habían adelantado camino del cementerio.

Lo cierto es que alias el “Oso” es una muestra más de esa sociedad de papel que hemos construido. Pillos transformados en héroes. Bandidos investidos de jueces y de justicieros. Malandros convertidos en Estado y actuando como Estado. Delincuentes dando línea sobre ética y moral. El poder de la ilegalidad por encima de la institucionalidad.

Un poder que les damos cada vez que miramos para otro lado para no meternos en problemas. Un poder que les entregamos cada vez que les aplaudimos que se roben nuestros impuestos. Un poder que se acrecienta cada vez que les rendimos pleitesía. Ese poder sin límite que nos paralizó, unas veces por miedo, otras por complicidad, muchas por indolencia.

Le puede interesar: Un soplo de vida

Alias el “Oso” murió de un infarto, pero su poder seguirá intacto, palpitando fuerte, porque en el mundo de los pillos, el poder es endosable. Seguro ya tiene remplazo. Y habrá muchos dispuestos a seguir desafiando al Estado, pisoteando la institucionalidad y rompiendo las normas, porque las normas las imponen sus pillos preferidos.

La historia se repite una y otra vez con la misma velocidad con que se multiplican los bandidos en esta sociedad de papel. ¡Qué Oso! Como de película, así sea de la vida real.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2020-04-13 10:22:32
Ése es el legado que nos dejó el maldito Pablo Escobar, donde los principios que nos dejaron nuestros antepasados fueron pisoteados, donde ya no importa, para muchos de sus admiradores, la forma y el medio de alcanzar sus propósitos, así sea matando y pisoteando.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
2
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate
3
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
4
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
5
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...
6
Política Económica /

Los servicios públicos no son una mercancía: Atehortúa Ríos

Cualquier sociedad civilizada experimenta el tema de servicios públicos en sus diversas modalidades como...