La represa: el cuidado y el rigor en la información

Autor: Carlos Alberto Gómez Fajardo
4 marzo de 2019 - 09:04 PM

Es este país quien debe reclamar veracidad, imparcialidad, rigor y buen manejo periodístico. Interesa y beneficia a Colombia el buen destino de Hidroituango, que generará casi la quinta parte de la demanda eléctrica de Colombia cuando se encuentre en operación.

Se había demorado, pero al fin en febrero pasado fue dada a conocer al país una sensata e ilustrativa declaración de los directivos de la SAI, Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos, dirigida a los medios y a la opinión pública del país. Como antioqueños y como colombianos que hemos seguido con atención la secuencia de eventos y medidas relacionadas con el gran proyecto de Hidroituango apreciamos el valor del documento de la SAI del pasado 15 de febrero. Es un parte de confianza y apoyo a la gestión que se ha dado en este complejo panorama,  gestión que por supuesto corresponde a las personas y entidades pertinentes, no a los gratuitos opinadores que se toman la libertad de generar controversias e incertidumbres adicionales en algunos medios de comunicación, principalmente capitalinos. Aquella visión catastrofista está teñida de un color político rojizo, con acento bogotano. Se suma a un discurso crítico contra la infraestructura  energética de Colombia y también a una repetida expresión de envidia  contra Antioquia y sus más importantes instituciones y logros históricos.

Lea también: Antioquia y la Equis del porvenir

Hay  muchas pruebas del buen manejo: una de ellas por el mantenimiento de canales de comunicación clara y transparente con las comunidades el esfuerzo de EPM y con la opinión pública; otra, la ejecución constante de un enfoque multidisciplinario –en conjunto con autoridades locales, departamentales y nacionales- para el justo afrontamiento de planes de emergencia en las zonas potencialmente afectadas aguas abajo. En las últimas semanas vemos con optimismo cómo los problemas técnicos van siendo paulatinamente superados.

El deterioro de la confiabilidad de ciertas fuentes periodísticas tiene un efecto devastador: se pierde la confianza en el periodismo, en general. Cualquiera se siente idóneo para decir cosas por ahí, sin entender lo que sucede; y lo dicen ante micrófonos y ante canales de televisión, del mismo modo que ciertos abogados dictaminan por donde y con cuáles requisitos técnicos ha de pasar el bisturí del cirujano.

El catastrofismo tiene un parentesco cercano con las fake news: es un elemento de distorsión y manipulación que puede servir a grises intereses. Desconcierta el parcializado modo de presentación de cuestiones técnicas de alta complejidad en escenarios públicos. Como bien lo dice la SAI, no son los medios masivos el escenario adecuado para el correcto y equilibrado debate en problemas de complejidad técnica; este debe ser imparcial, despolitizado, académico y técnico. EPM ha recurrido a las mejores instancias sin descanso y sin ahorro de esfuerzos en el proceso. Expertos nacionales y extranjeros en estas cuestiones hacen sus oportunos estudios y sustentan los procesos de decisiones críticas: es lo que se puede hacer y lo que se debe hacer. Las soluciones técnicas que se implementan han ayudado a afrontar el problema de control del flujo del río. Se avanza ahora efectivamente en la recuperación de obras y equipos.     

Vale la pena reflexionar acerca del valor  de la verdad y de la trasparencia en el modus operandi de los medios: informan y orientan, o desinforman, generando discordia y desconcierto. Algunos de ellos parecen alborotar los ánimos contra los logros técnicos e históricos de una región, Antioquia, olvidando que estos logros son esenciales para la generación energética del país, de todo el país.

Es este país quien debe reclamar veracidad, imparcialidad, rigor y buen manejo periodístico. Interesa y beneficia a Colombia el buen destino de Hidroituango, que generará casi la quinta parte de la demanda eléctrica de Colombia cuando se encuentre en operación. Cuanto más rápido sea, mejor: así confiamos en que  sucederá. Con el ingenio, el esfuerzo, la valentía y el empeño de EPM y de quienes -por generaciones- han hecho posible que  esta empresa sea ejemplo para toda la nación. Más allá de nosotros, antioqueños, el asunto de la necesidad de la verdad y la honestidad en los medios toca a cada colombiano.

Le puede interesar: Las redes y lo vulgar

Una voz de apoyo, de respeto y admiración a quienes se desvelan por la superación de las dificultades técnicas de una tarea gigantesca. El comunicado de la SAI es bienvenido; se había demorado pero llegó; es realista y ponderado. Merece difusión y repercusión nacional.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Disturbios en Chile
Columnistas /

Frenar desde ya a los vándalos y a quienes los dirigen

Crisantemos de exportación
Columnistas /

Manual de internacionalización para los gobernantes, en 700 palabras

Evo Morales
Columnistas /

¡Están todos equivocados!

Diosa Ratio
Columnistas /

No solo es teología

Números
Columnistas /

Cómo solucionar algunas dudas escriturales

Artículos relacionados

La prensa: perro guardián
Columnistas

La prensa: perro guardián

En el marco del deber ser, tiene valor ejemplarizante y actual la reciente película de Steven Spielberg The Post

Lo más leído

1
Columnistas /

Roy Barreras cruzó la línea roja

Ese político transformó deliberadamente una matanza de niños propiciada por las Farc en una carnicería...
2
Política /

Así ganó Aníbal Gaviria

El gobernador electo ganó en las nueve subregiones, en 96 municipios y empató en uno.
3
Política /

Así ganó Daniel Quintero

Los estratos 1, 2 y 3 se conectaron con el alcalde electo y le dieron la victoria como alcalde de Medellín...
4
Columnistas /

¡Están todos equivocados!

Al lector solo le digo que no coma más cuento, y le sugiero que haga un saludable ayuno de insultos para...
5
Artes Plásticas /

La peregrinación de la bestia y por qué no fue un ritual satánico

La acción performática La peregrinación de la bestia fue mal entendida por algunos ciudadanos de...
6
Columnistas /

Un escándalo para neutralizar la superioridad aérea

La muerte de cualquier menor en un bombardeo es deplorable, pero no es culpa del Estado sino de quien lo...